Diario y Radio Uchile

Escritorio
Internacional

Lorena Oyarzún, analista internacional: La jornada de referéndum marcará un antes y un después

Patricio López |Lunes 2 de octubre 2017 12:51 hrs.

cataluña

Tras la violenta jornada vivida ayer en la región de Cataluña hoy el gobierno central español pretende comenzar a zanjar el futuro del conflicto. Buscando respaldo en los otros partidos y con al idea de restarle autonomía, Rajoy agudiza sus diferencias con el gobierno regional. Para la académica lo del domingo marcará un antes y un después.

Claves: , ,

Cataluña vivió ayer una jornada violenta. La región debía asistir a las urnas para manifestar su posición respecto de una eventual independencia, sin embargo el gobierno central español hizo lo imposible por impedirlo.

Con la policía nacional y la guardia civil bloqueando los centros de votación y un sabotaje sistematizado desde el gobierno de Rajoy este domingo no fue posible llevar a cabo las elecciones con naturalidad. La fuerte represión terminó con casi mil ciudadanos heridos y, como si fuera poco, las relaciones entre la región autónoma de Cataluña y el gobierno central sufrieron fisuras que difícilmente se arreglarán con diálogo.

En Radio y Diario Universidad de Chile conversamos con Lorena Oyarzún, analista internacional del Instituto de asuntos Públicos de la Universidad de Chile. La académica cree que el independentismo salió fortalecido por la respuesta que dio Rajoy este domingo y da cuenta de los pasos que seguirá el proceso separatista de acá en adelante.

¿Qué se puede decir, en términos de lectura política y de convocatoria electoral, sobre lo que ocurrió ayer en Cataluña?

Claramente es un punto de inflexión, porque si bien anteriormente el argumento se centraba en la legalidad o ilegalidad de esta consulta realizada por el gobierno de Cataluña, hoy hemos visto la reacción que han tenido los medios internacionales. Se han centrado fundamentalmente en el quiebre político y en el antes y después que va a suceder en la población catalana. Sobre todo dando cuenta de esta actuación que hubo de la policía nacional, donde se vieron imágenes que impactaron no solamente dentro de España, sino que también dentro de Europa y el mundo. El gobierno y la ciudadanía catalana están buscando apoyo respecto a la actuación que hubo ayer en este intento de frenar esta convocatoria. Uno puede discutir la legalidad o no, pero dentro de Europa ya se han visto algunas acciones que podrían tener un mayor apoyo hacia el referéndum.

Se supone que Rajoy no quiere la independencia de Cataluña, y que actúa políticamente para conseguir este objetivo, pero da la impresión de que los pasos que ha ido dando en los últimos meses y días van en la dirección contraria. ¿Cómo interpretar los pasos que ha dado Rajoy?

Hay muchas críticas a la inacción del gobierno español. Hay críticas por ambos lados, tanto del gobierno catalán como del español, pero hay que entender algo: el apoyo que podría tener la independencia de Cataluña se ha ido fortaleciendo en los últimos años. Los gobiernos que han existido en España, a partir del año 2010 tienen un punto de inflexión que hay que tener en cuenta. Esto porque en el marco de la crisis económica y política que ha sufrido España, uno de los países más golpeados con cifras de desempleo gigantes, esto tuvo consecuencias en los recortes que se produjeron en el Estado de Bienestar español y particularmente uno de los más afectados fue Cataluña. Hay que entender el contexto político y económico en que se da este auge de mayor independentismo. Paralelamente se producen muchos hechos de corrupción en el gobierno central español y en el gobierno de Cataluña. Así empieza a haber mayor espacio para la búsqueda de cómo podría un Estado catalán independiente ser o tener mayor capacidad de gestionar en forma transparente, democrática y participativa, fuera de un Estado español. 

¿Sería una hipótesis verosímil que si esa voluntad de diálogo se hubiera manifestado en su debido momento, las cosas podrían no haber llegado hasta este punto?

Yo creo que sí. Se llevó a cabo un referéndum muy cuestionado por las papeletas, los centros de votación, etc… Pero eso ya no es importante. No es importante cuánta gente fue a votar. Dejó de ser importante la legalidad del referéndum, o su respaldo de 90%, lo importante es que ya se generó una fractura y más aún ayer, con la actuación policial, estamos con un momento realmente complejo para el gobierno central. El gobierno de Rajoy ya citó a todos los partidos constitucionales para buscar un apoyo político. Se está barajando la posibilidad de invocar un artículo de la Constitución española que significaría terminar con las libertades autonómicas en Cataluña. En este escenario, esa discusión claramente va a llevar a un choque aún mayor.

Se ha dicho que este escenario ha sido azuzado por una élite catalana en función de sus propios intereses económicos disfrazado de este legítimo sentimiento nacional independentista…

Yo creo que es muy complejo el tema de los nacionalismos. Tienen caras xenófobas y separatistas. Es importante tener una mirada amplia e incorporar los elementos económicos. Hay que tener en cuenta que el punto de inflexión de 2010 y el rechazo del TC es clave porque la población catalana y las encuestas de opinión no superaban en más del 20% el respaldo a la independencia. Siempre ha sido este sentimiento de sentirse catalán, pero a partir del 2010 en adelante todas las encuestas demuestra que el sentimiento pro independencia aumenta.

Hoy tenemos un gobierno catalán que está conformado por distintos actores e incluso son actores de distintos partidos, que tienen ideologías diferentes pero que se han unido en torno a la idea de llevar a cabo un proceso de independencia. Hoy en día es mucho mayor el apoyo a raíz de este rechazo que se ha dado desde el gobierno central para generar un diálogo que aborde la posibilidad de mayor autonomía. El momento en que se da este debate también es complejo para el gobierno de Rajoy, donde el Partido Popular está siendo investigado por irregularidades en el financiamiento de la política. En Cataluña también ha habido varios escándalos de corrupción.

¿Hasta dónde querría llegar el liderazgo de Carles Pugdemont, hacia la independencia o una estación intermedia que permita un escenario negociador para Cataluña?

Es complejo hablar de negociación. Para quienes lo cuestionan, él no es un referente legítimo para negociar. Hoy en día este escenario se ve bastante complejo para negociar con un actor que no está legitimado. Pugidemont ha sido fuertemente criticado por los diferentes partidos, que lo han responsabilizado por llevar al límite la situación. Internamente él ha ganado, sobre todo en el contexto de ayer, con estas imágenes que fueron impactantes. Van a ser importantes las reuniones que se generen con los otros partidos. Hoy estos partidos nacionales, si bien están por la unidad y por la defensa de la soberanía y por el rechazo a la utilización que se hizo de esta consulta, van a haber matices importantes respecto de lo que viene. Si se intenta aplicar este artículo significaría disminuir las garantías de la autonomía catalana. Eso generaría, por supuesto, mucho rechazo. Hoy en día van a haber matices importantes que serán difíciles de destrabar. El discurso del gobierno ha sido no negociar.