Diario y Radio Uchile

Año IX, 18 de diciembre de 2017

Escritorio
NacionalPolítica

Controversias por la creación de la Región del Ñuble

Montserrat Rollano |Sábado 15 de julio 2017 20:33 hrs.

FIRMA-NUBLE-REGION

A partir del próximo año, nuestro país contará con dieciséis regiones a lo largo de su territorio. La creación de la región de Ñuble traerá consigo una nueva división territorial y administrativa, lo que ha sido aplaudido por unos y fuertemente criticado por otros.  Por un lado, se toma en cuenta la creación de una nueva circunscripción senatorial y  las disputas electorales que ello conlleva, y por otro, la idea de división y atomización del poder político, lo que para algunos entorpecería el proceso de descentralización.

Claves: , , , ,

El pasado miércoles, el Congreso Nacional despachó el proyecto que crea la decimosexta región de Ñuble, cuya capital será Chillán y que tendrá tres nuevas provincias: Diguillín, Punilla e Itata, quedando en condiciones de convertirse en Ley de la República.

Esta nueva normativa, que entrará en vigencia un año después de su publicación, traerá consigo la conformación de una nueva circunscripción senatorial, en la que se elegirán dos representantes de la Cámara Alta. Y fue justamente en el Senado donde hubo mayor receptividad a esta iniciativa, la que contó con 26 votos a favor y dos en contra.

Mientras que en la Cámara Baja hubo diversos reparos a esta iniciativa, para algunos diputados el Bio Bío quedaría debilitado electoralmente en comparación a otras regiones que tienen menor población, por lo que incluso anunciaron que acudirán al Tribunal Constitucional.

La normativa que será promulgada durante los próximos días, responde a una histórica demanda de los alcaldes, dirigentes sociales y habitantes de la zona, tal como lo señaló el edil de Trehuaco, Luis Cuevas, quien expresó que la creación de esta nueva región mejorará la calidad de vida de los ciudadanos de las zonas más aisladas de la hasta ahora, provincia de Ñuble. “Creo que es un sueño realizado, buscando sobre todo la justicia social, especialmente para los más pobres de toda la provincia de Ñuble y de cada uno de los rincones más apartados” manifestó.

Sin embargo, la existencia de una nueva región ha despertado varios cuestionamientos por parte de algunos actores que plantean que con medidas de esta naturaleza se tendería a dividir y atomizar el poder. El presidente de Chile Descentralizado, quien ha asesorado al Gobierno sobre esta materia, Henrich von Baer, ha señalado que la creación de la nueva unidad territorial “no es necesariamente un avance efectivo de descentralización”. Asimismo, se mostró partidario de las “macrozonas regionales” y apuntó a que la única forma viable y moderna es crear asociaciones regionales unidas por intereses.

A su vez, el presidente de la comisión de Gobierno Interior y Descentralización de la Cámara, Marcelo Chávez dijo que con esta medida no se hará contrapeso al centralismo, sino que todo lo contrario, ambas regiones (Bio Bío y Ñuble) perderán peso político.

“Aquí lo que va a resultar es que el poder se va a diluir, a dividir, en lugar de tener un poder mucho más fuerte en una región que puede colaborativamente hacerle peso al centralismo, resulta que la gran solución es atomizar, dividir (…) yo creo que es una solución errada, equivocada”

Para el ex presidente de la comisión asesora presidencial sobre descentralización, Esteban Valenzuela, no hay que “sobre dramatizar” sobre este aspecto, ya que “no hay una cascada de nuevas regiones, esa es una percepción falsa”. Si bien el ex diputado se manifestó contrario a la creación de nuevas regiones sin autonomía, ni autoridades electas, explicó por qué a su juicio en este caso sí se justifica.

“Lo importante ahora es que las regiones tengan su proceso de descentralización con elecciones, y puedan tener la debida autonomía para poder pactar fondos especiales para cada provincia, etc, y no seguir creando nuevas regiones, pero Ñuble se justificaba plenamente, porque  Ñuble teniendo el 26% de la población de la región, recibió en torno al 10% de los ingresos durante un cuarto de siglo, entonces es un caso bastante justificado”.

Esteban Valenzuela concluyó  que hay que hacerse una autocrítica de por qué Ñuble se desapegó del Biobío y del gran Concepción y de por qué ambas zonas no se preocuparon de este otro territorio relevante.