Diario y Radio Uchile

Escritorio
Internacional

Las dudas que deja la declaración de independencia de Cataluña

Montserrat Rollano |Martes 10 de octubre 2017 19:04 hrs.

maxresdefault

El presidente de la Generalitat declaró la independencia pero pidió suspenderla para abrir un diálogo con las autoridades españolas. La medida ha sido rechazada por el gobierno de Mariano Rajoy, quien en las próximas horas anunciará los pasos a seguir, que apuntarían no reconocer la declaración y aplicar el artículo 155 de la Constitución generando un escenario de fuerte tensión interna.

Claves: , , , ,

A diez días del plebiscito que dio un categórico respaldo a la independencia de Cataluña, este martes, el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont realizó su esperada comparecencia ante el Parlament en donde finalmente optó por una salida intermedia: declarar la independencia pero suspenderla por algunas semanas con el objeto de abrir un diálogo con las autoridades españolas.

En un discurso que se extendió por cerca de 40 minutos, y que comenzó una hora después de lo previsto, la autoridad catalana recordó la violencia policial de la jornada del 1 de octubre, y aludió a la falta de diálogo de parte del gobierno español.

“Siempre hemos intentado abrir el dialogo para abrir un referéndum como el de Escocia (…) donde las dos partes pudieran hacer campaña y someterse a los resultados (…) ¿por qué eso no se pudo hacer en España?, la respuesta siempre ha sido una negativa apoyada en las fuerzas de la ley”, dijo recordando a todos los políticos catalanes que han dejado su trabajo público, condenados por el Estado español por intentar procesos independentistas.

Posteriormente enfatizó que “no tenemos nada contra España y los españoles. Al contrario, nos queremos re entender mejor y ese es el deseo mayoritario que existe en Cataluña, porque hoy, después de muchos años la relación no funciona y nada se ha hecho para revertir una situación que se ha convertido en insostenible y un pueblo no puede ser obligado contra su voluntad a aceptar un status quo que no votó y que no quiere. Efectivamente la Constitución es un marco democrático, pero es igualmente cierto que hay democracia más allá de la Constitución” señaló.

Finalmente, y luego de solicitar al Parlament que suspenda la declaración, Puigdemont reiteró su llamado a las autoridades españolas: “Hay un ruego al diálogo que recorre toda Europa, que ya se siente interpelada”.

Pero estos llamados no fueron suficientes para bajar la tensión entre ambas partes. Luego de la declaración de Puidgemont, el presidente español, Mariano Rajoy se reunió con el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez y el líder de Ciudadanos, Albert Rivera para analizar los pasos a seguir.

Recordemos que el líder socialista ha señalado que apoyará la respuesta constitucional que dé el Estado en el caso de que hubiera declaración unilateral de independencia, mientras que Rivera había pedido que Rajoy convoque unas elecciones en Catalunya, lo que implica la previa aplicación del artículo 155 de la Constitución.

Y es justamente esta fórmula la que estaría analizando el gobernante español, quien anunciará su decisión, luego de encabezar un consejo extraordinario de ministros, el que se llevará a cabo este miércoles a las 9 de la mañana, hora de España.

La medida de carácter excepcional, implica el control político de las comunidades autónomas por parte del Estado. De esta forma, se le da al Gobierno un amplio margen de maniobra que va desde controlar las finanzas de la Generalitat, a la destitución de cargos o la disolución del Parlament.

En esa línea el ministro de Justicia, Rafael Catalá, adelantó este martes que el Gobierno no puede dar por válida “una ley suspendida por el Tribunal Constitucional ni un referéndum, ni una declaración de independencia”.

Las críticas al “camino esloveno”

La declaración de independencia con suspensión a la espera de un diálogo con el Gobierno, no es un hecho inédito. El 23 de diciembre de 1990, los eslovenos celebraron un referéndum que contaba con la oposición de la comunidad internacional y no era reconocido por Belgrado.

La consulta unilateral arrojó un triunfo de la opción independentista, la que fue suspendida para negociar un referéndum con el gobierno. Luego de seis meses, los reconocimientos y la presión internacional, jugaron a favor de la independencia eslovena.

Si bien esta alternativa fue celebrada desde algunos sectores, -entre ellos el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, quien llamó a Rajoy a sostener un diálogo con el gobierno catalán-, desde la Candidatura de Unidad Popular (CUP) rechazaron suspender la independencia calificando incluso de “traición” la decisión de Puigdemont

Para la diputada de la CUP, Anna Gabriel, “se ha perdido una ocasión” para proclamar el nacimiento de una República Catalana que ponía fin al “régimen del 78” en Cataluña.

En tanto, el portavoz de la organización, Quim Arrufat anunció que suspenderá la actividad parlamentaria y abandonará el Parlament.

El escenario más probable va a ser de mucha tensión

Para el analista internacional, Guillermo Holzmann, “la vía Eslovenia no aparece como una posibilidad concreta”. A su juicio, a partir de las declaraciones de Rajoy y la decisión de varios gobernantes europeos, “esto no va a pasar más allá”.

Según el experto, lo que viene de ahora en adelante, será un escenario de mucha tensión entre ambas partes, “porque se va a trasladar al gobierno central y de ahí en adelante no va a haber aceptaciones respecto de lo que está proponiendo Puigdemont”.

Holzmann advirtió que este proceso podría extenderse por varios meses, incluso por un año “en la medida de que logren avanzar en términos de  una Constitución”.

Más optimista se manifestó Òscar Casasempere, presidente del Centro Catalán en nuestro país, quien señaló que lo anunciado por Puigdemont  “no es más que una apertura al diálogo. Todo diálogo es mejor que una golpiza. No me atrevo a aventurar, no sé cuál será la reacción del gobierno español en qué podría declarar”.

Asimismo, el representante catalán se manifestó confiado respecto a una intervención de la comunidad internacional: “En un principio la comunidad europea le daba el apoyo a España, por ser miembro, pero después de lo acontecido el 1 de octubre hubo reacciones de muchos eurodiputados llamando al diálogo. Yo creo que siguen apoyando a España, pero están abiertos a un diálogo”.