Diario y Radio U Chile

Año XI, 18 de septiembre de 2019

Escritorio

El alto costo de reciclar

En el contexto de la tramitación en el Congreso Nacional del proyecto “Ley de fomento al Reciclaje” surgen dudas sobre cuán costoso es llevar a cabo dichos procesos. Esto cuando se impulsa el modelo que hace un año implementó la Municipalidad de Vitacura: un programa de reciclaje a domicilio el que tuvo un costo aproximado de treinta mil millones de pesos. El plan ofrece el retiro de los residuos, contenerización y procesamiento en una planta de reciclaje ubicada en Til Til.

Carla Mancilla

  Sábado 7 de febrero 2015 14:52 hrs. 
reciclar-reducir-reutilizar-660x350

Uno de los objetivos con respecto del manejo diario de la basura es que se logre alcanzar una alta tasa de reciclaje para aminorar la cantidad de basura que se vierte en los basurales, con el consiguiente daño al medioambiente que implica. Sin embargo, uno de los problemas fundamentales a la hora de conseguir cambiar el paradigma tiene que ver con el gasto que requiere la implementación de procesos de reutilización de desperdicios.

En Chile son pocos los municipios que cuentan con la tecnología y los medios para dotar a la comuna con programas de reciclaje que disminuyan la cantidad de basura que se bota en los vertederos.

Yesika Tsutsumi, directora de Medio Ambiente de la Municipalidad de Vitacura, explicó que este modelo ha sido implementado en toda la comuna, aunque reconoció que al ser un servicio aparte, implica más costo para la municipalidad.

“La comuna tiene acceso al reciclaje, estamos haciendo recorridos especiales con camiones tolvas con los cuales recogemos lo que la gente separa. Obviamente que no toda la gente accede porque no toda la gente quiere reciclar, pero la mayoría sí lo está haciendo. Los montos que nosotros estamos sacando en términos de las cantidades, si se compara con otros procesos sí es más oneroso” explicó.

A diferencia del de Vitacura, otros proyectos de reciclaje no han estados exentos de dificultad.

Ejemplo de ello es el de La Pintana, donde también realizan procesos de reciclaje incorporando técnicas de compostaje y lombricultura, destinados principalmente a residuos orgánicos, los que cubren un 60 por ciento de los desechos del sector.

El alcalde, Jaime Pavez, manifestó que siempre la inversión viene principalmente de los municipios y que si bien existen varios costos en el proceso, ha sido posible aminorarlos.

“Yo diría que el tema fundamental ha sido nuestra inversión en personal: profesional, técnicos y operarios, sin embargo es posible aminorar la inversión en virtud de que nosotros a su vez estamos realizando menos viajes al relleno sanitario, por lo menos por este concepto. Estamos realizando biodiesel con el aceite usado que recolectamos, y por ello disminuimos los costos operativos en términos del combustible y pagamos menos en el relleno sanitario. Entonces desde esa perspectiva hay un cierto equilibrio, pero hay una inversión municipal que es la más importante para realizar esta labor”.

Para el presidente de la Asociación Chilena de Municipalidades, Christian Vittori, nuestro país está al debe en una política integral de reciclaje, ya que los fondos utilizados a nivel local están muy por debajo de los que se otorgan en otros países.

Esto cuando en Chile se generan casi 17 millones de toneladas de residuos sólidos al año, de los cuales 6,5 millones son domiciliarios, una de las tasas más altas de Latinoamérica. Y si bien en la región ningún país supera el 15 por ciento de material reciclado, en nuestro país esta cifra bordea apenas el diez por ciento.

Al respecto, Vittori afirmó que para los municipios es difícil implementar programas en esta materia, principalmente por lo costoso que es realizar las gestiones y añadió que faltan políticas públicas provenientes del nivel central que apoyen estos procesos.

“Hoy día los municipios no están en condiciones de hacer esa inversión. Uno, porque no tienen los recursos, dos, porque no están las competencias, y tres, porque no hay entidades del sector público encargadas de producir esos procesos. De manera que, superada estas características, si efectivamente el país quiere llevar adelante una política en esta materia, hay que generar y crear los instrumentos necesarios. Hay que abarcar desde el Gobierno a nivel central con el apoyo de recursos para poder desarrollar experiencias piloto en el país”.

Por último, la autoridad recalcó que si bien la “Ley de Fomento al Reciclaje” es un avance, se debe trabajar en los instrumentos de apoyo con los que contarán los municipios guiándose por la legislación comparada que existe en otros países.