Diario y Radio U Chile

Año XI, 17 de junio de 2019

Escritorio

Gutenberg Martínez: la sombra conservadora que controla la DC

Parlamentarios y referentes políticos de la Democracia Cristiana aseguran que el líder de los “guatones” mantiene intacta su influencia, a pesar de actuar desde una segunda línea. “Ojalá su protagonismo sea minoritario en el futuro, porque sus propuestas no son las más adecuadas para la DC”, advierten con preocupación.

Fernando Seymour D.

  Domingo 30 de agosto 2015 9:08 hrs. 
Gutenberg-Martinez_816x428

“Chascones”, “guatones”, “colorines” y “príncipes”. Adjetivos que cuando se instalan en la arena política adquieren un significado muy especial. Particularmente si se habla de la Democracia Cristiana.

Se trata de las tradicionales corrientes que han coexistido en las últimas décadas. Hoy, quizás, con menos nitidez, pero aún con mucha injerencia cuando el objetivo es definir las posturas partidarias.

Uno de los líderes históricos es Gutenberg Martínez, máximo referente de los denominados “guatones”. Si bien prefiere aparecer en una segunda línea, ya sea como rector de la Universidad Miguel de Cervantes o en su rol de consejero nacional de la colectividad, su influencia es innegable.

“La Nueva Mayoría perdió la mayoría”, sentenció hace algunas semanas el ex presidente de la DC. Incluso ha ido más allá, al advertir que el conglomerado oficialista debería disolverse cuando finalice el Gobierno de Michelle Bachelet.

Casualidad o no, el recientemente nombrado intendente de La Araucanía es muy cercano a él y a su esposa, la ex senadora Soledad Alvear. Pareja a la que el destituido Francisco Huenchumilla envió un mensaje, a pesar de su identificación con los “guatones”.

Un liderazgo que también se ejemplifica con la presentación de un documento que hará esta semana, un bloque de la DC encabezado por Soledad Alvear. Será una señal política, para hacer un llamado a los miembros del partido, para que rechacen las modificaicones incorporadas a la reforma. ¿El objetivo? Declarar incompatibilidad de la iniciativa con los planteamientos de la DC, pese a que desde el mismo conglomerado, habían anunciado un acercamiento respecto a la propuesta del Ejecutivo.

“Se trata de un sector que representa a la aristocracia que está dando una imagen conservadora a la gente y que finalmente afecta el respaldo de la ciudadanía a sus propuestas. Nos presentamos con una careta muy conservadora. Eso no representa al pueblo democratacristiano”, criticó la ex autoridad regional.

Otro ex presidente del partido es Ricardo Hormazábal, quien reconoce la influencia política de Martínez, considerando su trayectoria, formación y manera de operar.

Sin embargo, recuerda que en la reciente elección presidencial de la colectividad –en la que él fue candidato– “el agua en la piscina no era la suficiente para garantizarle a Gutenberg la presidencia del partido”. Por ello, si bien insinuó una candidatura, finalmente no apareció en la recta final.

“El espacio que logra en los medios de comunicación que la derecha le abre, le permiten también tener una figuración pública más allá del común de los dirigentes democratacristianos”, explica. Y agrega: “Su trayectoria política en el último tiempo ha sido la de respaldar las propuestas de Ignacio Walker. Incluso, creo que él podría estar hoy detrás de la candidatura presidencial de Ignacio Walker”.

Asimismo, apunta a la relación de amistad de Martínez con el actual presidente Jorge Pizarro, dado que éste apoyó todas las candidaturas de Soledad Alvear. Y si bien destaca la trayectoria de la ex senadora, Hormazábal no oculta su preocupación. “Desgraciadamente en el último tiempo ha extremado posiciones integristas y, en vez de dedicar su gran talento político y personal a servir causas más nobles, está trabajando con grupos económicos que son dañinos para el país”.

Sin embargo, la amistad entre Pizarro y Gutenberg se trizó cuando el senador y Soledad Alvear respaldaron la candidatura de Ignacio Walker y no la del diputado Aldo Cornejo para la presidencia de la DC.

También hay quienes destacan su trayectoria política al rememorar sus dos años como presidente de la Cámara. Es el caso del diputado Ricardo Rincón, quien se refiere a Martínez como uno de los consejeros de la DC más votados a nivel nacional e, incluso, un permanente colaborador de la estructura partidaria.

Frente a la posibilidad de que ocupe nuevamente la presidencia del partido, el parlamentario aclara que “no es un tema que esté en discusión. Si debiera o no volver a ocupar ese cargo, primero tiene que mostrar la voluntad de querer. Se le ha planteado en otras oportunidades y él no ha querido, así es que no es un tema que esté en discusión”.

