Diario y Radio U Chile

Año X, 22 de octubre de 2018

Escritorio

Vlado Mirosevic: “Mejor el financiamiento público de las campañas que el lobby de las empresas”

El parlamentario del partido Liberal conversó sobre el financiamiento a la política, la necesidad de vincular su discusión con la de la reforma al sistema binominal y la necesidad que el Estado se haga responsable de manera más participativa del financiamiento a las campañas electorales para evitar el control de los grupos económicos en las decisiones país.

Diario Uchile

  Lunes 13 de octubre 2014 12:14 hrs. 
foto_0000000920140825010058

En conversación con Radio Universidad de Chile, el diputado Vlado Mirosevic se refirió al financiamiento de la política, las acciones que se discuten en el Parlamento y los trasfondos por los cuales se ha desarrollado el sistema electoral nacional.

En esa lógica, el parlamentario por el norte se refirió a la situación actual, en la que asegura que el país se encuentra veinticinco años atrasado en materia de financiamiento electoral. Haciendo referencia a los países de la OCDE y los años de discusión que llevan en la materia, Mirosevic indicó que la conclusión extraída por los países más desarrollados es muy diferente a la que se maneja en Chile: “Chile inventó en 2013 el sistema de aportes reservados, debe ser el único país en el mundo. Yo creo que estamos atrasados porque no hemos llegado a las mismas conclusiones que el resto de los países con temas como la participación del Estado por sobre las empresas y bajo qué parámetros los sujetos pueden ser parte de este financiamiento”, explicó.

¿Cuál es su mirada sobre la posibilidad de que se llegue a un acuerdo político en materia de financiamiento?

Acuerdo nacional sí, pero no del tipo que imaginan ellos (UDI). Un acuerdo nacional que cambie definitivamente la ley, porque eso es lo relevante. Lo que importa es lo que se vota en el Senado y en la práctica eso pasa piola, entonces quieren un acuerdo para lograr impunidad, pero nadie quiere cambiar la ley. Lo que necesitamos es que se haga una legislación donde se prohíba el aporte de empresas; donde las personas puedan donar, pero lo hagan de manera transparente y pública, esa es la madre de todas las batallas.

Hoy vamos a ir al ex Congreso en Santiago para presionar a los senadores que inician el debate en materia de transparencia porque esto no puede pasar piola, esto es lo realmente importante.

¿Cuánto pesan las empresas en el curso que toman las discusiones parlamentarias?

Esto tiene el sentido sobre el debate del lobby. No vamos a ser capaces de hacernos cargo del lobby y de los conflictos de interés si no vemos el financiamiento de la política.

Por eso otros países han llegado a la conclusión de que el Estado debe participar con mayor interés en el financiamiento de las campañas, sé que es impopular plantearlo, pero en Chile debiésemos tener financiamiento público de manera mucho más relevante que la que tenemos hoy día, que es solo un diez por ciento del financiamiento total y en otros países alcanza el cincuenta por ciento. Yo prefiero que todos los chilenos paguemos la cuenta de la política, con ciertas regulaciones, pero lo prefiero pagar vía impuestos a que lo paguemos con el lobby de las empresas o de la colusión como farmacias, pollos, Microsoft, etc.

La dirigencia política en Chile está muy desprestigiada, entonces ¿con qué niveles de credibilidad el actual grupo parlamentario podría pedirle a la ciudadanía que financiara la política?

Yo estoy completamente de acuerdo, pero esa elite chilena es odiosamente homogénea. Es esta elite la que ha gobernado el país. Entonces, cuando dicen que la política está desprestigiada, los que están desprestigiados son los que han tenido acceso al poder, ese acceso ha sido restrictivo y una de las restricciones es el financiamiento, la plata.

Si queremos una política más democrática, más prestigiada, más legítima tenemos que ver el financiamiento. De lo contrario, el Congreso va a seguir siendo casi nombrado a dedo por este grupo económico. Entonces, yo le digo a los chilenos qué preferimos, un Parlamento más legítimo, más representativo y con más independencia a la hora de votar o, de lo contrario, nominados a dedo (como sucede, porque hay poca incertidumbre en las campañas), financiados y con gran compromiso con el mundo empresarial para que legislen con un traje a la medida.

Yo prefiero un financiamiento público que la colusión de los pollos, que no es casual sino que pasa por la débil legislación en libre competencia que no es casual, sino un traje a la medida. La pregunta final es si el financiamiento a la política es un problema público o privado, yo creo que público, porque de esa manera podemos crear la democracia. SI pensamos que es privado no nos sorprendamos de que sean los grandes grupos quienes controlen la política.

¿Se entrelazan los debates a la reforma al sistema binominal y el financiamiento a la política o deben ir por carriles separados?

Yo creo que tienen todo el vínculo. Con el diputado Jackson logramos meter esta indicación para que se elimine la donación de empresas y se trasparente la donación de personas naturales en el binominal, y estas dos indicaciones que se aprobaron en la Sala ahora están en el Senado. Si nosotros dejamos la posibilidad de votar esto ahora, cuando el Gobierno envíe su proyecto de transparencia va a pasar la vieja y eso nos preocupa.

Para ser más precisos, en el 2006, el anterior gobierno de Bachelet ellos presentaron un proyecto de transparencia, pero se quedó durmiendo en el Congreso. Yo prefiero dos indicaciones en mano que cien leyes volando. Esas indicaciones van a obligar a legislar, separarlos es una amenaza para que no se haga nada. La pregunta es de qué le sirve a Chile que Golborne o Velasco se desprestigien, de nada, lo que nos sirve es que se cambie la ley. El resto son titulares de diario, hay que cambiar la maldita legislación.