Diario y Radio Uchile

Año IX, 21 de noviembre de 2017

Escritorio
JusticiaNacional

Psicóloga y oficial de Carabineros detallan agresión de Mauricio Ortega a Nabila Rifo

Diario Uchile |Martes 14 de marzo 2017 18:30 hrs.

Nabila Rifo

Psicóloga detalla situaciones de violencia previas contra la víctima y humillación por parte de imputado de femicidio frustrado. Funcionaria de Carabineros detalló la brutal agresión según los primeros interrogatorios que realizó a la propia víctima.

Claves:

El segundo día del juicio oral contra Mauricio Ortega Ruiz, imputado por el femicidio frustrado de Nabila Rifo comenzó con el relato de la funcionaria de Carabineros Carolina Norambuena, quien dio cuenta de diversos interrogatorios hechos por ella misma, tanto a algunos testigos de los sucesos que sucedieron la noche del 14 de mayo de 2016 como a la propia víctima.

La perito policial construyó un relato con distintos antecedentes que entregó ante el tribunal, comentando por ejemplo que Nabila Rifo fue violentada por Ortega durante la fiesta que hicieron en el domicilio de calle Lautaro, por lo que la mujer “sale de la casa arrancando” de su pareja, quien ya la había golpeado con los puños y gritado que era “una puta de mierda, una mal agradecida”.

“Ella no sabe si Mauricio llevaba algo en sus manos y empieza a caminar, ella siente que cada vez Mauricio estaba más cerca. Una vez que se acerca más, ella dice que Mauricio la tira al suelo, donde ella cae en la vereda, cae al lado de un pastito. Ella señala que Mauricio comienza a golpearla con una piedra, en reiteradas oportunidades. Ella decía, ‘yo siento como Mauricio me golpea con la piedra en mi cabeza. Yo lloraba, yo gritaba, le pedía que por favor no lo hiciera más, que no lo siguiera haciendo’”, aseguró la funcionaria policial.

Ahí fue cuando Nabila habría manifestado que “trata de hacerse la muerta, para que no lo siguiera haciendo, quedando tirada en el suelo con la parte izquierda de la cara en el piso y la derecha un poco levantada”.

“Desde ahí ella ya no recuerda que más paso”, testificó Carolina Norambuena.

Después de eso, la perito policial contestó preguntas de la Fiscalía, en las que respondió que Nabila vincula a Ortega con quien la tira al suelo y la golpea con una piedra en la cabeza en reiteradas ocasiones.

Acerca de las llaves que se encontraron junto a Nabila, que pertenecían a Mauricio Ortega, y con las cuales le habrían quitado los ojos, la perito asegura que la mujer “no recuerda dónde estaban las llaves del vehículo, cree que en el clavito, porque normalmente es un clavito donde dejaban todas las llaves”.

“Manifiesta no haber tomado las llaves y que tampoco las tomaba constantemente porque ella no sabía conducir, las únicas veces que tomaba las llaves, era cuando Mauricio le decía que lo esperara con los niños en el auto”, relató.

Relato de una psicóloga

Otra de las personas que testificó ante el tribunal fue la psicóloga Gabriela Opazo, coordinadora regional del Centro de Apoyo a Víctimas del Ministerio Público, quien afirmó que Rifo le aseguró haber sido víctima de violencia previa por parte del imputado y también de humillaciones.

Opazo también declaró que Nabila Rifo “recuerda perfectamente que el señor Ortega golpeó un refrigerador y le señala que es una mal agradecida, te tengo el refrigerador lleno de cosas. También la usuaria recuerda perfectamente que esa noche el señor Ortega le dice que la va a matar”.

La especialista añadió que cuando ambos quedaron a solas al interior de la casa, “él comienza a agredirla con golpes de puño y patadas. Ella recuerda perfectamente que se encontraba en el suelo, que le pedía por favor que se detuviera, que los golpes eran muchos y muy fuertes y que en algún momento ella logra empujarlo y salir a la vía pública”.

La psicóloga coincide en su relato con la perito de Carabineros y añadió que “la víctima comienza a caminar por calle Lautaro hacia arriba y se da cuenta que el señor Ortega la viene siguiendo. Se da cuenta que la sigue porque él le señala: ‘Nadia vuelve, Nadia regresa’”.

Gabriela Opazo añadió que “ella (Nabila) me señala que en algún momento él la alcanza y caminan juntos y ella le señala que no va a regresar ‘porque voy a ir a buscar a mis hijos’ que se encuentran en la casa de su madre, hasta que ella siente un golpe fuerte en su cabeza que la deja en el suelo y se da cuenta que es el señor Ortega quien la está agrediendo. Recuerda haber recibido al menos unos tres golpes fuertes en la cabeza”.

