Diario y Radio Uchile

Escritorio

El Día de las Glorias del Ejército no se justifica

Arturo P.Chacón |Cartas al Director |Jueves 13 de julio 2017 8:15 hrs.

Radio-Uchile

Señor Director :

Se trata, como todo el mundo comprende, del 19 de septiembre que se ha agregado como feriado para que las FF. AA. desfilen y las celebren. Pienso, sin embargo, que salvo quizás el hecho  de ofrecer un día de asueto adicional a ciertos chilenos y chilenas esta fecha no tiene razón de ser ni históricamente ni del punto de vista de su significación concreta.

Históricamente hay que recordar que fue solo en 1832 que el Presidente de la época, José Joaquín Prieto, decidió que las Fuerzas Armadas desfilarían en público el día de nuestra independencia nacional, es decir, el 18 de septiembre. Sería necesario precisar a este respecto que el honor que Prieto quiso hacer al Ejército fue una manera de recompensar  más bien al Ejército de los pelucones y de los estanqueros, es decir, portaliano, que había, un par de años antes, vencido a los restos de nuestro Ejército patriota en la Batalla de Lircay.

Posteriormente, en 1915, otro Presidente, Ramòn Barros Luco, que había tenido una participación activa en la guerra civil que empujó al suicidio de Balmaceda, decidió establecer el famoso Día de las Glorias del Ejército fijándolo el 19 de Septiembre. Una vez más la decisión presidencial fue más bien un acto interesado y oportunista con el que se trataba de lavar la imagen de un Ejército que se había gravemente deshonrado algunos años antes en la matanza de Santa María de Iquique.

Por lo tanto muchos chilenos no vemos que haya una verdadera justificación para que se celebren en el día 19 de septiembre las dichas Glorias, tanto más cuanto que durante las dos únicas guerras que Chile ha sostenido en su historia los que llevaron a menudo el peso de los conflictos y pagaron con sus vidas, en particular en 1879-1884, fueron los civiles transformados para la ocasión en militares. Bastará recordar, entre muchísimos otros, a uno de los héroes de La Concepción, Ignacio Carrera Pinto que, a la edad de 31 años, habúa abandonado la vida civil y se había enrolado voluntariamente cuando se declaró la guerra.

Por fin, mucha más significación tendría que recordáramos cada año al Ejército Libertador, donde unos batallones multinacionales se cubrieron de gloria ofreciendo a la Argentina y a nuestra patria sus independencias y luego realizando la liberación del Perú.

Envíanos tu carta al director a: cardenas@u.uchile.cl