Diario y Radio U Chile

Escritorio

“Sueños de victoria”, el libro que indaga en la muerte del estudiante Patricio Manzano

Marcela Campos, magíster en Literatura de la Universidad de Chile, dio a conocer la investigación “Sueños de Victoria. Patricio Manzano o el acoso a la FECh 1985”, volumen que a través de distintos relatos y documentos da cuenta de la detención masiva que sufrió la organización estudiantil en dictadura. El texto también es un homenaje al alumno de Ingeniería Patricio Manzano, quien falleció durante el apresamiento.

Abril Becerra

  Miércoles 16 de noviembre 2016 11:29 hrs. 
f127751-3-h-678x330

En febrero de 1985 la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile (FECh) retomó los trabajos voluntarios que habían sido prohibidos por la dictadura bajo la excusa del estado de sitio.

Ese año la organización convocó a 201 jóvenes, de distintas edades y carreras, para asistir a la comunidad de Aconcagua.

El desacato de inmediato despertó la hostilidad de las autoridades, quienes llegaron al lugar para impedir la labor de la agrupación.

El resultado fue aterrador: hombres y mujeres fueron expuestos a golpizas y torturas.

Sin embargo, uno de los hechos que marcó el evento fue el fallecimiento del alumno de Ingeniería, Patricio Manzano.

Durante mucho tiempo esta historia quedó silenciada en la memoria de la generación que sobrevivió a la detención masiva.

Patricio Manzano.

Patricio Manzano.

Hoy, luego de más de 30 años de dichos sucesos, los antecedentes del caso son recopilados en el libro Sueños de Victoria. Patricio Manzano o el acoso a la FECh 1985 (Ediciones Das Kapital) de Marcela Campos Rojas, Magíster en Literatura e integrante de los trabajos voluntarios de Aconcagua realizados en dictadura.

En conversación con Diario y Radio Universidad de Chile, la autora del volumen recordó el día en que los militares llegaron al campamento instalado por la organización estudiantil: “Estaba la prohibición del Ministro de Educación de la época, Horacio Aranguiz, quien había señalado a través de la prensa que los trabajos voluntarios estaban prohibidos. Lo había hecho Merino también. Pero la verdad es que la dictadura jamás se había preocupado de la actividad voluntaria y lo que recuerdo de esos días, los siete que alcanzamos a estar, fue de un trabajo inmenso. Recuerdo, por supuesto, el día de la detención, la mañana del 8 de febrero. Ese procedimiento comenzó a las seis de la mañana, tiraron las cosas al suelo, Fuerzas Especiales apuntó con sus armas, golpeó a la gente. Todo fue muy violento porque iban con la idea de que era una escuela de guerrillas”, dijo.

La investigación realizada por Marcela Campos se basó en archivos de la FECh, así como también  en documentos periodísticos y entrevistas a ex estudiantes presentes en la redada y campesinos de la zona de Aconcagua.

En este sentido, la autora señaló que a través de uno de los testimonios de las víctimas reconstruyó cómo fueron las últimas horas de Patricio Manzano: “A los varones se les obligó a hacer una rutina de ejercicios muy larga, una rutina que incluyó una inmensa cantidad de golpes de todo tipo. Se les obligó a los estudiantes a no tomar agua y en ese minuto es cuando los testigos notaron que Patricio estaba mal, que tenía un aspecto desencajado, que estaba peor que los demás. Tanto es así que un testigo recuerda que el carabinero que lo iba a golpear desiste de hacerlo porque estaba peor que el resto”, explicó.

“Una persona pidió que atendieran a Patricio, pero lo golpearon también. Ahí comienza la agonía de Patricio, pero su muerte se produce en Santiago. Una vez llevado a la comisaría,  en la madrugada del 9 de febrero, Patricio hace dos paros cardíacos de los que es rescatado por sus compañeros de medicina, que realizan maniobras de resucitación. Ellos advierten al oficial a cargo que deben acompañar a Patricio a la Posta Central, pero no los dejan. Patricio fallece camino a Santiago”, agregó la investigadora.

El caso de Patricio Manzano se cerró en 2014 y se reabrió a principios de 2015. Entonces, el ministro en visita Mario Carroza inició una serie de entrevistas individuales a los sobrevivientes de la detención.

En esta línea, Marcela Campos señaló que hoy las agrupaciones de DD.HH. “se encuentran a la espera de que el Ministro note la coherencia que hay en los testimonios de los ex estudiantes”.

“No fue fácil escribir este libro. Las cien entrevistas que hice fueron de manera individual. Ninguna entrevista fue fácil. Fueron momentos de catarsis para todos. Estar tantas veces leyendo la información es un costo bastante fuerte. Hay nombres que tuve que sólo poner con iniciales, hay dos torturados en el sentido clásico de la tortura que pidieron que sus nombres no salieran. Ahora sólo queda que los jóvenes evalúen”, concluyó Marcela Campos.

Sueños de Victoria.  Patricio Manzano o el acoso a la FECh 1985 puede encontrarse en la librería de la Cooperativa de Editores Independientes de La Furia (Avenida Salvador #1319, Providencia).