Diario y Radio Uchile

Año IX, 16 de octubre de 2017

Escritorio
Derechos HumanosNacional

Tribunal de Parral revisa caso de Luciano Villanueva, joven asesinado por Carabineros

Natalia Figueroa |Jueves 16 de marzo 2017 18:42 hrs.

carabineros

Hasta ahora sólo se ha formalizado a un funcionario. Esto, pese a que desde la familia del joven señalaron que otras dos personas habrían participado en el hecho ocurrido en 2014.

Claves:

Este jueves se desarrolló la audiencia de preparación del juicio oral del caso de Luciano Villanueva, quien falleció por un disparo propinado por un sargento de Carabineros en Parral.

El hecho ocurrió en 2014 cuando los funcionarios policiales ingresaron en su hogar por una denuncia presentada por sus vecinos, reduciendo a Villanueva, quien fue baleado por uno de los efectivos policiales.

El Instituto de Derechos Humanos (INDH) presentó una querella criminal por estos hechos en octubre de 2016. Este es uno de los primeros casos donde se formaliza a un carabinero por delito de homicidio por justicia ordinaria, previo a la modificación del Código de Justicia Militar en noviembre de 2016.

El hermano del joven fallecido, Mauricio Villanueva, explicó cómo se desarrollaron los acontecimientos ese día:“Él se resistió a ser detenido y en un arrebato de carabineros le dispararon a través de la puerta al interior de la casa dándole por la espalda y matándolo de manera inmediata”, comentó.

Además, agregó que ha a pocas semanas que se cumpla el plazo máximo de dos años de investigación, sólo se ha imputado cargos a uno de los carabineros y no a otros dos que también fueron cómplices del hecho. “El fiscal a cargo Oscar Salgado presenta la acusación sólo en contra uno de los carabineros que intervinieron, pese a que a nuestro juicio fueron tres los que ingresaron a la casa y los que deben ser acusados por estos reprochables hechos”, enfatizó.

Desde 1990 a la fecha, casi la totalidad de los casos de violencia policial han sido investigados por la Justicia Militar. Desde el año 2013  algunos casos han quedado en la justicia ordinaria. Sin embargo, casos como Manuel Gutiérrez o Matías Catrileo, también asesinados por funcionarios policiales, fueron vistos en justicia militar y las condenas no sobrepasaron los tres años con libertad vigilada.