Diario y Radio Uchile

Año IX, 18 de diciembre de 2017

Escritorio
Deportes

Yulimar Rojas, la nueva estrella venezolana del atletismo mundial

Claudio Medrano |Martes 8 de agosto 2017 7:57 hrs.

Cortesía

La atleta venezola destronó a la colombiana Caterine Ibargüen en el salto triple y se confirma como una de las nuevas sensaciones de este deporte a nivel mundial.

Claves: , ,

Cuesta imaginar a Lionel Messi con el pelo verde, pero la superestrella de la sección de atletismo del FC Barcelona lo lleva así por una promesa: Yulimar Rojas brindó este lunes a Venezuela un histórico oro en el triple salto del Mundial de atletismo.

“Mi pelo verde es una promesa y también quería cambiar, no sé, poner algo alocado. Es por una promesita sobre este Mundial que hice”, explicó Rojas en los últimos días en Londres, asegurando que después de este evento cambiaría nuevamente de ‘look’.

Con uno de los aspectos más llamativos del Mundial, Rojas voló una vez más en sus tres zancadas (14,91 metros) para confirmar su estatus de nueva estrella, que empezó a gestar en 2016.

Ese año su nombre irrumpió con fuerza en el mundo del atletismo, con tres momentos cumbre: su título mundial bajo techo en Portland (Estados Unidos), su histórica plata olímpica en Rio de Janeiro y su fichaje a finales del año por el FC Barcelona.

“Será un orgullo defender los colores de este club porque tengo pasión por el Barça desde muy pequeña. Soy aficionada al equipo de fútbol desde siempre, y por eso no me lo pensé dos veces. Quiero que el atletismo del Barça también se conozca en todo el mundo y gane títulos como el fútbol”, avisó ya entonces a modo de premonición, posando con una enorme sonrisa en el césped del Camp Nou, el coliseo azulgrana, en compañía de su entrenador, el mito cubano del salto largo Iván Pedroso.

Como hincha e integrante de la familia azulgrana vivió también de cerca la resolución del ‘culebrón Neymar’, lamentando su marcha del Barça rumbo al París Saint-Germain.

“A Neymar, yo lo admiro mucho. Creo que si tomó la decisión de irse es porque quiere cambiar y mejorar. Que le vaya muy bien en su nuevo club”, dijo con elegancia tras su clasificación a la final en el estadio Olímpico de Londres.

Iván, su amigo de Facebook

Todo cambio para la nueva campeona mundial un día que Facebook le propuso como “amigo” a un tal Iván Pedroso: la joven adolescente dio a aceptar y luego le envió un mensaje.

“Cuando Facebook me lo sugirió de amigo decidí escribirle, le dije que era una atleta de Venezuela, que él era mi ídolo y que quería entrenar con él”, cuenta Rojas sobre cómo logró pasar a ser entrenada por Pedroso, oro olímpico en Sídney-2000 y cuatro veces campeón mundial.

Esa osadía de adolescente en la era de internet no se perdió en el vacío del ciberespacio, sino que llegó a buen puerto: el mismísimo Iván Pedroso le respondió para decirle que llevaba tiempo siguiéndole y que estaba impresionado por sus cualidades.

Así nació una fructífera relación que permitió a Yulimar Rojas pasar a vivir en 2015 a España, a Guadalajara, no lejos de Madrid: los frutos fueron espectaculares y había mejorado ya su marca personal medio metro en tres meses.

El resto de su historia es casi el de un cuento de hadas, pasando en tiempo récord de ser una joven desconocida a una de las grandes figuras de la historia del deporte venezolano.

Era complicado vaticinar una trayectoria así hace 21 años, cuando nació en un hogar humilde en Puerto La Cruz. Su familia estaba muy ligada al deporte: su padre fue boxeador de peso pluma, llegando a representar a Venezuela internacionalmente. También fue boxeador el hombre que considera también su padre, el marido actual de su madre.

Su primera aproximación al deporte fue al voleibol, por su físico espigado y animada por la participación de la selección venezolana femenina en los Juegos Olímpicos de Pekín 2008.

Pero pronto los técnicos del polideportivo la captaron para el atletismo, primero para salto alto y salto largo, antes de pasar al triple salto. Ahí empezó una historia que le ha llevado a la cima del mundo y a lograr un título de campeona del mundo: algo que su ‘compañero’ del Barça Leo Messi, por ejemplo, todavía no ha podido conseguir con la Albiceleste.