Diario y Radio Uchile

Año IX, 22 de noviembre de 2017

Escritorio
Educación

En medio de criticas diputados aprueban idea de legislar Ley de Universidades Estatales

Gonzalo Castillo y Karina Palma |Martes 5 de septiembre 2017 16:42 hrs.

3481438_n_vir3

Pese a las movilizaciones y el rechazo de la comunidad universitaria los diputados de la comisión de Educación de la Cámara dieron luz verde a la idea de legislar del cuestionado proyecto. Con los votos favorables de diputados oficialistas y de oposición, la propuesta gubernamental atravesó su primer obstáculo en el Parlamento.

Claves: , , , ,

Con diez votos a favor, uno en contra y una abstención, la Comisión de Educación de la Cámara aprobó la idea de legislar el proyecto de Ley de Universidades Estatales, luego de las indicaciones ingresadas por el Ejecutivo a la iniciativa.

La ministra de Educación, Adriana Delpiano, dio cuenta de algunas de las modificaciones que ingresaron a esta reforma, entre ellas, que el Consejo Superior Universitario tendrá mayoría de integrantes de la propia universidad. Esto luego de las manifestaciones de parte las comunidades universitarias, así como del Consorcio de Universidades del Estado de Chile (CUECh).

En este sentido, la secretaria de Estado aseguró que el Consejo Universitario tendrá ahora carácter resolutivo en diversas materias y no solamente consultivo como estaba estipulado originalmente en el proyecto.

“Se establecerá que el Consejo Universitario es el órgano representativo de la comunidad universitaria, encargado de ejercer funciones consultivas y resolutivas, ese es un elemento nuevo, acuérdense que tenía básicamente consultiva, en las materias relativas al quehacer académico e institucional de la universidad. En el marco de estas competencias, el Consejo Universitario deberá ejercer, entre otras, las siguientes atribuciones: elaborar y aprobar las propuestas de modificación de los estatutos de la universidad que deban ser presentados con pronunciamiento del Consejo Superior al Presidente de la República para sus respectivas aprobación y sanción legal”.

Desde la oposición, el diputado de la UDI Jaime Bellolio señaló que si bien en un principio iba a votar en contra de esta iniciativa, a su juicio el riesgo de que las universidades estatales pudieran ser cooptadas por determinados grupos políticos hace necesario regularlas y asegurar la representación de la diversidad del país en ellas.

“Hace un par de semanas tenía media tomada la decisión de que iba a votar en contra, pero en los últimos días he visto los argumentos y lo que han demandado la Confech y otros, y me convencieron de votar a favor porque yo no estoy dispuesto a que las universidades estatales ni de los ultras, ni del Frente Amplio, ni de la Nueva Mayoría ni de Chile Vamos, sino que sean de cada uno de los chilenos. Y creo que necesitamos un marco legal para las universidades estatales que asegure que va a haber diversidad y pluralismo no sólo en la letra, sino que en la práctica que asegure que hay un corresponsabilidad con respecto al Estado de cómo van a avanzar esas universidades en calidad, que asegure que van a haber responsables, en la medida de que no se cumplan esos estándares de calidad”.

El diputado de Revolución Democrática, Giorgio Jackson, respondió al diputado Bellolio y señaló que quienes realmente se tomaron las universidades  y persiguieron, torturaron y desaparecieron a quienes pensaban distinto de ellos, son los mismos que enarbolan las banderas ideológicas del parlamentario gremialista.

Respecto del proyecto de ley, Jackson fue el único voto en contra de legislar porque, desde su perspectiva, la iniciativa, entre otros elementos, resta autonomía a las universidades.

“La autonomía se ve, desde mi punto de vista, resquebrajada porque yo creo que el gobierno de turno no tiene que tener injerencia, no debe pensar que las universidades son de propiedad de ellos, sino que las universidades deben ser autónomamente gobernadas por sus instituciones, y yo ahí al menos no creo que debiera haber ni siquiera un miembro del Gobierno, si es que está no debería tener voto, sino como un observador para llevar información, por supuesto al Ejecutivo, y poder establecer caminos de comunicación”.

