Diario y Radio U Chile

Año XI, 16 de febrero de 2019

Escritorio

Líder del Movimiento Autonomista: “La discusión de segunda vuelta lo diluye todo”

Constanza Schonhaut reflexiona a partir de la circular que se publicó desde el comando de la candidata respecto de los lineamientos comunicacionales a seguir a un mes de la elección, que establece una estrategia para apuntar al balotaje.

Nicolás Massai D.

  Martes 17 de octubre 2017 19:31 hrs. 
Aton_257593

Por más que algunos medios de comunicación afirmen que la candidatura de Beatriz Sánchez se encuentra estancada, la conquista de páginas de diarios y minutos en televisión ha resultado efectiva para visibilizar esta opción presidencial del Frente Amplio (FA) y, por consiguiente, los temas de su agenda propia. Fue, por ejemplo, lo que ocurrió cuando la periodista cuestionó la participación de Sergio Melnick, ex ministro de Pinochet, en un espacio de Canal 13.

Para seguir este rumbo de crecimiento las estrategias comunicacionales comenzaron a ser más ambiciosas, apuntando hacia el balotaje presidencial, temática que se intersecta con el otro panorama que puede enfrentar este conjunto de nuevos partidos políticos: un eventual apoyo a Alejandro Guillier si es que éste supera a Sánchez, opción de la que tomaron distancia en el Frente Amplio a través de una circular filtrada por El Mercurio este martes, en la que se buscaba socializar lineamientos comunicacionales para decir, entre otras cosas, que “sí es posible derrotar a los mismos de siempre”.

Este horizonte de segunda vuelta y el eventual apoyo a Guillier pueden producir críticas hasta en la misma interna del conglomerado. Esa es la premisa para empezar la conversación con Constanza Schonhäut, parte del comando de Beatriz Sánchez y dirigente del Movimiento Autonomista.

 – ¿Este documento que se filtró se construye desde las bases o desde el comando de Beatriz Sánchez? Se lo planteo porque da lineamientos de lo que hay que hacer y decir.

– El documento no es secreto, de hecho, iba a salir hoy día. Viene a sintetizar la discusión política y la estrategia que hemos diseñado como Frente Amplio desde nuestros diversos espacios. Cuando nosotros decidimos levantar una candidatura presidencial, y en particular a la Bea Sánchez –que lo hicimos mediante un plebiscito que tuvo una aprobación sobre el 90% de nuestra organización–, lo que estábamos buscando era una alternativa política a las fuerzas tradicionales que han venido gobernando en los últimos 30 años. Y lo que a veces nos ha pasado es que en esta lógica desesperada de la Nueva Mayoría por construir un relato de “todos contra la derecha”, que nos debilita a nosotros, y que intenta posicionar mejor a Guillier en segunda vuelta, se nos ha difuminado un poco eso. Este documento recupera la política inicial que fuimos construyendo no solamente este año, sino que en los últimos ciclos de movilización. En ese sentido, frente a 30 días que nos quedan para la primera vuelta, definimos con claridad y fineza dónde tenemos que destinar nuestras energías, que en este caso es a pasar a segunda vuelta.

 – Tengo entendido que Sebastián Depolo (RD) es uno de los más entusiasmados con pasar a esa etapa.

O sea, yo no entiendo por qué enfrentaríamos una campaña presidencial, con el desgaste humano y económico que significa, si no quisiéramos ganar. Hoy día nuestra candidatura tiene que perfilarse para ser gobierno, porque los pueblos de nuestro territorio no aguantan más un modelo que solo segrega, excluye, y que beneficia a unos pocos, donde la política está secuestrada por grupos minoritarios que ya hemos visto cómo han respondido más a las grandes empresas que a la mayoría de la sociedad. El entusiasmo de pasar a segunda vuelta es por darle una alternativa a Chile, a ese camino que viene transitando luego de la dictadura.

 – ¿Este espíritu electoral y una circular así no hace perder de foco el debate de fondo de la política?

¿Cuál sería el tema de fondo de la política?

– El debate, la conversación, el consenso; este espíritu electoral me da la impresión de que diluye eso.

Esta discusión la hemos dado harto en particular en el Movimiento Autonomista. Efectivamente, cuando uno ve las elecciones con un fin en sí mismo, pierde sentido todo lo que hay de fondo. Uno termina peleando el poder por el poder, y está más empecinado en no perder que en ganar algo. Yo creo que es cierto que en el Frente Amplio tiene que mantenernos la alerta de no caer en la disputa electoral por la disputa electoral. Siempre hemos visto esto como 100 metros planos dentro de una maratón que después tiene piscinas, bicicletas y montón más que correr. El debate de fondo es sobre qué le estamos ofreciendo a Chile; con Beatriz Sánchez y con nuestras candidaturas parlamentarias, que a veces no salen mucho en los medios de comunicación, pero que sí están en los puerta a puerta, en las plazas, afuera del metro, en las distintas regiones del país. Estamos dando esa discusión política, que en el fondo tiene que ver con quiénes se están llevando la riqueza en Chile, o por qué hoy en día tenemos estándares tan altos de muertes en las listas de espera de salud. Comparto lo que dices. Es necesario relevar ese debate de fondo. Por eso no me gusta que nos apuren con la discusión de segunda vuelta, porque lo termina diluyendo todo.

