Diario y Radio U Chile

Año X, 17 de diciembre de 2018

Escritorio

Notifican a miles de usuarios por descargas ilegales de música

Cuatro mil usuarios de internet han recibido notificaciones por descargas no pagas de contenidos musicales en la web. La medida, amparada en la ley de propiedad intelectual, busca educar a los chilenos en el correcto uso de los derechos de autor.

Paula Campos

  Martes 30 de julio 2013 16:08 hrs. 
descarga mp3

Las notificaciones de advertencia que los proveedores de Internet están haciendo llegar a sus usuarios por descarga no paga de música son una medida que buscaría informar y educar a la ciudadanía de que no todo el contenido disponible en la web es de carácter gratuito y legal.

Desde hace más de un año, la Asociación de Productores Fonográficos (IFPI) amparados en el artículo 85 U de la Ley de Propiedad Intelectual, solicita a las empresas distribuidoras de la red, enviar avisos a los usuarios dueños de las direcciones IP, que aparecen descargando música en aquellos programas conocidos como P2P (per to per), tales como Ares o Torrent.

Hasta la fecha se han cursado cuatro mil anotaciones, las cuales han disminuido las cifras de descarga de Mp3, razón por la que los miembros de IFPI se muestran satisfechos con los alcances educativos de la campaña.

Así lo explicó el gerente de la Asociación, Richard Godoy, quien agregó que es importante para ellos que los usuarios conozcan el funcionamiento de los contenidos de internet.

En este sentido, el ejecutivo de la asociación de productores señaló que “como estamos en una campaña de educación respecto de supuestas insfracciones que son cometidas por diferentes usuarios al utilizar programas de descarga, bajando contenidos de las compañias. Es así que la modificación de la Ley de Propiedad Intelectual faculta a los titulares de derecho, en este caso, las compañias discográficas a realizar las notificaciones a los proveedores de servicios de Internet y ellos a su vez tiene la obligación de acuerdo a los antecedentes que nosotros entregamos, notificar al dueño de la cuenta”.

Los dueños de la propiedad intelectual (en este caso propietarios de canciones) que pueden ser sellos musicales o bien músicos, no han acordado –hasta el momento- judicializar el tema, decisión con la que concuerda Claudio Magliola, abogado experto en derecho informático de la Universidad de Chile.

Para Magliola, una de las principales causas de las descargas, es el desconocimiento de los usuarios de que los contenidos disponibles en la web pertenecen a alguien, de esta forma esta campaña educativa familiarizaría a los chilenos con una ley de Propiedad Intelectual, calificada como “justa” por el académico.

Es importante señalar que las compañías proveedoras de Internet no entregan los datos de los usuarios a los dueños de propiedad intelectual, sino simplemente señalan las IP, haciendo un feedback, explicó el abogado.

En esa línea, el abogado experto en derecho informático indicó que “lo importante es que el bloqueo de un contenido o la bajada de un contenido sólo va a suceder por orden judicial, con pleno respeto de los derechos y garantías que tenemos todos en nuestro país. No va a suceder por el aviso que están recibiendo hoy las personas y que efectivamente tiene un carácter educacional, pero también un carácter de advertencia”.

Desde Conadecus no apoyan la medida. El presidente de la Asociación de Consumidores, Hernán Calderón, se mostró preocupado por las restricciones a las libertades de los usuarios de Internet.

“Se está resguardando a las grandes empresas” dijo el presidente de la organización, quien durante la tarde del martes expuso en conjunto a otras organizaciones ante el Congreso, las críticas al tratado TPP, (por sus siglas en inglés) Acuerdo Estratégico Trans-Pacífico de Cooperación Económica, que podría entrar en vigencia en nuestro país durante esta segunda mitad de año.

En palabras de Calderón, el acuerdo atentaría fuertemente contra las libertades personales, no sólo en ámbitos informáticos, sino que hasta en la salud de los chilenos, haciendo referencia a las licitaciones farmacéuticas que contempla la negociación.