En tanto, la psiquiatra Laura Terán Peña en una siguiente declaración ante los jueces, pasado el mediodía, coincide con la psicóloga asegurando que Nabila sufrió violencia física y psicológica en ocasiones previas al ataque que casi la mató.

Fiscal conforme

Finalizada la audiencia, el Fiscal Regional Pedro Salgado señaló estar “muy conformes, la prueba se ha ido desarrollando conforme a lo que hemos planificado, el examen y contra examen también ha estado dentro de lo previsto y seguimos desarrollado el trabajo que hemos venido planificando con la convicción que tiene la fiscalía con respecto a los hechos”.

Consultado acerca de la existencia de algún examen de ADN de Mauricio Ortega en el lugar del ataque, Salgado comentó que “los elementos de convicción han sido establecidos en el auto de apertura, van a ser incorporados en la etapa que corresponda durante este juicio y en ese contexto, hemos señalado que nuestra convicción no se basa única y exclusivamente, por ejemplo, en el relato que tiene doña Nabila Rifo, sino que son muchos otros elementos los que vamos a ir incorporando, entre los cuales hay también exámenes científicos. Son elementos que el Tribunal debe conocer de primera fuente. Por lo tanto a partir esa información se podrán hacer las conclusiones”.

Acerca de la posibilidad de que la misma Nabila Rifo declare presencialmente ante el Tribunal, y no solo a través de las declaraciones previas ante los peritos y fiscales, Salgado señaló que “esperamos que doña Nabila, como todos los testigos de este juicio, ella es una más en calidad de víctima, puedan presentar testimonio y eso va a depender de la dinámica, de cómo se vaya desarrollando el juicio”.

Argumentos de la defensa

Por su parte, el Defensor Regional Fernando Acuña comentó que durante esta segunda jornada “empezamos a ver cuáles son las versiones más sostenibles o más creíbles con las pruebas, recordemos que los que declararon hoy día (ayer) señalaron tajantemente que Nabila Rifo fue agredida por patadas y golpes de puño. Y si nosotros recodamos es encontrada con solo una lesión en la cabeza. ¿Dónde están las patadas y golpes de puño que ella señaló?”.

Además, sostiene que hay otras versiones que descartan la presencia de Ortega en el lugar, pero sí reconocen a un “metalero”. Al respecto argumenta que “ella (Nabila Rifo) llama a los familiares y da la verdadera versión de los hechos en que vuelve a señalar al metalero, y los que declararon hoy son simplemente testigos que le hicieron apoyo terapéutico y le tomaron declaración”.

Acuña sostiene que “la declaración que se le toma a Nabila Rifo, que fue contratada con los mismos testigos que ella misma cita y que ella misma le tomó la declaración, son contradictorios”, por lo que seguirán alegando la inocencia de Ortega.

Acerca del principal sustento de la defensa, Acuña acusa contradicciones durante el proceso de investigación. “Aquí se nos dijeron dos cosas: que fue golpeada y pateada y esas lesiones no existen. No están las alteraciones del sitio del suceso y fundamentalmente las vestimentas que señala que mantenían ese día, que no son coincidentes. Pero fundamentalmente, cómo oculta las figuras de las otras personas con las que tuvo relaciones sexuales, pero respecto de los cuales también fueron descartados en relación a los ADN que le fueron hallados. Pero el punto más importante. Acá se abrió una ventana que hoy ya no se puede desconocer: hubo una agresión sexual. Respecto de esa agresión sexual, el Ministerio Público descartó la investigación sobre ese punto, sabiendo y teniendo conocimiento desde el día uno”.

Sobre ese último aspecto, durante las declaraciones conocidas ayer por el Tribunal, se reconoció que Rifo había mantenido relaciones sexuales con otra persona antes del incidente que derivó en su ataque. Según el defensor regional, los resultados de los exámenes de ADN que se le tomaron a Rifo por orden inicial del fiscal fueron ocultados a los peritos que declararon ayer ante el tribunal.

Mauricio Orlando Ortega Ruiz de 41 años, es imputado por los delitos de femicidio frustrado, mutilación, amenazas y violación de morada, cometidos en contra de su ex pareja el 5 de junio de 2015 y el 14 de mayo de 2016 y arriesga 29 años de cárcel.

*Por El Divisadero