Diario y Radio U Chile

Año XI, 19 de septiembre de 2019

Escritorio

La última jugada de Lagos para llegar a la elección presidencial

La posibilidad de que el Partido por la Democracia no cumpla con los requisitos para reficharse complica la opción presidencial del ex Mandatario. En ese contexto, la consulta presidencial del Partido Socialista el próximo 23 de abril aparece como un salvavidas para su candidatura.

Claudio Medrano

  Jueves 2 de marzo 2017 20:10 hrs. 
lagos ps

“Me refiché por el PPD, pero sigo siendo militante pleno del Partido Socialista”, fueron las palabras que pronunció el precandidato presidencial del Partido por la Democracia al momento de reficharse electrónicamente por dicha colectividad, en un guiño al partido de calle París, que aún no define quién será su representante en las elecciones primarias del mes de junio.

El gesto no es menor tomando en cuenta un dato relevante, hasta el pasado 24 de febrero, fecha en la que el Servel dio a conocer la última actualización respecto del estado del proceso, el PPD no superaba los 6 mil militantes entre refichados y nuevos, lejos de la cifra mínima requerida por la ley de 18 mil inscritos.

Por lo mismo, existe una clara posibilidad de que la candidatura presidencial de Lagos patrocinada por el PPD fracasé y es en ese escenario que se entiende el guiño que el ex Mandatario envió al Partido Socialista, colectividad donde todavía hay militantes que ven con buenos ojos apoyar al ex Presidente como candidato.

A esto se suma las dificultades que han tenido para posicionarse en las encuestas las dos únicas opciones que hasta el momento tiene el PS, José Miguel Insulza y Fernando Atria, lo que ha levantado algunas voces al interior del socialismo respecto de la conveniencia de apoyar una candidatura que tenga pocas opciones de competir en las primarias ante Alejandro Guillier, Carolina Goic y el propio Ricardo Lagos.

El último antecedente se remite al rechazo de la solicitud de José Miguel Insulza de adelantar la consulta presidencial al 26 de marzo. Esta opción era apoyada por algunos personeros socialistas como Osvaldo Andrade y Rabindranath Quinteros, pero finalmente se optó por mantener lo dispuesto por el Comité Central, es decir, el 23 de abril, una semana después que se cumpla el plazo para el refichaje.

Para el precandidato socialista, Fernando Atria, es entendible una eventual postulación de Ricardo Lagos como candidato del partido, considerando el arrastre que tiene el ex mandatario al interior de la colectividad, pero advierte que finalmente serán las bases quienes decidan. “Entiendo que hay compañeros del Partido Socialista que creen que esa es una opción presidencial aceptable. Dado que el PS ha definido la manera en que decidirá su candidato presidencial, bueno supongo que cualquiera que quiera ser candidato del partido tendrá que ir a esa consulta y ganarla”.

Si bien Atria considera que los plazos para definir al candidato socialista son razonables, sí critica la poca seriedad con la que se ha llevado a cabo el proceso, donde han surgido opiniones contrarias a las resoluciones que dispone el Comité Central.

Quien no cree en una eventual postulación de Ricardo Lagos como candidato del Partido Socialista, es el senador por la región de Los Lagos, Rabindranath Quinteros, dado que a su juicio, el ex Mandatario ya se comprometió a no participar de este proceso “Ricardo Lagos es un hombre de palabra, serio, no creo que se preste para algo así”, añadió.

Distinta opinión tiene el analista político de la Universidad de Chile, Alejandro Olivares, quien considera factible esta posibilidad, considerando los lazos que unen al laguismo con el Partido Socialista y que se reflejan en su propio equipo de campaña “no es una idea descabellada por la presencia del laguismo en el Partido Socialista, su jefe de campaña es socialista y puede darse esa relación que además es histórica”.

De todas formas, para Olivares sigue siendo un problema para Ricardo Lagos que José Miguel Insulza mantenga su opción presidencial debido a que comparten las mismas redes de contacto y apoyos. No obstante aquello, es más factible, en un escenario donde el PPD no se puede legalizar, que el ex Presidente aparezca como candidato del PS que como independiente.

Todo este escenario está supeditado a un eventual fracaso del PPD en su proceso de refichaje. Conscientes de los malos resultados obtenidos hasta ahora, es que el partido ha iniciado una ofensiva donde se espera que el ex Mandatario juegue un rol central. Para ello se han programado diversos actos en las próximas semanas con el objetivo de captar militantes porque de no contar con los mínimos requeridos en tres regiones continuas u ocho discontinuas, el PPD podría disolverse.