Diario y Radio U Chile

Año XI, 9 de diciembre de 2019

Escritorio

Violencia cruzada en la Araucanía marca previa de la interperlación a Peñailillo

En la región de La Araucanía y el Biobío no para la seguidilla de enfrentamientos y los llamados “hechos de violencia” llegan a distintos sectores, a chilenos y mapuche. En estos días se han registrado una serie de episodios conflictivos, que son vistos con preocupación por las autoridades envueltas en un complejo escenario de críticas.

Paula Correa

  Martes 22 de julio 2014 16:25 hrs. 
mapuche2

El Ministerio del Interior solicitó postergar en una semana la entrada en funcionamiento el nuevo aeropuerto de Temuco debido al conflicto con las comunidades aledañas, del sector de Quepe. Esto después de que el sábado pasado dirigentes mapuche ingresaran al lugar para manifestar su molestia ante el impacto que tiene el proyecto sobre sus comunidades y la indiferencia de las autoridades en escuchar sus reparos que han planteado desde que se anunció la obra.

En la instancia se realizaron rayados y se produjeron daños en las luces de la pista de aterrizaje. Por esto, este martes se interpuso una denuncia en la Fiscalía, después de que los diputados de oposición rechazaran con fuerza los hechos, calificándolos de “terrorismo”, pese al cuestionamiento generalizado sobre la existencia de esta figura en nuestro país y la aplicación de la polémica Ley Antiterrorista, la que ha sido sometida a una revisión por parte de las actuales autoridades, ante numerosas voces de especialistas que afirman que ampara una serie de irregularidades y no garantiza el debido proceso.

La preocupación de los parlamentarios de la Alianza por lo que denominan “actos terroristas en La Araucanía” ha ido en aumento en este nuevo periodo presidencial, donde han expresado su inquietud por la situación de los parceleros, quienes están exigiendo al gobierno indemnizaciones por los frecuentes asaltos. También han levantado banderas por la seguridad de los fiscales, encargados de dirigir las causas judiciales contra dirigentes mapuche en la zona.

Recientemente el fiscal Luis Chamorro, quien encabezó varias y controvertidas investigaciones, y a quien los comuneros tildan de “racista y antimapuche”, afirmó que una de las razones de su renuncia fue el acoso constante y, finalmente, el encontrar un panfleto en su morada que decía “linda tu casa”, lo que interpretó como un posible próximo ataque incendiario a su propiedad.

Este tipo de hechos no sólo afectan a colonos y fiscales. También lo ha vivido Mónica Quezada, madre del comunero mapuche Matías Catrileo, quien falleció a manos de un uniformado en medio de una toma de predios. La mujer encontró el viernes pasado un afiche en su domicilio que decía: “Peligro de Incendio” y en su reverso tenía frases ofensivas hacia su familia. Ante esto, señaló que hay parcialidad en la entrega informativa sobre la violencia que se vive en el sur.

“Esa es una de las cosas que me tiene muy molesta hace mucho rato, porque de una forma más velada o menos directa mi familia siempre está siendo objeta de hostigamiento”, afirmó y añadió que los siguen constantemente, detienen a su hija para notificarla y dejarla toda la noche en la comisaría “¡y que decir de cuando fui agredida por la ‘seguridad’ de Bachelet!”, recordó. En ese sentido, afirmó que son objetos, al menos, de actos tendientes a amedrentar y no sólo nosotros, yo conozco varios de casos similares de otras familias, son  varios los lamngen (hermanos) en esta situación”.

Y no paran los enfrentamientos. Durante la madrugada del martes se registró un nuevo ataque incendiario en Arauco, comuna de Cañete, en el predio Tranguilvoro, donde encapuchados ingresaron al lugar y destruyeron la maquinaria perteneciente a la Forestal Mininco.

Según versiones de los medios locales ellos habrían señalado a los guardias, que la acción era parte de una venganza por los heridos en Huentelolén, donde el sábado se registró un confuso enfrentamiento entre Carabineros y comuneros mapuche, que finalizó con un total de cinco policías y seis mapuche heridos. El werkén del lof (territorio), Mario Cayupi, denunció que en esa instancia Carabineros volvió a disparar balas nueve milímetros, además de perdigones.

Según relató, debido a la dureza de los enfrentamientos iniciales llegó más gente de la comunidad a apoyar lo que estaba pasando. “Todos sabíamos el procedimiento que nosotros íbamos a tomar, que no iba a ser utilizar armas para defendernos, lo haríamos con las manos y lo que tuviéramos, pero no armas. Carabineros se vio asustado o no sé lo que habrá pasado pero dieron la orden de disparar el arma de servicio. Allí cayeron tres peñis (hermanos) abatidos por arma de fuego”, comentó el vocero.

Por otro lado, el gobernador provincial de Arauco, Humberto Toro, afirmó que el personal de Carabineros habría sido emboscado por desconocidos armados, cuando concurría a ese sector por una denuncia de “robo de madera”. El cómo se dieron realmente los hechos está siendo investigado, pero al lugar del enfrentamiento asistió la autoridad local y después de una conversación con los dirigentes llegaron a acuerdos que permitieron tranquilizar los ánimos.

Así el clima en las regiones del Biobío y La Araucanía sigue tenso a horas de la interpelación al ministro del Interior Rodrigo Peñailillo y cuando el programa de la presidenta Bachelet para las comunidades indígenas avanza lento, debido a la necesidad de realizar la Consulta a los Pueblos, como indican las exigencias internacionales.