Diario y Radio Universidad Chile

Año XIII, 7 de diciembre de 2021

Escritorio MENÚ

Expertos alertan de la falta de participación en el Día del Dirigente Social

Hoy se celebra el Día del Dirigente Social y Comunitario, instaurado a través de la ley de Juntas de Vecinos y Organizaciones Comunitarias, promulgada por el Presidente Eduardo Frei Ruiz Tagle el 7 de agosto de 1998. Pero, ¿cuál es el rol de este dirigente?, ¿Cómo ha cambiado su figura a lo largo del tiempo y qué nuevos desafíos enfrenta?

Paula Correa A.

  Miércoles 7 de agosto 2013 19:03 hrs. 
dirigente social


Surgió en el centro de las juntas de vecinos y las pequeñas organizaciones locales y con el tiempo han experimentado diversos cambios. El dirigente social de hoy en día tiene un pie puesto en lo local y otro en lo global, sus preocupaciones van desde el Barrio a temas gruesos del acontecer nacional como la Salud, la Educación y las reformas políticas, e incluso en temas de corte internacional.

Ese es el caso por ejemplo de los Vecinos por la defensa del Barrio Yungay, quienes surgieron para evitar la devastación de sus casas, sus propiedades, se ampliaron al tema de gestión patrimonial, tomaron un camino en pro de la participación ciudadana y hoy se integraron al movimiento social y político, Más Democracia Para Chile, que lucha por una nueva Constitución.

Una de sus principales dirigentas, Rosario Carvajal, hizo notar la diferencia de estas nuevas estructuras, que se alejan de las jerarquías y los autoritarismos que se plasmaban en formas administrativas que obligaban a establecer roles como el del presidente.

En este sentido, la líder vecinal explicó que “ninguna organización se sostiene con una o dos personas, se sostiene con que muchas personas se sumen y puedan generar una ciudadanía activa en definitiva y lo importante para nosotros es que esa dirigencia también sea autónoma de las autoridades de turno, porque es fácil caer en las redes clientelares, es una gran tentación. Lamentablemente en Chile esa cultura clientelar está muy presente, las autoridades tienden a promoverla de manera consiente e inconsciente”.

En ese sentido, indicó que hay un cambio que apunta al asambleísmo, como se ha podido ver, por ejemplo, en movimientos regionales como Calama, Freirina, Aysén y Magallanes. No obstante, la dirigente afirmó que la Ley de Participación ciudadana instaurada hace dos años y medio, sigue fuertemente aferrada al viejo esquema.

Para la abogada Claudia Hidalgo, quien trabaja en el área de capacitación de movimientos sociales, el tema no pasa tanto por la ley sino porque, pese al tiempo que ha transcurrido, aún no están los reglamentos con los que se hace operativa.

En esa línea, la abogada especialista en temas de participación social indicó que “el problema no es la rigidez de la ley, el problema es que como la ley no tiene sus reglamentos todavía, porque el Ejecutivo todavía no los ha dictado esta ley queda muy a la voluntad de los municipios que son ahora los encargados de realizar las inscripciones y darle vida a estas organizaciones, entonces por ahí puede haber como un problema de aplicación de esta ley que no tiene los cuatro reglamentos que requiere para su operatividad”.

Para la especialista lo poco que se ha avanzado en la construcción de estas normas no ha contado tampoco con la participación de los dirigentes, imperando la falta de diálogo.

En ese sentido es que tanto dirigentes sociales, como ONGs hicieron un llamado a las autoridades y, en especial, a los candidatos en un año electoral a modificar las normas para ajustarlas a las nuevas formas de organización.