Diario y Radio Uchile

Escritorio

Piloto experto en ruta señala que aviso de “punto de no retorno” fue gravitante en el accidente

Juan San Cristóbal | 21:17 hrs.

isla

El piloto Pedro Forteza se erige como una de las voces autorizadas para referirse a las condiciones que pudieron originar el accidente en el archipiélago Juan Fernández. El aeronauta registra más de 500 vuelos a Robinson Crusoe y apunta a las condiciones técnicas del avión, que no permitieron un regreso a Santiago ante dificultades de aterrizaje.

Mientras los equipos de rescate mantienen la búsqueda de pistas o evidencias sobre las causas del accidente en Juan Fernández, en el continente la Fuerza Aérea de Chile mantiene estricto control sobre informaciones del avión CASA C-212 que se estrelló el pasado viernes, acabando con la vida de sus 21 ocupantes.

Pedro Forteza es funcionario de aerolíneas ATA, empresa dedicada a vuelos a Robinson Crusoe, ruta que el profesional ha realizado en más de 500 oportunidades. Forteza declaró que del conjunto de factores que desataron la tragedia, el poco combustible y la condición de no retorno del viaje son gravitantes sobre la falta de experiencia de la piloto.

“Entiendo que llevaba combustible para tres horas y media, entiendo que demoró 2 horas 40 minutos, pero tenía autonomía de casi una hora más, lo que no le permitía llegar a Santiago, hay que preguntarse qué información recibió la teniente en su punto de no retorno, y estoy suponiendo que dicha información le permitió decidir continuar con el vuelo”, declaró.

El profesional reafirmó las dificultades de aterrizaje con viento cruzado, pero contrasta con un período de 40 años de la pista en Juan Fernández sin accidentes, con más de 2 mil aterrizajes en su historia. Forteza enfatizó sobre el punto de no retorno, momento en que un piloto es informado de condiciones como última instancia de regreso a su origen.

Otra de las consideraciones que hizo el aeronauta sobre este viaje guarda relación con la experiencia de la piloto, la teniente Carolina Fernández de 26 años, quien registraba sólo un aterrizaje en una de las pistas más complejas del suelo nacional.

Pedro Forteza ejemplificó con las naves de la aerolínea, las que cuentan con carga de combustible para sobrevolar la isla una hora y regresar a Santiago, con 45 minutos de espera en caso de inconvenientes, y apuntó a diferencias entre una nave militar y aviones comerciales, los que pudieron ser utilizados para este viaje.

Al respecto, el aeronauta indicó que los vuelos comerciales deben “cumplir un montón de exigencias que nos pide la Dirección de Aeronáutica, entiendo que no son las mismas que debe cumplir un avión de la Fuerza Aérea. Tenemos que acatar instrucciones, disposición y reglamentación de la DGAC que son bastante estricta, las condiciones de la Fach las ponen ellos y no sé cuál es la reglamentación para estos vuelos”.

Respecto a rumores de sobrecarga y horario de viaje, el piloto declinó señalarlos como factores, ya que la FACH cuenta con el acta de peso y embalaje de la nave, además del hecho de haber llegado con luz de día al punto donde se originó la tragedia. Además ratificó que los vientos en septiembre son tres veces superiores a la condición continental.

Página de comentarios