Diario y Radio U Chile

Escritorio

¿Qué sucede con la descentralización cultural en el país?

Pese a que en los últimos años se ha incrementado el presupuesto de cultura destinado al desarrollo regional, el cómo fomentar el arte en las zonas fuera de Santiago aún es un tema pendiente. Un problema sería el financiamiento de los proyectos culturales y el otro, la creación de profesionales.

Abril Becerra M.

  Sábado 28 de noviembre 2015 11:48 hrs. 
Imagen-032

¿Qué tan descentralizada está la cultura en el país? ¿Cuántos recursos se asignan para el desarrollo regional en materia de cultura? ¿Cuáles son las necesidades de los gestores en regiones? ¿Qué es lo que permitiría un fomento de las artes en sectores apartados de Santiago?

Durante los últimos años una de las promesas que ha marcado al sector cultural ha sido el cómo potenciar el desarrollo de las artes en las regiones. Para ello, se ha incrementado el presupuesto e incluso se han robustecido los recursos destinados a Fondart. Sin embargo, desde regiones la inquietud sigue vigente.

Según el diputado Ramón Farías, miembro de la Comisión de Cultura, la principal dificultad en torno a la descentralización artística tiene que ver con que casi la totalidad de las iniciativas se financian exclusivamente por medio de fondos públicos.

“Hoy nuestros proyectos culturales están fondartizados, vale decir, quien no tiene un Fondart, no hace su proyecto. Tenemos por lo tanto compañías de teatro que se forman sólo si ganan un fondo y si no se lo ganan, se desarman”, comentó el diputado.

Este año el  presupuesto de Cultura 2016 creció un 13, 3 por ciento. De ese total que representa una asignación de 119 mil 672 pesos, 32 millones fueron destinados a Fondart; 3 mil millones a Teatros Regionales; y  mil 400 millones al Programa Orquestas Profesionales Regionales.

En esa línea, el 23 de noviembre el Ministerio de Cultura dio a conocer los resultados de un nuevo sistema de financiamiento público, el Programa de Intermediación Cultural.  En la ocasión, se repartieron entre 24 proyectos nacionales, mil 500 millones de pesos. ¿El objetivo? Fortalecer y potenciar el desarrollo artístico en las regiones.

Inquietudes desde regiones

Uno de estos proyectos ganadores fue el Festival de Artes Cielos del Infinito de Punta Arenas, instancia que desde ocho años ha acercado el teatro a la zona.

Lorena Álvarez, miembro del Festival, indicó que la gestión cultural en regiones es diferente a  la de Santiago porque debe lidiar con otro tipo de recursos: “Por ejemplo, nosotros además de realizar la difusión tradicional, a través de la prensa regional, nacional, internacional y de Internet, debemos recurrir a formatos más antiguos de difusión como el puerta a puerta, hacer la visita y acción de mediación con colegios y juntas vecinales, porque hay casos como Puerto Williams en donde el Internet es bastante malo, entonces no es una herramienta útil para convocar”, explicó.

En este sentido, Lorena Álvarez aseguró que “siempre se vuelve complejo realizar actividades por la diferencias culturales que existen en el país. Entonces, cuando las políticas culturales se abordan desde la generalidad y no desde lo local, se generan dificultades”.

El Festival de Artes Cielos del Infinito de Punta Arenas es uno de los más importantes de la zona y durante 2015 contó con la participación del historiador Gabriel Salazar y el documentalista Juan Carlos Tonko, en la categoría de Escuelas Abiertas. También ha llevado el trabajo de la Compañía La Patogallina, entre otros.

Según Lorena Álvarez, la gestión en regiones también se dificulta porque no existen las condiciones adecuadas para presentar las obras. Asimismo, indicó que el apoyo municipal sólo se traduce en prestar la infraestructura necesaria para poder presentar las obras.

Otra realidad es la de Chilemonos, quienes desde hace cinco años se han dedicado a la difusión de largometrajes animados.

Según Margarita Cid, directora ejecutiva de Chilemonos, “es muy positivo que se estén asignando, pero sin lugar a duda, también hay que gestar proyectos importantes en regiones que posibiliten que haya personal disponible, que tenga capacidades técnicas y creativas para poder apoyar el trabajo de regiones”.

“Es necesario cada vez más tener interlocutores que tengan capacidades de gestión y producción. En mi opinión esta es una de las principales carencias que se perciben”, subrayó.

¿Soluciones?

Una de las posibles soluciones para este tema sería contar con un Ministerio de Cultura, organismo que según el diputado Ramón Farías, permitiría que los recursos fueran distribuidos de mejor manera.

“La preocupación de hoy dice relación con el tema de proyecto de cultura, lo que va a implicar que efectivamente los recursos sean mejor repartidos, de manera tal, que la cultura pueda ser descentralizada”, dijo.

“Hoy tenemos compañías de teatro, danza, muestras que dependen de ganar o no ganar el Fondart, evidentemente con una institucionalidad fuerte, eso podría cambiar”, concluyó el diputado.