Diario y Radio Uchile

Año IX, 18 de diciembre de 2017

Escritorio

El MIR no le pide nada al Estado burgués

Pablo Vargas |Cartas al Director |Lunes 23 de enero 2017 10:32 hrs.

Señor Director:

Es verdad y está en su derecho…

El señor Marco Enríquez está en su derecho de solicitar reparación económica al Estado cuyos agentes dieron muerte a su padre.

Miguel Enríquez para la izquierda no es un asunto menor. Antes que nada se debe reconocer justamente a los que nunca pidieron algo y que entregaron la vida por hacer avanzar las ruedas de la historia. Miguel a eso convocaba. Invitaba a una cita con la historia sencillamente para escribirla en letra clara y generosa. Miles lo escucharon y aprendieron, el buen Miguel siempre como si de un maestro de escuela pública se tratara, educaba, decía quiénes eran los enemigos y la razón por las cuales combatirlos. Chile de esos años sesenta no es el mismo a estos tiempos en ciertos aspectos.

La patria en esos calendarios tenía millones de analfabetos y la desnutrición infantil causaba estragos. En los campos, ellos, los latifundistas dejaban que los campesinos compartieran los establos, así hombre y animal era uno solo a los ojos del patrón. En calles de Santiago estaban las Matadero Palma y la Ovalle Negrete y la población La Victoria sus calles eran de tierra.  Lumi Videla era una adolecente y el chico Pérez trabajaba para tomarse el cielo por asalto y enojado. Martín Elgueta, Tormen y otros más.

Usaba Miguel un chaquetón azul con las solapas levantadas y en un auto viejo recorrió Chile juntándose con todos aquellos dispuestos para hacer del ingreso al MIR, el justo recorrido de la victoria final. Miguel fue combatido, denigrado, insultado, hijo del imperialismo le gritaban las camisas amaranto. Acusado de Caballo de Troya por los que no querían el juicio de la historia y de su derrota anunciada, era más fácil pegarle a Miguel.

Ningún militante del MIR pidió nada, todo se hacía a pulso, con recursos propios. Todos sabemos que los obreros siempre han tenido salarios de hambre, y aun así aportaron y abrazaron todas las palabras que ordenadamente iba diciendo Miguel. El no estaba sólo, El Baucha, Edgardo y Villavela, nuestro estimado y recordado Luciano, el negro Cárcamo hablando entre los campesinos en San Juan de la Costa. Catalán Febrero educando y despertando al dormido en Tomé. Nuestros camaradas fusilados y desaparecidos repartidos por la patria herida.

Qué pedir si había tanto que entregar. El Che estaba vivo y caminando por la selva, Mandela preso. Todo se trataba de hacer saltar la miseria, de ganarle al hambre. Los Tupamaros dando golpe tras golpe, sumando puntos para alcanzar los sueños de tantos sencillos orientales. Los sandinistas, esos de aquellos tiempos tratando de llegar a Managua para hacer más verdad lo dicho por el general de los hombres libres, como le dijera Gabriela a Cesar Sandino.

Y como si del nacimiento del primer hijo se tratara, está en nuestra memoria el discurso del Caupolicán, y el día que enterramos a Moisés Huentelaf asesinado por latifundistas y a Arnaldo Ríos asesinado por la Jota. Esa fue la historia que entre tantos y tantos asuntos conoció Miguel. Como nunca se hermanaron el trabajo obrero con los libros, y las banderas de dos colores ya estaban en toda la patria. Del MIR se hablaba en la calle, en la industria, en las universidades y en el kiosco de diarios, Chile no podía seguir sosteniendo un modelo excluyente y miserable, como el de ahora. Todos anticapitalistas y se quemaban banderas norteamericanas, así no tenía que ser.

Hay veces en que se hace necesario recordar aquello de que la revolución la deben pagar los banqueros, para eso se asaltaban los bancos, nadie pedía dinero, ningún mirista mendicante, ninguno pordiosero. A Miguel se le creía porque estaba el debate y las ideas circulaban por todos lados. Y el rojo/negro se fortalecía cada vez más en las fábricas, y el MCR en el campo ayudaba a correr los cercos ancestrales, y el MPR se tomaba terrenos para hacer nuevas casas, y el MUY y el FER eran la voz fresca en todos los liceos de Chile.

En esos tiempos nadie miraba su mano para conocer el destino y los gitanos habían abandonado el pueblo. Era a pulso y entre risas que se construían los asuntos mayores. Era una forma nueva y diferente de ver al mundo que levantaba su mano agitándola como si de una novia se tratara, mientras un tren cansado se acercaba a la estación de algún pueblo pequeño allá en el sur. El destino también estaba en las manos de Miguel. La cuestión social era tema recurrente.

Y llegó a la hora a Indumet para defender lo que se había ganado a pulso. Los perros con su rabia ya habían sido soltados. Se combatía en la zona sur y en La Moneda, pero fue insuficiente. Nace la resistencia sentencia Miguel sin esperar saber si se cerraba el Congreso.

Se fue disparando como lo hacen los notables. Se negó a la negociación. No fue canjeado por espías alemanes. No se asiló. Así era Miguel. Descansa en una tumba sencilla y a no muchos metros en ese lugar, hay otros tantos también, que los enterraron con su última cajetilla de cigarrillos Belmont.

Los que te conocieron y están con sus nombres y apellidos en una piedra…

Los que se acordaron de ti frente al pelotón de fusilamiento…

De aquel que se acordó de su madre y de su familia y de la Ovalle Negrete…

De los que se guardaron todas las palabras y que no dijeron nada…

De todas esas fotos tan lindas cuando todos tenían menos de treinta años…

De todos los que pidieron al oficial civil que le coloque como nombre…Miguel

Para tantos besos dados. Para esa urgente tarea que la memoria no se pierda..

Para que ningún nombre sea olvidado…

Los miristas han pedido por cada uno de los que no están, sencillamente justicia. Y los recordamos porque nos dijeron que no se les olvide….nada más pero tampoco nada menos.

Envíanos tu carta al director a: cardenas@u.uchile.cl