Quien se abstuvo de votar en esta sesión fue la diputada de la UDI María José Hoffmann, además la mayoría de los parlamentarios criticó el financiamiento que integra el proyecto para fortalecer a las universidades estatales (150 mil millones de pesos en un plazo de diez años), el que consideran insuficiente.

Comunidad educativa marcha contra el proyecto: “Es insatisfactorio”    

La jornada estuvo marcada por una movilización que comenzó en la Facultad de Derecho de la Universidad de Chile, donde se reunieron estudiantes, funcionarios, académicos y algunos decanos de la institución, para dirigirse a Plaza Italia y marchar junto a otros planteles estatales en contra del proyecto de universidades del Estado, cuya idea de legislar se aprobó este martes.

La marcha comenzó pasada las 11 de la mañana y se desarrolló de forma pacífica por la calzada sur de la Alameda hasta Echaurren. Solo al finalizar la manifestación se generaron algunos incidentes con Carabineros entre Los Héroes y República.

Cuando la marcha iba pasando por la casa central de la Universidad de Chile se sumó por algunas cuadras Ennio Vivaldi, rector de la institución, quien manifestó que la unidad del conjunto de las universidades estatales es fundamental para generar una nueva instancia de educación pública para el país. “En Chile a los jóvenes se les obliga a ingresar a un sistema privado que no les garantiza calidad y por el cual se terminan endeudando.

“Lo que está claro es que el proyecto original que presentó el Gobierno es totalmente insatisfactorio y tergiversa el sentido de las universidades estatales en su articulado. Eso es lo que hay que cambiar”, agregó.

Daniel Andrade, presidente de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile (Fech), enfatizó en que la iniciativa no se hace cargo del fortalecimiento de las universidades públicas. En ese sentido, explicó que los 150 mil millones que se entregarán por diez años a dichas instituciones solo representan el uno por ciento del presupuesto de los planteles.

Betsy Saavedra, presidenta de la Federación Nacional de Profesionales y Técnicos de las Universidades del Estado (Fenaptuech), también criticó el proyecto. “Su contenido no nos satisface porque no garantías de democratización universitaria y vulnera las condiciones laborales de los funcionarios. En la última reunión con el Ministerio de Educación solo se plantearon propuestas de modificación, pero nada preciso”.

Mientras que Enrique Acosta, representante de los académicos por hora de Universidad de Santiago, comentó que la iniciativa del Ejecutivo estimula la intervención de los gobiernos de turno dentro de las universidades, lo que afecta su autonomía.

“La soberanía debe estar en las comunidades universitarias, por eso el proyecto que ingresó el Gobierno, donde no se modifica la elección de las autoridades, se restringe la participación de los organismos colegiados y se permiten agenten externos, no es satisfactoria. La iniciativa mantiene una figura de intervención que ay fue instalada en dictadura en los años ochenta”, sostuvo. 

Los tres aspectos que más han criticado las comunidades sobre el proyecto de universidades estatales, refieren a la pérdida de autonomía, las modificaciones del gobierno universitario, el bajo financiamiento y las relaciones contractuales de los funcionarios.

Sobre esto último, el Ministerio de Educación (Mineduc) ya indicó que mantendrá a los trabajadores bajo el Estatuto Administrativo, como solicitaron. Por otro lado, se comprometió a que de los nueve miembros del Consejo Superior, cinco sean representantes de la universidad, uno de la región, vinculado al plantel, y tres nombrados por el Presidente de la República.

Respecto del Consejo Universitario, que representa a los tres estamentos de las universidades, sus funciones serán consultivas y resolutivas en materias del quehacer académico e institucional.

Por su parte, los planteles que crearon sus estatutos en democracia, como la Universidad de Chile, podrán mantenerlos siempre y cuando propongan al Presidente de la República un mecanismo que asegure la participación del Estado en la planificación y el presupuesto de la institución.

Si bien desde el Frente de Defensa de las Universidades Estatales y la Confederación de Estudiantes de Chile (Confech) valoraron las intenciones del Mineduc para introducir cambios mientras se tramite la ley, enfatizaron en que hasta el momento solo existe un protocolo de acuerdo que no garantiza las modificaciones exigidas.