Diario y Radio Uchile

Escritorio
Internacional

Moción de censura a Rajoy fracasa pero Podemos saca cuentas alegres

Martín Espinoza |Miércoles 14 de junio 2017 17:58 hrs.

iglesias

La coalición de izquierda española presentó una moción que pretendía destituir al actual mandatario español Mariano Rajoy. A pesar de eso, Pablo Iglesias, quien lideró el proceso, saca cuentas alegres en materia comunicacional tratando de imprimir un poderoso vínculo entre el Jefe de gobierno y la corrpución.

Claves: , , ,

Los constantes casos de corrupción que ha vivido España últimamente fueron el respaldo de Unidos Podemos para presentar una moción de censura al actual Jefe de Gobierno Mariano Rajoy.

Fue el mismo Pablo Iglesias, uno de los líderes de la coalición de centroizquierda, quien el martes de esta semana presentó ante el Congreso un exhaustivo programa de gobierno alternativo para reemplazar el del actual mandatario.

La idea de Iglesias era poner en tela de juicio las prácticas poco probas del Partido Popular (de derecha y actualmente en el poder), conseguir una mayoría en el Parlamento y ejercer la moción de censura en contra de Rajoy.

Así lo hizo saber desde sus primeras intervenciones. Iglesias sostuvo que, a diferencia de otros exmandatarios que quedaron impresos en la historia por distintos motivos, Rajoy sería recordado por los escándalos de corrupción de su partido:

“Usted, señor Rajoy, va a pasar a la historia como el Presidente de la corrupción. Una época que debe formar parte del pasado. Para eso es imprescindible sacarlos a ustedes de las instituciones. Los que todavía mandan quieren convencer a la gente de que no hay nada que hacer. Piden a la gente que se resigne ante la corrupción. Quieren normalizar la indecencia y el cinismo y piensan que España no es mejor que este Parlamento. Hoy, con esta moción de censura, queremos decir que España es mejor que este Congreso y que los españoles son mejores que sus políticos”, dijo el secretario general de Podemos.

Se sabía que conseguir el apoyo de las bancadas parlamentarias era una misión prácticamente imposible, pero de todas maneras protagonizar un episodio de este tipo era un paso comunicacional de suma trascendencia para los objetivos de Unidos Podemos.

Así se desarrolló durante el día de ayer una jornada de 12 horas de debate y exposiciones continuas. Los dimes y diretes, de tono irónico y a ratos soberbio, no cesaron entre Rajoy e Iglesias.

La votación se realizó durante hoy miércoles y tuvo como resultado el rechazo al veto presentado por Iglesias y compañía. Ciudadanos, partido de centro liberal, dejó en claro durante la sesión de ayer que no apoyarían la propuesta presentada por la coalición de izquierda y su líder, Albert Rivera, culpó derechamente a Iglesias de que Rajoy sea actualmente el Presidente.  La mayoría absoluta necesaria era de 176 votos a favor, lejos de los 82 que acaba de conseguir este miércoles la coalición de Iglesias y que tampoco pudo sumar los votos del PSOE, partido de centro izquierda que optó por abstenerse.

Mariano Rajoy se mostró satisfecho por el resultado y lo consideró una señal en contra de las orientaciones radicales que a su juicio representa el conglomerado que trató de destituirlo:

“Yo creo que hay un mensaje claro de que nos mantengamos dedicados a lo que son los intereses de la personas. Ha habido un rechazo, que es importante porque se ha producido en otros países de Europa también, a los radicales, a los extremistas y a las personas con comportamientos bastante poco saludables para la época que estamos viviendo. Por tanto estoy contento y animado para seguir trabajando en una labor que no es fácil, pero que cada vez da mejores resultados”.

Más que un objetivo concreto, la apuesta de Unidos Podemos era posicionar un tema en la agenda pública española y todo indica que esa es meta lograda. Guillermo Holzmann, analista internacional, cree que efectivamente lo de Iglesias va más por un lado comunicacional: “Podemos esta aprovechando las debilidades del PSOE para poder generar una posición propia y esa posicion la logra atacando a Rajoy. Lo que están haciendo es obligando a los otros partidos de izquierda a tener una posición al respecto. Es más estrategia que otra cosa y los resultados son positivos”.

Iglesias ya extiende los primeros puentes para trabajar con el PSOE en pos de la destitución de Rajoy. El líder de Podemos excluyó a Ciudadanos de la hipotética acción y subrayó las intenciones de buscar acuerdos con el socialismo: “Ojalá nos pongamos de acuerdo para sacar al Gobierno más temprano que tarde”, le dijo al PSOE desde la tribuna del Congreso en su discurso de mocrión de censura.