Diario y Radio U Chile

Año XII, 27 de enero de 2020

Escritorio MENÚ

Diputados se enfrentan por indicación que obligaría transparentar aportes empresariales

La indicación presentada por un grupo de diputados al proyecto de financiamiento de la política que busca transparentar los aportes reservados recibidos por los parlamentarios desde 2002, generó un fuerte debate entre los congresistas, muchos de los cuales la califican como un cambio en las reglas del juego e, incluso, como una maniobra populista.

Gonzalo Castillo

  Jueves 2 de julio 2015 19:42 hrs. 

La próxima semana, los diputados René Saffirio (DC), Leonardo Soto (PS) y Hugo Gutiérrez (PC) repondrán en la discusión en sala una indicación al proyecto de ley sobre Transparencia y Financiamiento de la Política, moción que busca transparentar los aportes reservados realizados a campañas políticas desde 2002 en adelante, y que fuera rechazada a principios de junio en la comisión de Constitución de la Cámara.

Los detractores a esta indicación aseguran que una legislación que posibilite revisar de manera retroactiva estos aportes, significaría cambiar las reglas del juego ya que quienes se acogieron a este sistema de financiamiento, lo hicieron bajo estas condiciones.

Sin embargo, uno de los patrocinadores de esta iniciativa, el diputado Leonardo Soto, sostuvo que aprobando este mecanismo se podría revertir el desprestigio en que el gran parte de los parlamentarios se encuentran y que tiene que ver, en gran medida, con el tema de los aportes reservados a campañas políticas.

“Los que la suscribimos tenemos la convicción de que la desconfianza, el descrédito, la opacidad que ha tenido el Congreso a través de los años, y también en torno a las campañas, tiene que comenzar a ceder ante la transparencia y ante la claridad que tiene que entregarse respecto del gran problema que ha tenido nuestra democracia, que son los aportes reservados y aportes ilegales a campañas”.

Soto, quien es presidente de la comisión de Constitución de la Cámara, si bien indica que la mayor parte de este financiamiento es de carácter legal, es necesario que sea transparentado, incluso, para el beneficio del miembro del Congreso que podrá, eventualmente, inhabilitarse cuando se esté discutiendo una ley que afecte a quien le entregó dinero para su campaña.

“El punto es que se mantiene esta verdadera caja negra hacia atrás donde nadie sabe, o la ciudadanía no sabe quiénes recibieron aportes de empresas, que si bien son legales, el hecho de saber o tener conocimiento de ellos permitiría que los propios parlamentarios pudieran inhabilitarse si les parece, respecto de las decisiones que pudieran influir en los intereses de los que hicieron aportes a su campaña. Chile ganaría mucho en transparencia”, argumentó.

El diputado comunista Hugo Gutiérrez coincide con Leonardo Soto en que son los aportes reservados el elemento que ha generado gran parte de las irregularidades en materia de campañas políticas, y que quienes están en contra de esta indicación no entienden que es una de las formas más efectivas para revertir algunos de los males que aquejan a la clase política: “Yo creo que es la falta de comprensión de que la transparencia es el mejor antídoto para solucionar los problemas que hoy día aquejan a la política chilena. Creo que la ciudadanía tiene una exigencia de conocer todos esos aspectos opacos, oscuros que hoy día existen en la política, y sin duda uno de ellos son los aportes reservados”.

El diputado (PPD) Guillermo Ceroni, si bien expresó que apoyará la inclusión de esta moción en el proyecto de ley cuando sea discutido en sala la próxima semana, expuso su preocupación sobre el hecho de que los parlamentarios pudieran excederse en sus atribuciones a la hora de revelar la identidad de quienes financiaron sus campañas con la condición de anonimato. “Hasta qué punto uno tiene derecho a dar a conocer el nombre de quien le aportó, en circunstancias que quien lo aportó lo hizo bajo la condición de que fuera reservado. Pero, como principio el ideal es que se pudiera mencionar y decir. Como principio”, dijo.

Por el contrario, el correligionario de Ceroni, el diputado Pepe Auth manifestó su rechazo a esta propuesta, en primer lugar porque considera inconstitucional que se quieran cambiar las reglas retroactivamente sobre financiamiento. Además, el parlamentario por Estación Central, Maipú y Cerrillos acusó que se trataría de una estrategia tendiente a igualar a quienes sí han cumplido la ley con quienes pasaron a llevar las leyes.

“Tiene el efecto de igualar -desde el punto de vista de la presentación pública- aquel que cumplió la ley, con aquel que delinquió, es decir que la violó. Pasa a ser lo mismo, entonces, haber recibido un aporte vía Servel, sin posibilidad de negarse, sin necesidad de ir a buscarlo, que aquellos que dieron boleta, que inventaron artificios, que pasaron el platillo, en fin hasta a los que se les puede acusar de cohecho, cuando eso se prolonga en el tiempo por un período largo, me parece a mí que es un despropósito. Es multiplicar por diez el error del Senador Navarro, quien trató de confundir los aportes legales con los aportes ilegales y el eventual cohecho”.

Auth además criticó que, en la eventualidad que dichos aportes sean revelados, se puedan generar apreciaciones erradas sobre las responsabilidades que le pudieron caber al parlamentario que recibió el dinero en su momento: “Obviamente van a ser exhibidos los aportes y los nombres de las empresas como si se hicieran hoy día, como si el parlamentario hubiera tenido la posibilidad de rechazarlo, como si el parlamentario hubiera tenido la oportunidad de identificarlo y, por lo tanto, lo que hace es mostrar una película como si fuera una fotografía y mezclando el aporte ilegal con los aportes legales establecidos por ley”.

La diputada Marisol Turres (UDI)  coincidió con Pepe Auth en las consecuencias que una medida como ésta pudiera generar, ya que pagarían “justos por pecadores”. Para Turres sólo con el trabajo legislativo el Congreso podrá revertir la pobre imagen que la ciudadanía tiene de la institución.

“Esto puede dar curso a una suerte de caza de brujas, viendo que será por esto que fulano votó de tal manera, o no votó. Estoy especulando. Y creo que la imagen del Congreso se mejora sólo a través del tiempo, con mucho trabajo. Estamos haciendo y legislando mucho para efectos de mejorar todo aquellos que vemos que está cojo por decirlo de alguna manera”.

El también gremialista Arturo Squella calificó como populista esta indicación legislativa, y criticó a los parlamentarios que la patrocinan asegurando que sólo la presentan a sabiendas de que no tendrá ningún futuro en la discusión que se haga en el pleno de la Cámara: “Encuentro poco probable que alguien auto califique una maniobra como populista, pero siempre la van a pintar de algo relevante, o que están colaborando y contribuyendo con anda a saber tú qué principio. Pero lo concreto es que andar cambiando las reglas del juego es más propio de países bananeros que del país serio que Chile pretende ser. Yo no dudo ni por un segundo que ellos están cien por ciento seguros de que esta indicación nace muerta, y por eso la presentan”.

De acuerdo al diputado Leonardo Soto, el próximo miércoles se debería discutir en la Sala esta moción, una vez que la comisión de Hacienda de la Cámara revise el proyecto de ley completo y lo apruebe para que sea debatido por los 120 diputados. Aunque el diputado Gutiérrez se mostró pesimista frente a la posibilidad de que sea visada por sus pares.