“Generalmente Gutenberg se caracteriza por apoyar a las directivas, sea cual sea, y de tratar de colaborar en las áreas que se le pide colaboración. Yo no veo por qué alguien, sea Gutenberg o cualquier persona, pueda ser incómodo que haga declaraciones o emita opiniones. Estamos en un país democrático y libre. Lo que uno espera es que la gente diga las cosas de frente, públicamente y con claridad. Y si así lo hace Gutenberg y alguien difiere de ello, bueno, que difiera, es parte de la democracia”, plantea Rincón.

Si se trata de líderes históricos dentro de la Democracia Cristiana, Mariano Ruiz-Ezquide es uno de ellos. A la cabeza de los denominados “chascones”, el ex senador tiene una visión muy clara respecto de Gutenberg Martínez. “Siempre ha tenido la ambición de volver a ser presidente del partido, porque considera que lo hizo bien. Pero no sé si ahora esté el tiempo para él”.

También reconoce que dentro de la DC destaca por una capacidad especial: influir en diversos temas, independiente del cargo que ocupe y sin que sea necesario valorar su desempeño. “Tiene una gran cualidad. Cuando él es el candidato siempre tiene apoyos. Hoy, mi sensación es que está detrás de la candidatura presidencial de Ignacio Walker”, advierte.

En cuanto a sus diferencias ideológicas, recuerda que hace un par de meses Martínez planteó públicamente, sin que hubiese acuerdo en el Consejo del partido, que la Nueva Mayoría debía terminarse junto con el fin del Gobierno de Michelle Bachelet. “Nosotros, a los que nos llaman ‘chascones’, nos opusimos a ese planteamiento. Y hemos insistido en que no será la Democracia Cristiana la que rompa la Nueva Mayoría”.

Desde otro de los sectores partidistas, el diputado Fuad Chaín apunta a la influencia y los vínculos de Gutenberg Martínez. “Siempre se encarga de hacer escuchar su opinión política, tanto frente a las autoridades de gobierno, en el ámbito parlamentario, en la directiva y, por cierto, en el consejo nacional del partido”.

Según el líder de los “colorines”, se trata de “uno de los principales consejeros de Ignacio Walker. También tiene una gran influencia en la directiva, básicamente a través del secretario nacional Gonzalo Duarte, estrecho colaborador de él. Incluso vínculos bastante cercanos con el ministro del Interior, Jorge Burgos”.

¿Qué ocurre hoy con los “guatones”? Para el parlamentario nunca han perdido demasiada influencia, aunque hoy están más unidos que hace un año.

“Si bien pasaron por un momento de división, hoy están trabajando de manera más coordinada, lo que se refleja en la conducción de Jorge Pizarro y la alternativa presidencial de Ignacio Walker. Parece que a Gutenberg Martínez le acomoda más actuar desde el Consejo Nacional y con influencias más bien de hecho que en la primera línea. Y también en la rectoría de la Universidad Miguel de Cervantes. Ese es el perfil que más le acomoda por ahora, pues nada se descarta en el futuro”, sentencia.

Autoproclamado como díscolo dentro de la DC, el diputado Pablo Lorenzini reconoce que en el partido “siempre han existido diversos sectores y personajes, algunos más a la derecha y otros más a la izquierda”. Incluso, que más diferencias podrían existir entre la bancada de diputados y la de senadores.

“La mayoría de las cosas se deciden en el Congreso y los que votamos somos los que estamos ahí. Uno tiene opinión y sometemos a una decisión final, pero aquí no existen estas influencias tan desmesuradas. Antes sí, cuando estaban Andrés Zaldívar, Gutenberg Martínez, los mismos chascones con Mariano Ruiz-Ezquide. Hoy no es tan así. Está todo mucho más revuelto”, plantea el parlamentario.

¿Proyecciones para el corto plazo? Ricardo Hormazábal lo tiene muy claro. “Gutenberg seguirá jugando un papel porque él mueve una máquina importante y tiene espacios de poder en la Fundación Konrad Adenauer y en su universidad”. Aunque con una advertencia: “Espero que su protagonismo sea minoritario en el futuro, porque sus propuestas no son las más adecuadas para la Democracia Cristiana”.

En tanto que Mariano Ruiz-Ezquide asegura que existen varios candidatos y candidatas que podrían oponerse a Gutenberg Martínez. “El que sale en la foto pierde. Prefiero no nombrar a ninguno, porque dirán que estoy proclamando a alguien, además que me parece que sería prematuro”.