Diario y Radio U Chile

Año XII, 2 de julio de 2020

Escritorio MENÚ

Tensiones en la Nueva Mayoría alerta a estudiantes

Continúan las repercusiones de los acuerdos con la oposición anunciados por el Gobierno. Al interior de la Nueva Mayoría se denuncian exclusiones  que hablan de un proceso silencioso de reestructuración del bloque. Situación que inquieta a los estudiantes y otros sectores sociales asociados a las principales reformas: Tributaria, Educacional y Constitucional.

Paula Correa

  Viernes 11 de julio 2014 19:04 hrs. 





El huracán de declaraciones sobre la “política de los acuerdos”, los “consensos” y el “diálogo amplio” han removido la arena política.

El escenario hoy está marcado por las nuevas declaraciones del líder de la Democracia Cristina, el senador Ignacio Walker, descartando la compra de colegios y las respuestas de su par socialista, Fulvio Rossi con quien estas últimas semanas se han trenzado en fuertes disputas.

Este viernes el presidente del partido socialista, Osvaldo Andrade, respaldó a su sector indicando que quien determina los contenidos de la reforma y las indicaciones que se van presentando no son los parlamentarios como sujetos individuales, sino que “es el Gobierno y los partidos de la Nueva Mayoría”.

Para Andrade sostener que no va la compra como si fuera una información oficial “es un poquito excesivo”. “No cabe ninguna duda sobre que existe interés para que estas cosas se puedan resolver de la mejor manera. Es evidente que el tema del poder de compra de los colegios se ha transformado en un asunto controvertido, pero desahuciarlo a priori me parece también excesivo, en consecuencia, lo que yo creo que hay que hacer es esperar”, afirmó el presidente del PS.

El diputado añadió que mantiene su postura inicial y que la compra de colegios será un hecho inevitable en algunos casos, por lo que hay que adelantarse y considerar esta opción.

Por su parte, Fuad Chahín, vicepresidente de la Democracia Cristiana, afirmó que esto es sólo una arista que el gobierno acogió, pero afirmó que ha generado reticencias porque “hay quienes les molestan los acuerdos”. Además, indicó que existe una verdadera caricaturización a su partido.

“Naturalmente se han tensionado las relaciones porque el senador Rossi ha planteado una verdadera doctrina que es que la DC siempre va a ser el problema”, afirmó.

“Nosotros nunca hemos cuestionada nada que esté en el Programa y ninguno de los objetivos del proyecto, ni de educación ni de ningún otro, lo que sí hemos dicho es que hay mecanismos que pueden ser más eficaces para alcanzar los objetivos que se ha planteado la Presidenta Bachelet”, añadió Chahín.

El diputado DC agregó que hay un sector que no quiere discutir, ni debatir, lo que quiere es despachar de forma acelerada los proyectos  de ley e intentar responsabilizar a la DC si intentan hacer un aporte. “Eso me parece que es un flaco favor al gobierno, a la Nueva Mayoría”, concluyó.

Por su parte, el diputado comunista, Hugo Gutiérrez, integrante del Comité Central del partido, indicó que se imagina que lo que afirma Walker se discutió públicamente en el Congreso Nacional, y manifestó su molestia ante los “acuerdos amplios” a los que estarían llegando “sectores muy limitados”.

“La cosa pública se debe debatir en el Parlamento y creo que los acuerdos también se deben alcanzar allí, dando la cara a la ciudadanía. Buscar acuerdos entre cuatro paredes me parece inadecuado, porque se transforma la cosa pública en cosa privada de unos pocos y al final pareciera que están defendiendo intereses particulares y no de la sociedad chilena”. En ese sentido, afirmó que le preocupa lo que está ocurriendo y en particular la señal que se dio con la Reforma Tributaria que “era una instancia para haber acordado grandes temas” que finalmente se desperdició.

El diputado además  manifestó su molestia por la diferencia de trato que percibe entre la Cámara Baja y el Senado afirmando que existiría una clase privilegiada.“Como integrante de la Cámara de diputados, ya que hay una especie de ‘aristocracia política’ en este país que es el Senado, le pediría al Ejecutivo que los proyectos relevantes para el gobierno entren por allí, para no ser nosotros los diputados ridículos que debemos acelerar un proyecto de ley, sin hacer mayores reparos y que la discusión se dé sólo en el Senado, en el entendido que son ellos los que tienen los sesos y la inteligencia para abordar la gran discusión y los grandes acuerdos”, afirmó categórico.

Ante todo este juego de declaraciones, los estudiantes afirmaron estar inquietos y atentos al desarrollo del conflicto. La presidenta de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile (FECH) y vocera de la Confederación Nacional de Estudiantes de Chile (Confech), Melissa Sepúlveda, señaló que esto es reflejo de “una reestructuración inevitable que se vive silenciosa” en el bloque gobernante. En ese sentido, manifestó su preocupación por sobre cómo afecta a las discusiones nacionales.

“Hay bastantes declaraciones cruzadas en torno a lo que está sucediendo al interior de la Nueva Mayoría y que empiezan a mostrar un escenario de las reformas que vienen”, indicó.

Si son los sectores que han defendido la educación de mercado durante tanto tiempo los que empiezan a ganar terreno en la Nueva Mayoría, “nos preocupa que las fuerzas que son sostenedoras de universidades privadas, miembros de los comités directivos, dueños de Agencias Técnicas de Educación (ATES) sean los que decidan la orientación de loa reforma. “Si no hay voluntad real de escuchar no vamos a tener muchas alternativas para avanzar”, aseguró.

En ese sentido, la postura de las autoridades es clave. El ministro de Educación, Nicolás Eyzaguirre, sostuvo que la animadversión en contra la política de los consensos se genera en una cierta sensación de que en el pasado llevaron a renuncios importantes en lo que se había planteado y afirmó que está disponible para los consensos, “siempre que no lleven a renuncios”.

Sin embargo, la dirigenta estudiantil afirmó que hay una voluntad del ministerio de realizar consensos con las fuerzas conservadoras y los partidos de la derecha, y que la cartera ha decidido dejar afuera al movimiento social enviando proyectos de ley como el del administrador provisional y los otros tres ejes la reforma, flexibilizando sus posturas hacia esos sectores que no tienen mayor nivel de representatividad en la sociedad, y no concordando con el movimiento estudiantil, que ha sido el que propició este escenario de reformas.

Proyectando esta situación el tema es delicado, afirmó, más cuando aún deben enfrentase temas centrales en la Reforma Educacional como el financiamiento y la desmunicipalización, además de abordar una de las reformas más relevantes, la Constitucional, proceso ante el que diversos movimientos sociales y ciudadanos ya han expresado en las redes sociales su preocupación, considerando el inquietante clima político de estos días.