Diario y Radio U Chile

Año XII, 23 de septiembre de 2020

Escritorio MENÚ

Ingenieros forestales acusan malas prácticas de Forestal Arauco

La Agrupación de Ingenieros Forestales por el Bosque Nativo denunció ante la CONAF una serie de malas prácticas realizadas por la empresa certificada con el Sello FSC Forestal Arauco, en el predio Santa Elisa ubicado en la comuna de La Unión, Región de Los Ríos. Dirigentes aseguran que esto demuestra que no ha cambiado el comportamiento histórico de la empresa en cuestión y que se requiere una mayor fiscalización por parte de las autoridades nacionales.

Héctor Areyuna

  Sábado 22 de marzo 2014 12:10 hrs. 
industria forestal.jpg





Se trata de una legitimación que entrega la ONG alemana Consejo de Administración Forestal a quienes procuran promover el manejo ambientalmente apropiado, socialmente benéfico y económicamente viable de los bosques del mundo.

Sin embargo, en el monitoreo forestal independiente llevado a cabo por la Agrupación de Ingenieros Forestales por el Bosque Nativo (AIFBN) se observaron y registraron impactos como la eliminación y sustitución de vegetación nativa en cabecera de microcuenca y la corta de especies nativas.

Estas denuncias coinciden con la visita del Sistema de Acreditación Internacional que realizará entre el 17 al 21 de marzo y que aplicará una auditoria a la empresa Forestal Arauco, tras la solicitud de diversas organizaciones no gubernamentales.

El vicepresidente de la AIFBN, Sergio Donoso, aseguró que dicha empresa constata no haber modificado su histórico comportamiento ambiental.

“Cuando uno hace un sondeo respecto a cuál es el desempeño que tiene hoy, nos damos cuenta que no hay cambios significativos de lo que hacía antiguamente. Entonces está dañando la calidad y la credibilidad de este sello internacional y ratifica que empresas que han tenido durante tanto tiempo una conducta reñida con el medioambiente no cambian de la noche a la mañana y este es un hecho constatable”, explicó.

El dirigente agregó que hace falta aumentar la fiscalización por parte de las autoridades nacionales.

“El nivel de fiscalización que hay sobre el cumplimiento de buenas prácticas de manejo en plantaciones es débil. Es una tarea pendiente y esperamos que la nueva administración lo tome con mayor rigor, porque esto es un compromiso que tiene el Estado y en este caso el Gobierno, y también corresponde a un nuevo nivel de exigencia que la sociedad le pide tanto a las empresas forestales como al conjunto de la industria que impacta y actúa sobre los territorios”, aclaró.

Además del impacto en la vegetación, la AIFBN denunció el uso de sistemas mecanizados en áreas de protección, la cosecha en área con pendientes mayores a 45 grados y la eliminación de vegetación de área de protección de curso de agua permanente, entre otras malas prácticas.