Diario y Radio Uchile

Año IX, 18 de noviembre de 2017

Escritorio

Las Monedas de Navarro y Los Millones de Piñera

Jorge Molina y Patricio Mery |Cartas al Director |Martes 24 de octubre 2017 7:45 hrs.

Señor Director:

“Soy expresidente y siempre voy a estar comprometido con Chile (…) si quisiera dedicar mi vida a proteger los intereses patrimoniales personales o de mi familia, jamás habría sido candidato ni presidente de Chile” (Sebastián Piñera).

Para algunos fue un gesto grotesco o de mala educación. El comando de Sebastián Piñera lo calificó de “ordinario”; pero en el fondo las monedas de Navarro denotan algo más profundo de nuestro sistema económico y político.

Chile es un país desigual y beneficia a los más ricos. Piñera es un súper millonario que no tiene necesidad de solicitar créditos para financiar su campaña presidencial; sin embargo, solicitó $13.000 mil millones al Banco Estado, en dos créditos. Lo curioso es que él actualmente posee una fortuna que asciende a los US$3.000mil millones.

Son miles los chilenos que reciben portazos de los bancos todos los días. Son entidades que abusan y ganan suculentas sumas de dinero cobrando desproporcionados intereses.

Las monedas de Navarro no se comparan con el comportamiento tan falto de principios y ética del candidato Piñera, quien detenta una hoja de vida plagada de escándalos.

La mayoría de los medios periodísticos destacaron de mala manera el acto de Navarro, pero convenientemente omitieron la explicación previa, a saber: Piñera tiene dinero en paraísos fiscales en donde evade impuestos. Evasión que perjudica a todos los chilenos, ya que si él pagara sus impuestos en nuestro país, aquel dinero podría destinarse a programas sociales y al bien común de la población. Además, solicitar dinero al Banco Estado es un aprovechamiento con todas sus letras.

Escudriñemos ahora algunos casos dignos de un prontuario en que Sebastián Piñera ha estado involucrado.

Caso Terremoto

Sebastián Piñera tiene participación accionaria en una de las empresas que enfrentó problemas por un edificio en calle Amunategui, tras el gran sismo de 8.8 grados Richter que azotó a Chile el 27 de febrero de 2010.

Se trata del edificio Geocentro de calle Amunátegui, que fue construido por Novatec y cuya inmobiliaria fue El Bosque S.A., ambas empresas ligadas a Constructora Aconcagua, empresa en la cual Piñera tiene una antigua inversión. Poseía un 17,8% de la constructora y era el tercer mayor inversionista después de su amigo Andrés Navarro y de Aníbal Montero. Su participación se diluyó cuando Aconcagua se fusionó con SalfaCorp en 2007.

Las últimas informaciones de prensa indican que Piñera posee un 5,7% de este último holding, inversión que podría formar parte de alguno de los fideicomisos voluntarios que delegó en Celfin y LarraínVial, pues no se informó públicamente que se haya desprendido de este activo. En su primera incursión presidencial (2005), Aconcagua fue la única empresa que donó en forma pública a su campaña.

Dentro de la temática y secuelas provocadas por el terremoto encontramos otra arista. A un mes del terremoto, Piñera anunciaba el programa gubernamental Manos a la Obra, mediante el cual se destinaría un fondo de $8.000 millones para la reconstrucción de las zonas más afectadas del país. En ese plan las tres grandes cadenas de materiales para la construcción serían las encargadas de proveer los materiales, valga la redundancia, necesarios a los municipios. Dentro de aquellas, en dos participaban ministros del gabinete.

Homecenter Sodimac: Alfredo Moreno invertía indirectamente en Sodimac, empresa de la que era director. Al mismo tiempo era vicepresidente del Grupo Dersa, que según la memoria del año 2008 de la firma mantiene el 22,31% de su capital social. Además, en 2008, Sodimac se fusionó con la gigante del retail Falabella.

Easy: Laurence Golborne. Gran parte de su carrera profesional ha estado ligada al holding Cencosud, propietario de Easy, donde fue la mano derecha del empresario Horst Paulmann.

