Diario y Radio Uchile

Año IX, 24 de septiembre de 2017

Escritorio
NacionalPolítica

Crisis política plantea oportunidad para regular medios de comunicación

Gonzalo Castillo |Domingo 15 de marzo 2015 9:29 hrs.

medios

La crisis de confianza que se ha manifestado entre la ciudadanía, a partir de los llamados casos Caval y Penta, sumado a la prolongada mala percepción que la gente tiene de la clase política, ha vuelto a traer a la palestra la necesidad de que Chile cuente con una regulación de los medios de comunicación, que tienda a la desconcentración de la propiedad y al pluralismo, tal como lo plantean académicos y la presidenta del Colegio de Periodistas, que este lunes se presentará ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos para exponer sobre la situación de los medios de comunicación en Chile.

Claves: , , ,

En medio de la crisis política que golpea a nuestro país, se ha planteado el debate sobre la posibilidad de que, al igual que en otros países en el mundo, Chile se dote de una ley de medios que apunte a desconcentrar la propiedad de los medios de comunicación, y que posibilite un real pluralismo que, entre otros puntos, pueda abordar con transparencia situaciones como los llamados casos Penta y Caval.

En conversación con Radio Universidad de Chile, la presidenta del Colegio de Periodistas, Javiera Olivares, sostuvo que en nuestro país es necesario realizar una regulación de los medios de comunicación, ya que en la situación de concentración medial de la actualidad, en Chile no existe una real libertad de expresión.

“Se suele pensar que la libertad de expresión está garantizada si no te matan en la calle porque dijiste algo adverso al gobierno de turno, pero en realidad todos los estándares internacionales, y todos quienes hemos entrado un poquitito más en este debate, hemos planteado muchas veces que la libertad de expresión implica tener la posibilidad de que las distintas diversidades que integran una sociedad, puedan entregar su mirada, su punto de vista, emitir su opinión y que eso tenga alguna cabida en el debate que los medios públicos entregan”.

Además, Javiera Olivares sostuvo que esta supuesta libertad de expresión en Chile, es un derecho no garantizado para los ciudadanos, y este análisis se hace más sombrío cuando se constata que entre la gente existe una percepción que existe un amplio abanico de medios, lo que al final se traduce en que son dos las grandes cadenas de periódicos, que el espectro radial está apropiado en más de un 50 por ciento por un solo controlador, y que la publicidad estatal se enfoca en los medios tradicionales que prácticamente monopolizan el panorama informativo.

La directora del Instituto de la Comunicación en Imagen de la Universidad de Chile, María Olivia Monckeberg, y autora del libro “Los magnates de la prensa en Chile”, expone que esta concentración de medios de comunicación, tiene que ver con una política de perpetuación del modelo implementado por la dictadura, y que implica mantener silenciada a la ciudadanía para que no se exija el cumplimiento de sus derechos”.

“Para perpetuar el modelo de sociedad, instaurada durante la dictadura, bajo el gobierno de Augusto Pinochet, sus impulsores requerían un, entre comillas, sistema comunicacional que fuera propicio. Requerían de una ciudadanía amordazada, sin derecho a la información, y una ciudadanía con pocas formas de expresarse, y de discutir los problemas de fondo, gente que no tuviera acceso oportuno a las informaciones que le permitieran ejercer sus derechos en plenitud, ni debatir sobre las diversas anomalías del modelo económico, social y político impuesto, y es tarea de todos quienes quieren una democracia plena, el romper con esas mordazas”.

La profesora Monckeberg, explica que uno de los problemas que plantea la alta concentración de medios tradicionales en Chile, es que la realidad se muestra de manera parcial, lo que atenta contra el desarrollo de una democracia más transparente para la sociedad, y sobre la cual no existe el nivel de escrutinio necesario para evitar que, por ejemplo, se produzcan casos de corrupción, tanto a nivel público como privado.

“Vivir en un país con el nivel de concentración de medios tradicionales, como lo que hay y ha habido en Chile, en todos estos años, ha sido una situación en que es como que se le colocaran cortinas a la realidad, se le colocaran velos. Y eso es un peligro para una democracia real y efectiva”.

María Olivia Monckeberg, no obstante, manifiesta que, de acuerdo a su percepción, se han producido algunos cambios que apuntan a una eventual transformación en la prensa chilena a partir de los casos Penta y Caval, ya que estas situaciones habrían despertado en los periodistas una suerte de anhelo investigativo, el cual en los últimos años habría estado dejado de lado en el mundo periodístico

El director de Le Monde Diplomatique, Víctor Hugo de la Fuente, señala que además del mundo periodístico, son los mismos ciudadanos quienes deben movilizarse en pos de lograr una regulación efectiva de los medios de comunicación, ante la pasividad demostrada hasta ahora por el mundo político ante este escenario, no obstante reconoce la dificultad de llevar a cabo este proceso de cambio.

“Yo creo que es cierto, que sin movilización de los interesados no va a haber, y los interesados quiénes son, primero los ciudadanos, porque el tema no es sólo de los periodistas. El tema de tener una información plural, es un tema de la ciudadanía. La ciudadanía está consciente que los medios son lejanos, que no les pertenecen, pero es un tema tan difícil, de decir cómo se hace”.

Este lunes, la presidenta del Colegio de Periodistas, se hará presente ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, junto a otras organizaciones periodísticas de América Latina, para exponer sobre la concentración de medios en Chile y en la región. En la audiencia estará presente la Sociedad Interamericana de Prensa, que agrupa a los más importantes controladores de la prensa de Latinoamérica, en un inédito cara a cara.