Diario y Radio U Chile

Año X, 18 de noviembre de 2018

Escritorio

Prueba PISA confirma deudas de Chile en materia de educación

La prueba PISA situó a Chile sobre todos los países de Sudamérica, pero aún lejos del promedio de la OCDE. En el Mineduc creen que esto llama a mantener el rumbo de las políticas educacionales que se están implementando, pese a que el informe detalla, además, la gran brecha socioeconómica que se presenta en el país.

Héctor Areyuna

  Martes 3 de diciembre 2013 19:39 hrs. 
docente

Más de 500 mil estudiantes de 65 países rindieron durante el año pasado la prueba PISA (Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes). En esta medición, que se toma cada tres años, Chile subió de 421 a 423 su puntaje en Matemáticas, enfoque principal de la prueba PISA, y se ubicó en el lugar 51 del ranking, muy por debajo del puntaje promedio de la OCDE, de 494.

Nuestro país presentó variaciones que no serían significativas estadísticamente en las otras materias. En Lenguaje se obtuvo 441 puntos contra 449 del año 2009 y 494 del promedio OCDE; mientras que en Ciencias se obtuvo 445 bajando dos puntos de la medición anterior.

La puntuación de los chilenos está 190 puntos por debajo de Shanghai, que obtuvo el mejor desempeño con 613 puntos.

La ministra de Educación, Carolina Schmidt, declaró que si bien los resultados “no nos dejan satisfechos”, valoró que Chile tenga los puntajes más altos en América Latina, lo que a su juicio llama a “mantener el rumbo”.

“Las políticas que se han implementado nos han permitido alcanzar un lugar de liderazgo en la región, pero por sobre todo nos han permitido avanzar de manera persistente en todas las materias en términos de educación y eso es muy relevante, porque los países desarrollados que hoy alcanzan los primeros lugares en educación han sido capaces de perseverar en las políticas y no dejarse llevar por cambios o presiones que muchas veces dificultan mantener el timón”, aseguró.

Sin embargo, también se registró una brecha socioeconómica. En matemáticas, donde se hace más notorio, los estudiantes del grupo alto superan por 111 puntos a los del grupo socioeconómico bajo. En lectura la diferencia es de 101 puntos y en Ciencias de 102 puntos.

Este es el principal problema, a juicio del presidente del Colegio de Profesores, Jaime Gajardo.

“Los datos que se entregan ahí confirman lo que nosotros hemos planteado reiteradamente, que los resultados son directamente proporcionales a la situación socioeconómica de los individuos: a mejor puntaje, mejor condición socioeconómica. Y eso es lo tremendo, lo que ha sido tan cuestionado del sistema educativo chileno, su tremenda segmentación. Yo no puedo medir a todos con un instrumento igual o parejo, porque en un sistema segmentado las realidades son muy diversas”, manifestó.

Por su parte la investigadora y coordinadora de estudios de la Fundación Elige Educar, Marcela Ortiz, dijo que el informe PISA da una señal de la necesidad de una reforma de contenidos al sistema de educación chileno.

“Quienes obtienen buenos resultados en PISA también desarrollan una carrera profesional y tienen una situación de vida mucho mejor en los años posteriores. Entonces, en el fondo, esa es la fortaleza que tiene esta medición, que nos dice que no se trata de entrenar para pruebas internacionales o nacionales, sino que se trata de que nuestros niños y jóvenes realmente aprendan y puedan aplicar esto en su vida. Y, por supuesto, concordamos que PISA nos está haciendo esta invitación y nos está haciendo el llamado a potenciar otras áreas, no del aprendizaje más repetitivo, entrenando para ciertas pruebas”, expresó.

Marcela Ortiz subrayó que la medición no presenta avances significativos respecto de la prueba anterior, mostrando además su ubicación más baja en el ranking. Ante esto, afirmó que es fundamental relevar el foco docente.