Construmart: sin lazos conocidos con el gobierno de Piñera.

No obstante lo anterior, no se explicó la ausencia de otras cadenas relevantes, como MTS o Chilemat.

Telecomunicaciones

Sebastián mantuvo la propiedad de un canal de televisión (Chilevisión), cuando fue investido como primer mandatario. Lo que tuvo coletazos en otras decisiones del gobierno. En el Senado, por ejemplo, se detuvo la ratificación de los nuevos directores de Televisión Nacional (TVN) debido a que se trata del dueño de un canal que propone a los directivos de otro. Lo mismo ocurrió con la designación de cuatro consejeros del Consejo Nacional de Televisión (CNTV), los que son propuestos por el Presidente y también requieren ser visados por el Senado.

Los conflictos de interés de Piñera, como propietario de Chilevisión, también repercutían en sus facultades de primer mandatario, pues éste:
-Nombra al ministro de Transportes y Telecomunicaciones, quien debe impulsar leyes pendientes que reforman el mercado televisivo y que están ligadas a la TV digital.
-Nombra el presidente del CNTV, ente que regula la industria televisiva, y en el que su voto dirime.
-Debe proponer los nombres de cinco nuevos consejeros del CNTV.
-Nombra al presidente del directorio de TVN, lo que sería una violación a la ley 18.575, que prohíbe que un funcionario público intervenga en asuntos en que tenga interés personal.
-La Universidad de Chile tiene concesiones televisivas y el Presidente es patrono de esa casa de estudios.
-La venta de Chilevisión puede tener impacto en la concentración de los medios, afectando la libertad de expresión.

-Ojo con esto, nombró ministro a un director de TVN (José Antonio Galilea en Agricultura), designando un sucesor que debe ser aprobado por el Senado (Sergio Urrejola). El nuevo directorio deberá posteriormente designar al director ejecutivo de la estación.

Declaración Patrimonial

Piñera entregó su declaración patrimonial a la Contraloría General de la República el 10 de abril de 2010, un día antes de que venciera el plazo de 30 días que le impone la ley. Allí Piñera declaró un departamento en Las Condes, su casa de veraneo en Lago Caburgua, tres vehículos, $40.000.000 en dos cuentas corrientes e inversiones a modo personal en fondos internacionales administrados por la compañía norteamericana Merril Lynch & Co. Inc. y en Empresas COPEC S.A. por más de $5.445 millones.

El monto puede parecer alto, pero es sólo una mínima parte de su patrimonio, equivalente apenas al 1,06% del valor señalado por Forbes unos meses antes de convertirse en Presidente cuando figuraba en el puesto 701 de la nómina mundial de millonarios con un patrimonio avaluado en US$ 1.000 millones. Si se le resta la deuda por $2.000 millones que incluye en el formulario por un crédito de consumo con el Banco de Chile, el total declarado por Piñera es incluso menor.

El grueso del patrimonio de Piñera no está en sus cuentas personales ni en las inversiones que tiene como persona natural, sino que en los negocios que ha emprendido a través de dos sociedades que ha usado como sus principales vehículos de inversión durante la última década: Bancard Inversiones Ltda. e Inversiones Santa Cecilia S.A. En la primera de esas empresas, Piñera participa de forma directa, y es por eso que sí la incluye en su declaración de patrimonio, señalando además que es dueño del 66,85% de los derechos. En la segunda, en cambio, posee el 99,99%, aunque de forma indirecta a través de la otra sociedad que declara en el formulario: Inversiones Bancorp Ltda. (Ciper; 2014).

