Diario y Radio Uchile

Escritorio
Derechos HumanosInternacionalPolítica

ONGs rechazan “código de conducta” para el rescate de migrantes

Diario Uchile |Miércoles 9 de agosto 2017 11:06 hrs.

ONGS

El documento elaborado por el gobierno italiano busca normar el socorro a los miles de africanos que intentan cruzar a las costas del país mediterráneo. Desde los grupos de ayuda aseguran que el documento solo demorará el rescate.

Claves: , , ,

Luego de una reunión con tres de las organizaciones que trabajan en los rescates, dos de ellas, Médicos Sin Fronteras y la alemana Jugend Rettet, rechazaron las condiciones propuestas por el gobierno italiano.

Según informó el presidente de Médicos Sin Fronteras de España, David Noriega, uno de los problemas es que “a partir de ahora los barcos se tengan que coordinar con diferentes centros de rescate marítimo de diferentes países”, situación que retrasaría las opciones de rescate.

Agregando que “un segundo motivo es que podría obligar a las ONG a recibir policía armada dentro de nuestros buques”.

El código de conducta fue aprobado tras una serie de modificaciones por la ONG Save the Children, que precisó que la mayoría de las exigencias del acuerdo formaban ya parte de los criterios con los que trabaja esta entidad en el Mediterráneo.

“Decidimos firmar el código tras una evaluación interna a nivel nacional e internacional”, precisó en un comunicado.

El ministerio del Interior italiano, que coordina las reuniones, precisó en un comunicado que firmó el acuerdo también Migrant Offshore Aid Station (MOAS).

La española Proactiva Open Arms comunicó con una nota al ministerio su voluntad de firmar el código, mientras otras tres organizaciones no participaron en la reunión, recalca la nota.

En el comunicado, las autoridades italianas advierten a las oenegés que rechazaron adherir al código que “quedan por fuera del sistema organizado para el rescate en el mar”, y que les recaerán “todas las consecuencias” de esa decisión, sin precisar cuáles.

El código establece entre algunos puntos la prohibición de entrar en aguas territoriales libias, la obligación de llevar encendido el radar de localización, el compromiso de no comunicarse o enviar señales luminosas para facilitar las partidas de embarcaciones, ni contactar con traficantes.

Igualmente, exige certificar la preparación técnica de los socorristas, poder recibir a miembros de la policía a bordo y cooperar con las autoridades en el lugar de desembarco, además de declarar sus fuentes de financiación.

Por otra parte, Italia ordenó la incautación de una nave empleada por la ONG alemana “Jugend Rettet” por sospechas de favorecer la inmigración clandestina, una medida para frenar la oleada de indocumentados que huyen del hambre y las guerras. El barco fue incautado a pedido de la fiscalía de Trapani (sur).

*Por RFI