Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 16 de agosto de 2022

Escritorio

¡Para no más abusos!


Lunes 28 de abril 2014 9:18 hrs.


Compartir en


Paulina Bravo, abogada y Presidenta de la Corporación de Usuarios de Perros Guía de Chile y usuaria de un perro guía traído desde USA.

Cecilia Marré, Director y Fundador de la Corporación Bocalán Confiar, institución que entrena perros de asistencia por más de diez años en nuestro país.

Carolina Pérez, conductora de programa radial dedicado a la discapacidad, ‘Saliendo a Flote’, columnista, conferencista y usuaria de un perro de servicio para discapacidad física.

El fin de semana recién pasado, fue difundido en el noticiario central de Chilevisión, de TVN, en la radio Bio Bio y en la web de la radio, una nota mediante la cual, se denunciaba que a una persona ciega, acompañada de su perro guía, le había sido negado el ingreso a un supermercado Jumbo en la ciudad de Concepción. El incidente, al que se hizo presente Carabineros, terminó con la presunta víctima de discriminación, recibiendo un Tablet y otros regalos que le fueron entregados por el supermercado a modo de compensación por la discriminación, y con el fin de evitar que la persona ciega continuara con la correspondiente denuncia y posterior acción judicial.

Al respecto queremos denunciar:
Que el supuesto ciudadano canadiense de nombre Marc Cohen, en los hechos denunciados, cometió un fraude al hacerse pasar por una persona ciega, quedando su engaño de manifiesto, mediante un video que lo muestra subiéndose a su auto y salir conduciendo del mismo lugar donde había ingresado como una persona ciega.
Que el señor Marc Cohen, quiso hacer pasar a su perro como un perro guía, haciendo uso ilegítimo de un arnés, implemento de trabajo de este tipo de perros de asistencia que lo identifica como un perro guía para ciegos, conforme lo dispone el reglamento que complementa la ley 20.025.

Que el señor Marc Cohen, se amparó irregularmente en la ley 20.422, que garantiza el pleno ejercicio de todos los derechos que consagra nuestro orden jurídico por parte de las personas con discapacidad, causando un serio conflicto en el lugar mediante un engaño que finalmente le permitió conseguir “una compensación económica”.

Queremos denunciar públicamente esta situación, por cuanto no sólo transgrede la ley chilena nº 20.025 que norma la accesibilidad, el uso y el entrenamiento de perros de asistencia, sino también porque violenta la dignidad y el derecho de las personas con discapacidad, especialmente las que presentan discapacidad visual, y que legítimamente pueden ingresar con sus perros de asistencia a todos los lugares públicos y privados de acceso al público.

Que el señor Gustavo Contreras, quien figura en calidad de testigo de la discriminación y como entrenador del perro guía de la víctima presuntamente discriminada, es una persona a quién conocemos personalmente, y con quien hablamos directamente luego de ser conocidos los hechos, para pedirle las explicaciones correspondientes, por cuanto sabemos con absoluta certeza que él no es entrenador de perros de asistencia, y menos aún de perros guía, para cuya especialidad no existe ningún entrenador en nuestro país.

Queremos por consiguiente, explicar a toda la opinión pública que apoyó al señor Marc Cohen, pensando de buena fe, que efectivamente él era una persona ciega víctima de discriminación fundada en su discapacidad, que él mediante un ardid burló las leyes que amparan los derechos de las personas con discapacidad, para obtener mediante engaño, beneficios de una presunta discriminación fundada en una discapacidad que no presenta, dañando seriamente con su reprochable actuar, la credibilidad de las personas que realmente presentan una discapacidad, y para cuya efectiva autonomía requieren de un perro de asistencia para tener mayor independencia.

Los señores Marc Cohen y Gustavo Contreras, con su reprochable conducta, dañaron además la imagen de instituciones sin fines de lucro que entregan gratuitamente perros de asistencia a personas con distintas discapacidades en nuestro país, trabajo gratuito que permite no solo la plena autonomía de las personas con discapacidad, también su plena inclusión social y su participación activa en la sociedad, como miembros que son de la gran familia humana.