Diario y Radio U Chile

Año X, 24 de septiembre de 2018

Escritorio

Candidatos automarginados critican “oportunismo” por conmemoración del 11 de septiembre

En una reducida conmemoración, el Gobierno de Sebastián Piñera recordó el 11 de septiembre de 1973. En un acto carente de nombres opositores, el jefe de Estado hizo un llamado a entregar más antecedentes y a reconocer que las responsabilidades fueron compartidas. El pacto Nueva Mayoría también quiso recordar el Golpe de Estado, mientras que varios candidatos presidenciales se marginaron de las actividades oficiales.

Paula Campos

  Lunes 9 de septiembre 2013 19:38 hrs. 
090913-01-11-a

“Las responsabilidades son compartidas” dijo el Presidente Sebastián Piñera en el homenaje de los cuarenta años del Golpe de Estado. En el acto oficial, situado en La Moneda, el Mandatario volvió a hacer alusión a las responsabilidades de los civiles y a la necesidad de que el país avance y se reconcilie.

Así se dio inicio a una semana de recuerdos y conmemoraciones, que tendrán diversos tintes y rostros, todos hablando del quiebre institucional que un 11 de septiembre de 1973 cambió el destino social, político y económico de nuestro país.

El presidente Piñera, en un acto carente de voces disidentes–con la excepción de Alfredo Sfeir candidato del Partido Ecologista Verde y Ricardo Israel, carta del Partido Regionalista- y con representantes de ambos partidos oficiales, encabezados por una atrasada Evelyn Matthei, ministros, miembros de las Fuerzas Armadas, representantes de las Iglesias y el Poder Judicial, hizo hincapié en la necesidad de seguir entregando información para avanzar en materia de justicia, todo esto sin hacer alusión a la palabra dictadura.

“Desgraciadamente no podemos resucitar a los muertos ni recuperar a los desaparecidos para devolvérselos a sus familias. Pero si podemos y debemos lo que esté a nuestro alcance para aliviar ese dolor y ese sufrimiento, avanzando en materia de verdad y justicia, y también de reparación y reconciliación”, señaló el Mandatario.

Pero no sólo el Gobierno quiso recordar. La Nueva Mayoría organizó un acto paralelo al que asistieron todos los rostros políticos del conglomerado. La explanada del Museo de la Memoria fue el lugar donde la candidata del pacto, Michelle Bachelet, ofició como la única oradora.

Algunas organizaciones de familiares de víctimas de la dictadura acompañaron las palabras de recuerdo de la jornada, donde fueron homenajeados Ana González de Recabarren, dirigenta de los familiares de detenidos desaparecidos y el abogado Andrés Aylwin, por su labor como abogado en materia de derechos humanos.

Éste último habló de su rol durante la dictadura, quien recalcó en “afirmar el derecho cuando otros afirmaban la muerte. Afirmar la vida cuando otros torturaban. Fracaso tras fracaso, todos los días, pero seguíamos en la lucha, porque algo tocaríamos la conciencia de los que no cumplieron su deber, porque sabíamos que si otros callaban, nosotros no teníamos porqué callar”.

“La Concertación debería celebrar con la derecha” dijo el automarginado candidato presidencial del Partido Humanista (PH), Marcel Claude, criticando el oportunismo electoral del sector, quien indicó que “no se puede cuestionar el Golpe de Estado y sus consecuencias sobre vidas humanas, y luego aplaudir las consecuencias políticas e institucionales. Lo de la Concertación, es algo inmoralmente torcido, porque tratan de sacar provecho político, cuando deberían estar juntos en La Moneda celebrando el Golpe”.

Otro de los ausentes a estos actos conmemorativos fue Marco Enríquez-Ominami. El líder del PRO cuestionó el valor del discurso de un presidente que se “atreve” a responsabilizar pero que comparte lugar con “aquellos que aun justifican la dictadura”.

En cuanto a la Nueva Mayoría, el candidato calificó de “oportunismo” el acto hecho por los seguidores de Michelle Bachelet, ya que “el hecho de que las coaliciones que ya gobernaron hagan ceremonias por separado, evidencia que no hay genuino afán de construcción de un piso ético, sino más bien una guerrilla electoral. El Gobierno hizo una ceremonia carente de ánimo de verdad y reparación, y la Concertación trata de sacar provecho electoral, de una fecha muy impactante, que nos pone la ética en el centro”.

Homenajes divididos y reducidos en número de asistentes fue el saldo de las conmemoraciones oficiales organizadas por las principales fuerzas políticas del país.