Diario y Radio Uchile

Escritorio
Cultura

Aline Kuppenheim y su exploración teatral a través de marionetas

Abril Becerra |Lunes 7 de agosto 2017 19:49 hrs.

tumblr_inline_o1blh285Ly1sd5wup_1280

A diez años de que la compañía Teatro y su doble (ex Teatro Milagros) estrenara su primera obra, un ciclo del Teatro Nacional Chileno trae a escena tres montajes de la agrupación cuyo trabajo se ha dedicado a las marionetas. “Los muñecos son una llave que facilita, contrariamente a lo que uno puede pensar, la empatía. Entonces, las marionetas, finalmente, juegan a favor del enganche del público”, comenta Aline Kuppenheim, directora de la compañía.

Claves: , , ,

Fue en abril de 2007, cuando Teatro y su doble (ex Teatro Milagros), compañía dirigida por Aline Kuppenheim, estrenó su primer montaje. Entonces, la apuesta fue llevar a escena un texto de Nikolai Gogol publicado en 1842 a través del teatro con marionetas.

“Entonces, ni yo ni Paola Giannini, quien era mi socia creativa en esa época, sabíamos algo sobre marionetas y tampoco es que dijéramos, ya vamos a hacer este tipo de teatro, sino que fue un recurso que encontramos para poner en escena ese primer texto que era El capote”, cuenta la actriz respecto de este trabajo que será presentado, nuevamente, en un ciclo del Teatro Nacional Chileno (TNCH).

Durante este periodo también se exhibirán dos trabajos de la compañía: Sobre la cuerda floja y Feos.

unnamed

En conversación con Diario y Radio Universidad de Chile, la actriz comentó cómo ha sido el trabajo durante los últimos diez años en Teatro y su doble.

¿Qué tienen en común las obras que serán presentadas en el ciclo del Teatro Nacional Chileno?

Más allá de la simple manipulación, las obras buscan una nueva forma de expresión teatral a través de la actuación con marionetas. Hay una búsqueda de cómo los muñecos generan emociones en el público. Las marionetas tienen esa capacidad de despertar un mecanismo atávico en el ser humano que tiene que ver con la imaginación y la capacidad de ver vida en algo que no lo tiene, que es una marioneta en este caso, un ser inanimado. Yo sostengo: si yo hago el mismo texto con actores, no tendré el mismo efecto. Además, el trabajo con marionetas es interesante, porque el público, de partida, cuando va a ver una obra de teatro con actores tiene que dejar su incredulidad afuera. En el teatro de marionetas, eso el público lo tiene que hacer doblemente, porque uno tiene que ponerse en un estado, que es el mismo estado que se ponen los niños cuando juegan. Entonces, las marionetas, finalmente, juegan a favor del enganche del público.

¿Cómo fue para ti comenzar a trabajar con marionetas?

Ahora uno encuentra todo en Youtube, pero en esa época no había de dónde sacar la información y tampoco queríamos influenciarnos mucho. Entonces, en El capote lo que hicimos fue buscar nuestra manera de llegar al resultado que queríamos y, por ejemplo, como pretendíamos que la marioneta pareciera casi humana, buscamos un material que se pareciera a la piel. Fue un proceso en el que tuvimos que desaprender todo lo que habíamos estudiado como actrices, porque manipular una marioneta es distinto a actuar.  Pero nuestra motivación fue siempre intentar crear una marioneta que pareciera un actor, es decir, que sufriera, que se riera, que respirara. En ese camino tuvimos que estudiar mucho el tema del movimiento humano y esa búsqueda empezó a obsesionarnos.

¿Cómo ha sido para ti el dirigir todos estos proyectos?

Para mí fue algo que se dio muy gradualmente. En El capote empezamos como muy intuitivamente a dirigir todos juntos, porque era una búsqueda, una investigación. Entonces, cada uno aportaba sus ideas y sus visiones. Después, me fui quedando a cargo con mucho susto, porque es una pega difícil. Nunca me imaginé que iba a terminar dirigiendo. Entonces, por defecto aparece la dirección y me costaría mucho entregársela a otra persona, aunque creo que es algo que se debe hacer.

file_20160113124503

¿Algún otro proyecto que estén trabajando en la compañía?

Siempre hay proyectos, lo que pasa es que es difícil sacarlos adelante por el financiamiento. A nosotros nos toma un largo tiempo conseguir los recursos para poder empezar con otro trabajo. En general, nos demoramos cerca de dos años por cada proyecto. Ahora, cuando exista algo más concreto, lo estaremos informando.

Y como actriz, ¿alguna película en la que estés trabajando, por ejemplo? 

No. Por el momento estoy muy dedicada a Teatro y su doble, sobre todo, en la labor de levantamiento de recursos.