Diario y Radio U Chile

Año XI, 21 de septiembre de 2019

Escritorio

Fondos de pensiones: más de tres mil millones de dólares se destinan al Grupo Yarur

Los dueños de banco BCI no son la excepción. Cantidades similares se invierten en Penta, grupo Matte o SQM. Para la Fundación Sol, es fundamental, pero antipopular, revelar el real sentido del sistema: actuar como motor de la economía, sin preocuparse del bienestar de los trabajadores.

Paula Campos

  Martes 2 de febrero 2016 10:12 hrs. 
SOL

Una de las grandes demandas ciudadanas, tiene que ver con la revisión del sistema de pensiones. Año tras año, nuevos chilenos se van sumando al grupo de jubilados y deben enfrentar su nueva realidad: contar con menos que el sueldo mínimo para llegar a fin de mes.

La promesa de Michelle Bachelet mientras era candidata a La Moneda, fue crear una AFP estatal. Proyecto que cuenta con promotores y detractores, pero que se mantiene en el papel. Luego, se optó por formar una comisión de expertos, denominada Comisión Bravo. En ella se llegó a la conclusión evidente: que era necesario reformular el sistema, sin embargo, la postura del cambio definitivo fue votada en minoría.

Desde Fundación Sol constantemente han alertado sobre la realidad de las pensiones de jubilación en Chile. Así, uno de los últimos datos que entregaron tiene que ver con el destino del dinero. 2, 28 billones de pesos son invertidos en el grupo Yarur, otros miles de ellos se reparten en empresas de los grandes grupos económicos como Matte, Penta y SQM, pese a estar vinculadas a negocios irregulares.

Gonzalo Durán, economista investigador de la Fundación insiste que ese es uno de los principales obstáculos para la erradicación del sistema creado por José Piñera e instalado durante la Dictadura. Toda vez que más que un fondo para la jubilación, es una forma de ingresar dineros frescos a los grupos empresariales del país. “Comparten el espacio todas las grandes empresas, muchas de las cuales están siendo investigadas por escándalos de los dineros con la política con los grupos económicos, o escándalos de colusión. La plata de los trabajadores se usa para enriquecer a grupos económicos, que lo hacen de forma irregular”.

Así, insistió que uno de los problemas que reviste la actual crisis del sistema es que no se ha transparentado su real objetivo, cuyo principal norte es ser motor de la economía chilena. “Financiarizan la economía, le inyectan capitales, y les permiten a las grandes empresas  tener un crecimiento rápido, sin mucho costo. Es una especie de circuito de acumulación, donde las empresas no tienen riesgo en la rentabilización de patrimonio. Es un sistema avalado por el Estado y que los gobiernos sucesivos, lo validan. Hoy, cambiar el modelo, significaría hacerse cambio de algo que se generó en el circuito económico. Es una especie de enchufe que tienen las empresa a través del dinero, el dinero es como la sangre en las venas, y desenchufarlo es un desafío no menor, que significaría que a las grandes empresas se les cortara el flujo de dinero que reciben mes a mes”.

Si bien aún no se publica cuánto rentabilizaron estas AFPs durante todo 2015, se sabe que a septiembre aumentaron sus ganancias casi en un 70 por ciento. Así, ganan las administradoras, ganan las empresas que reciben el flujo de caja, pero los trabajadores pierden cada vez más: “9 de cada 10 pensiones, en la modalidad de retiro programado, son menores al 63 por ciento del salario mínimo, menores que 164 mil pesos. Hay un colapso, ese monto no permite tener una vida digna”.

Gonzalo Durán además se refirió a la real posibilidad de cambio. En su opinión, es difícil que este gobierno genere una modificación sustantiva en lo que queda de mandato, porque en su definición misma plantean preferencia a una AFP estatal, que entra en la misma lógica, que suma a un actor que participa de las mismas reglas. El economista insistió que la solución es retornar a un sistema público, solidario de pensiones, pero que no se hace porque “generaría problemas con el gran mundo empresarial”.