– ¿Lo que me está diciendo es un desacuerdo tácito con la comunicación que circuló?

Es que no son discusiones aparte. La política se hace en el momento en que uno está, y hoy día estamos frente a un escenario electoral. Nosotros no estamos para hacer una apuesta testimonial. Nosotros estamos aquí para disputar el sentido común, el relato, pero para que ese relato gane. Eso también significa en el “cómo” nos movemos, no solo en el “qué”; es decir, el proyecto político que le estamos ofreciendo a Chile. El “qué” y el “cómo” hoy en día son complementarios. Este documento si bien plantea en términos estratégicos de mejor manera el “cómo”, también lo plantea con claridad respecto a “qué” es lo que estamos buscando, que es poner término a 30 años de un modelo neoliberal como el que tenemos en el país. Esto se hace con una apuesta que tenga posibilidades reales de ganar.

– Se lo preguntaba porque también tengo entendido que hay fracciones del Frente Amplio que creen en un camino más largo a la presidencia. ¿Existen estas fracciones?

Yo creo que no son posiciones contradictorias.

– ¿Pero existen?

Fracciones yo creo que no existen. Yo no tengo diferencias con que esto es un camino a largo plazo. Pensar que llegar al Gobierno en esta pasada es el objetivo final yo creo que es una equivocación. El camino de transformación de Chile es a largo plazo, y es un proceso de acumulación política y social que nos va a tomar tiempo. Hoy en día tenemos un 60% de gente que podría votar y que no vota. Eso no ocurre solo porque a la gente no le den ganas de votar, sino que porque no hay posibilidad de un proyecto distinto, donde efectivamente estamos viendo que nuestra votación o participación en un espacio determinado puede cambiar el rumbo determinado de las cosas. En cualquiera de los casos, perdamos en primera, pasemos a segunda y ahí ganemos o perdamos, tenemos que entender que este camino lo vamos a transitar de aquí a los próximos 30 años. Torcerle el brazo a 30 años de un modelo que se ha ido consolidando en las raíces más profundas de nuestra sociedad es algo que nos va a costar.

 Apoyo a Guillier

 – ¿Está de acuerdo con aplicar la libertad de acción en el Frente Amplio si Alejandro Guillier pasa a segunda vuelta?

Ese tipo de discusión a estas alturas es un poco estéril. No solo por la idea en la que estamos trabajando para pasar a segunda vuelta, y creo que tenemos buena chance y mejor aún para ganarle a Piñera. La política no se puede hacer determinando en un momento y cerrar las  puertas. Aquí pueden pasar muchas cosas. Depende de cuál sea el resultado de todas las candidaturas presidenciales en primera vuelta. Es distinto tener diez o veinte puntos de diferencia entre cada  uno a que estemos a dos o tres puntos. Eso también va determinando la capacidad de marcar una pauta política en el escenario. El único llamado que tenemos que hacer es a trabajar en unidad para que Bea Sánchez pase a segunda vuelta. Lo que terminemos haciendo después va a depender del debate público, de la discusión. El principal problema es que Alejandro Guillier no ha sido capaz de presentar un proyecto político a Chile. Es imposible así tomar una determinación.

– ¿Le gusta la idea de hacer un plebiscito interno para apoyarlo?

Cualquier decisión que tomemos como Frente Amplio será lo más democráticamente posible, y va a ser en base a una discusión política y programática que vamos a dar desde adentro para proyectar hacia afuera. Lo relevante es cuál es la decisión que ayuda a seguir construyendo esta alternativa política, que se proyecta para transformar Chile, si no es en esta pasada, en la próxima. Hoy en día todas las posiciones están abiertas. Si tú me dices que Guillier está a punto de pasar a segunda vuelta, yo te puedo decir lo mismo con Beatriz Sánchez. Si uno toma todas las encuestas desde hace dos meses, y se hace un promedio, éste dice que estamos a tres puntos de Alejandro Guillier. Estos tres puntos son los mismos que determinan el margen de error de toda encuesta.

–  ¿Cómo se va a repartir el dinero que gane la candidatura de Beatriz Sánchez, por concepto de votos, entre los partidos del Frente Amplio?

Esa discusión no la hemos dado. Estamos muy lejos de eso.