Diario y Radio U Chile

Año XI, 25 de agosto de 2019

Escritorio

Corte de Apelaciones de Valparaíso admite recurso contra “Nicolás tiene dos papás”

Diario Uchile

  Domingo 9 de noviembre 2014 18:44 hrs. 
file_20141023103407

La Corte de Apelaciones de Valparaíso consideró como admisible un recurso de protección presentado contra la publicación y distribución del libro Nicolás tiene dos papás.

La acción fue presentada el pasado 27 de octubre por Igor Araos, quien estimó que el texto “vulnera la libertad de conciencia y el derecho a la integridad psíquica del menor”.

El recurso acusa un “activismo del Estado en temas valóricos y de cosmovisión, lo que es y ha sido propio de las autocracias totalitarias, en las cuales también a temprana edad se busca adoctrinar a los niños a través de la literatura y otros instrumentos con el fin de acuñar en ellos el ‘sello’ de la ideología oficial”.

“La utilización del cuento de promoción para la aceptación de la homoparentalidad y de las relaciones homosexuales a infantes como mi hijo, condicionándolo a aceptar un planteamiento sociopolítico que no tiene consenso en nuestra sociedad, constituye una inadmisible intromisión en su desarrollo psicosocial y en su libre formulación y libre ejercicio de un estándar moral, elementos que son parte de su integridad psíquica”, añade.

La información fue divulgada a través de un comunicado del Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh), cuyo presidente, Ramón Gómez, respondió que se basa en falsos supuestos.

“Primero, cree que la Junji distribuye y promueve el cuento en los jardines, lo cual es erróneo, porque esa labor la efectúa exclusivamente nuestra organización. Además, supone que el cuento será impuesto y leído a menores de edad en los jardines sin el consentimiento de los padres o madres, lo que no ha ocurrido ni ocurrirá”, señaló el dirigente, coautor del texto junto a la sicóloga Leslie Nicholls.

“Lo expuesto en este recurso es homofóbico, pues supone que el respeto y conocimiento de las familias homoparentales afectan negativamente a los niños/as, en vez de comprender que el libro contribuye a hacer efectiva la universalidad de los derechos humanos”, argumentó.

“Serán los padres y madres los que decidan si el cuento podrá ser leído en los jardines donde tienen a sus hijoas/as, sin imposición alguna de la Junji”, aseguró Ramón Gómez, quien adelantó que la organización expondrá sus argumentos ante la Corte de Apelaciones de Valparaíso.