Diario y Radio U Chile

Año XI, 19 de julio de 2019

Escritorio

Facultad de Arquitectura y Urbanismo (FAU):

Nuevas torres del Gran Santiago dañan calidad de vida según encuesta

La Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la Universidad de Chile dio a conocer la “Primera Encuesta Metropolitana a Residentes de Barrios en Renovación Urbana en el Gran Santiago”, que reveló un notable deterioro en la calidad de vida que sufren los vecinos que reciben nuevos proyectos inmobiliarios, a causa de la escasa o nula inversión en equipamiento y servicios públicos. El estudio evidencia un notorio aumento de la población de las comunas céntricas de la Región Metropolitana, aun cuando el 90% de la nueva oferta inmobiliaria corresponde a departamentos de 45 metros cuadrados.

Helmuth Huerta

  Lunes 9 de septiembre 2013 19:39 hrs. 
torres en santiago centro

La tendencia de la década de 1990 ya es cosa añeja, porque las comunas del Gran Santiago enfrentan ahora un alza en la cantidad de habitantes, lo que va de la mano con los proyectos inmobiliarios instalados desde el año 2000 hasta 2013. Sin embargo, la sustitución de casas por torres implica una serie impactos ambientales, según evidenció la “Primera Encuesta Metropolitana a Residentes de Barrios en Renovación Urbana en el Gran Santiago”, dada a conocer por la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la Universidad de Chile.

El estudio abarca representativamente a las 37 comunas del llamado Gran Santiago (la región tiene 52), donde se aplicaron 750 encuestas en barrios como Irarrázabal en Ñuñoa, Santa Isabel en Santiago, Estación Yungay en Quinta Normal, Avenida Perú en Recoleta, entre varios otros.

El sociólogo y doctor en ciencias sociales Carlos Arriagada Luco dijo que los resultados son muy preocupantes, sobre todo en el contexto de incremento poblacional del centro.

En este sentido, el experto en temas sociales señaló que “en los años 2000 en adelante viene un fenómeno nuevo que es el regreso al centro y este hecho es bastante global e internacional y es un tema de política pública nuevo que hay que tomarle el peso porque el número y los volúmenes son otros. Nosotros le preguntamos por el impacto ambiental directo de los edificios, o sea, todas las zonas más del 50% de los residentes antiguos opina que en general hubo un efecto negativo, aumentó la sombra, la temperatura se deterioró, se interrumpió la vista, no hubo mejora de iluminación, ni mejora de seguridad y se generó congestión en las calles”.

Por su parte, el doctor en planificación urbana Ernesto López Morales, dijo que el precio que pagan las empresas inmobiliarias por metro cuadrado de suelo ha subido apenas 7% anual desde el año 2000, y por ese mismo metro cuadrado las empresas obtienen 488% de utilidad. Este desbalance se debe, en parte, a que los proyectos de renovación urbana no internalizan necesidades de equipamientos, como áreas verdes, iluminación, veredas amplias, y aunque se ve cierto auge de servicios privados como centros comerciales y restaurantes, no sucede lo mismo con servicios públicos, problema que es más agudo en barrios de menores ingresos.

Por esto, el especialista en planificación urbana indicó que “una gran mayoría de los casos vemos que se paga poco por suelo y los precios de las viviendas en esas mismas zonas tiende al alza, por tanto hablar de que eso expulsa porque no permite que los residentes se localicen en los mismos barrios donde viven. Hay diversas formas de evaluación de suelo, los pinchazos de manzana que el mundo inmobiliario conoce muy bien, son una forma bastante clásica de negociar disparmente entre la inmobiliaria y los residentes locales, pinchar la manzana es comprar un paño y después negociar con el resto de los residentes”.

Los expertos detectan que tanto las empresas como el Estado (a través de organismos atingentes como el Ministerio de Vivienda o las municipalidades, entre otros) tienen información estadística sobre edificación, pero no sobre impactos económicos urbanos y habitacionales de estos proyectos inmobiliarios ni sobre la renta del suelo urbano.

Importa decir que el Gobierno debería promulgar y publicar este año la nueva Política Urbana, que sustituiría a la impuesta en 1979 por la dictadura, la cual según los expertos promueve la segregación social “porque junta a los de clase baja con gente de clase baja, a los de clase media con gente de clase media, y a los de clase alta con gente de clase alta”.

Clic aquí para acceder a la Primera Encuesta Metropolitana Urbana.