Diario y Radio Uchile

Año IX, 21 de noviembre de 2017

Escritorio

Pluralismo

J. L. Ibieta y J.P. Cárdenas |Cartas al Director |Jueves 31 de agosto 2017 10:16 hrs.

Señor Director:

En un pasado no muy lejano, con suerte uno leía sólo un diario al día del cual se estaba suscrito o se era un fiel seguidor. La comparación, por ende,  entre los distintos periódicos no era tan inmediata.  Además, muchos no entendíamos el concepto de la “línea editorial” que cada medio tiene. Pensábamos ingenuamente que los diarios eran “objetivos” a su manera. Ahora, todos sabemos que cada medio enfatiza, prioriza, omite, realza o invisibiliza ciertos aspectos de la realidad  con respecto a otros según su línea editorial. Detrás de ella está la ideología o mirada política de sus propietarios. Mientras más abierta es esa relación pareciera que fuera más sano.

El amplio acceso a la prensa vía internet, nos permite en el presente leer una variada prensa escrita  y aquilatar mejor sus diferencias editoriales.
El medio que Ud. dirige  tiene una mirada desde la “Izquierda que no participó en la transición” (recojo el acertado concepto expresado por el diputado Boric). Sus editoriales, las columnas de opinión, los entrevistados, los reportajes dan cuenta inequívoca de esa perspectiva.

Donde se me crea una disonancia es que este es un medio de prensa que pertenece a la Universidad de Chile, institución al cual todos los chilenos aportamos con nuestros impuestos y tenemos algo  entonces de “propietarios”.

Además, el rector, Dr. Ennio Vivaldi, ha dicho públicamente que la universidad debe ser una escuela de pluralismo para los que en ella conviven, especialmente para los estudiantes. Honestamente, no veo tal pluralismo en este medio informativo. No leo a gente de derecha ni de centro izquierda expresando  sus puntos de vista (los cuales claramente son distintos a la ideología que subyace a la línea editorial). Al haber una exclusión tan evidente, no hay contrastes que dialoguen entre sí como debería ser el espíritu de una universidad pública. El tratamiento que se ha hecho, por ejemplo, de la crisis venezolana ha llevado al extremo dicho sesgo y me ha resultado difícil de tolerar.

Ojalá pudiese haber un debate, en sus propias páginas, acerca de esta crítica.

Juan Luis Ibieta Cruz

Respuesta del Director:

Estimado Juan Luis:

Respeto su opinión, pero creo que usted exagera. Hacemos un verdadero esfuerzo por acoger todas las opiniones y entrevistar a personas de distinto pensamiento. Quienquiera puede mandar sus artículos y columnas. Lo que pasa es que los que piensan como usted tienen medios de comunicación de sobra para acogerlos. Es cosa de ver la televisión, leer los diarios y sintonizar la inmensa mayoría de las otras radios.

La objetividad no existe; nosotros cultivamos la independencia de nuestro quehacer y acogemos de verdad las otras opiniones, pero también exigimos respeto por las nuestras. Mi columna y comentario radial representan MI pensamiento. No pretendo representar a la universidad.

El pluralismo de nuestra Casa de Estudios se funda en la diversidad, y nuestros medios de comunicación son parte de esta suma de distintas identidades. De hecho, en nuestra parrilla radial tenemos más de 50 programas de muy distinta naturaleza; en los más disímiles temas, conductores y orientaciones.

Ahora, es cierto: tenemos un compromiso con la justicia social y estamos contra el colonialismo, entre otros valores. Asumo, por lo mismo, que existan personas que promueven la explotación laboral y la discriminación tan presentes en nuestra institucionalidad y estructura económica y social. En la misma universidad hay tendencias que se expresan en distintos sentidos.

Lo invito a escribir en nuestro Diario cuando quiera y como quiera. Si le parece, podemos invitarlo también a la Radio. Sugiérame los temas sobre los cuales quisiera expresarse o debatir.

Atentamente,
Juan Pablo Cárdenas

—-

Nueva carta del Lector y auditor

Estimado Juan Pablo:

Gracias por su respuesta e invitación. Sin embargo, creo que allá en Santiago (yo soy de Concepción) hay gente mucho más interesante y preparada para estar en la radio. Y si yo fuera, de seguro le bajaría la sintonía…
En los años 80, cuando era dirigente estudiantil de la FEC y reflexionábamos acerca de cómo movilizarnos contra la dictadura, comprendí la importancia vital de los medios para llegar a los fines.  En los primeros, decía Gandhi, va el germen de lo que se construye. Por eso me resultaba tan chocante como la dictadura “construía” la sociedad: censurando, descalificando, asesinando y un largo etcétera que Ud. conoce bien.

Luego como psiquiatra –esta es mi profesión– me tocó abordar la violencia intrafamiliar y laboral. Ahí comprendí algo que ya intuía desde los años de movilización: TODOS podemos comportarnos violentamente. Quizás la raíz principal de la violencia sea nuestro narcisismo que se apodera de nuestra razón y nos hace creer que somos especiales y con más acceso a la ‘Verdad” que el Otro. En ese momento, desligitimamos al Otro y empezamos a justificar nuestros actos para “corregirlo”. Porque La (Mi) Verdad lo amerita. Eso es lo que hacen institucionalmente las dictaduras de todo signo y así empiezan a desvalorizar los medios por los cuales se construye la convivencia democrática. Siempre es incómodo para un dictador –el que llega al poder de una nación y aquel que habita en nosotros– que haya discrepancias.

Es por eso que me choca la evidente falta de pluralismo del medio  informativo que Ud. dirige. No me molestan sus editoriales ni las columnas, sino la ausencia del contraste, de la réplica reflexiva, de la dialéctica.
Ud. dice que para eso están los otros medios y que la diversidad es un valor de la Universidad. Tengo reparos a esos argumentos.

Si Ud excluye a una o más corrientes de opinión está dando un mensaje: aquellos que piensan de esa forma no tienen valor para estar en este espacio. Pudiese ser legítimo aquello en un periódico privado o que represente inequívocamente a un partido o sector político; pero en la cara periodística visible de una universidad pública, resulta incomprensible.

Con respecto a la diversidad, no la entiendo si no se convive con y en  ella. La diversidad en la naturaleza es ecológica y todos los seres diversos se relacionan, interactúan. No se puede separar una especie sin alterar el equilibrio global. Al tener una parrilla tan monocromática de columnistas políticos, la radio da más bien da impresión de una “trinchera ideológica” más que una alternativa a los medios tradicionales. Lo cual nuevamente me choca con lo que uno asocia con los valores inclusivos de una universidad pública. Creo que hay otras formas de ser distinto sin excluir.

Finalmente, si Ud. quiere ser fiel a su palabra en el sentido que se me abren las puertas al debate, le reiteraría que publicase mi carta original en la sección Cartas al Director.
Le saluda atentamente

Juan Luis Ibieta Cruz

—-

Nueva respuesta del Director:

Estimado Juan Luis:

Le insisto, Juan Luis. Lo invito a revisar  nuestro Diario y en nuestra programación la diversidad de temas y orientaciones que presentamos. El que usted viva en el sur del país o fuera de Chile no debiera ser impedimento para que nos escriba y exponga sus puntos de vista. Se lo agradecereríamos muy sinceramente.

Juan Pablo Cárdenas Squella.

 

Envíanos tu carta al director a: cardenas@u.uchile.cl