Además, hubo ocho contratos que no aparecieron en las declaraciones de Sebastián Piñera publicadas por la Presidencia. En cada uno de los documentos se establecen las condiciones bajo las cuales operan los fideicomisos ciegos. Todos señalan lo mismo, es decir, que la empresa mandante entrega a la respectiva corredora de Bolsa (el mandatario) un paquete de acciones de distintas sociedades anónimas abiertas individualizado en el anexo A del contrato para que realicen inversiones de toda clase de instrumentos financieros, ya sea en Chile o en el extranjero, entregándole también las facultades para que venda libremente esas acciones a precio de mercado en cualquier minuto mientras esté vigente el contrato. También señalan que el mandante no será informado bajo ninguna circunstancia de las operaciones ni del estado de la cartera de inversiones encomendada. El problema es que esos contratos tampoco están completos porque ninguno incluye el anexo A, donde se detalla cuántas acciones y de qué empresas se están entregando a las corredoras de Bolsa para su administración, y menos el anexo B, donde se establecen las comisiones que las empresas del presidente deberán pagar a las administradoras del fideicomiso.

Forward

Inversiones Penta III deposita $50 millones en Inversiones CB en un forward de entrada. Y $50 millones de salida, para Administradora Bancorp S.A, domiciliada en avenida Apoquindo 3000, piso 16.

Iván Rojas, ejecutivo de CB Consultorías y Proyectos, señaló que esta empresa del Grupo Cruzat habitualmente realizaba operaciones simuladas de forwards con Penta. La transacción consistía en aparentar un contrato a futuro, en el que una de las empresas siempre perdía premeditadamente. Así, podían sacarse fondos de las arcas de Penta como si fueran pérdidas. Luego se hacía otro forward con sociedades de un ejecutivo de Penta en que era CB la que perdía. Con ese dinero se cancelaban los bonos de la plana mayor del holding sin tener que tributarlos. Por el servicio, CB cobraba una comisión.

El fiscal Gajardo solicitó a la Brigada de Delitos Económicos de la Policía de Investigaciones (BRIDEC) requerir a Bancorp la entrega voluntaria de toda la documentación relacionada con la operación. El contrato fue entregado dos días más tarde al Ministerio Público, añadiendo dos datos importantes: que Administradora Bancorp realizó la operación para Mediterráneo Fondo de Inversión Privado y que quienes firmaron fueron los ejecutivos de Bancard, Santiago Valdés, en ese momento administrador de la campaña presidencial de Piñera, y Ana María Délano, hermana del dueño de Penta, Carlos Alberto Délano.

La fecha de suscripción que registra el contrato es el 7 de diciembre de 2009, con vencimiento el 7 de enero de 2010, es decir, entre la primera y la segunda vuelta presidencial. Bancorp vendió US$5 millones a un cambio de $507, 92, por lo tanto, el valor pactado ascendía a $2.539 millones. En esa transacción Bancorp obtuvo un saldo favorable de $48.950.000.

En su declaración de patrimonio al llegar a La Moneda, Piñera señaló que Administradora Bancorp era propiedad en un 99,9975% de Inversiones Santa Cecilia. El 99,99% de esta última estaba a su vez en manos de Inversiones Bancorp Limitada, en la que Piñera declaró una participación de 9,718%.

El 10 de marzo de 2010 Sebastián Piñera modificó Inversiones Bancorp Limitada, dejando la administración en manos de un directorio de cinco miembros, uno de los cuales debía ser nombrado exclusivamente por él, otro por él en conjunto con al menos tres de sus cuatro hijos y los restantes tres directores por los otros socios, que además de sus hijos incluían a su mujer, Cecilia Morel.

Inversiones La Música

Jaime de Aguirre, en ese entonces director ejecutivo de Chilevisión, figura emitiendo tres facturas a SQM por $45 millones. Cuando Piñera era dueño de Chilevisión había usado otras empresas –entre ellas SQM y Aguas Andinas– para pagar bonos de desempeño a de Aguirre. Esa información sería ratificada en los días siguientes por el ejecutivo ante el SII y ante el Ministerio Público, agregando a la lista de empresas a las cuales les facturó por sus bonos a Pampa Calichera, una de las sociedades cascadas de SQM, e Inversiones Ilihue, vinculada a José Cox, socio y hombre de confianza de Piñera. El monto total de las facturas emitidas por Inversiones La Música sería de $130 millones.

LAN

Cuando Sebastián Piñera se desprendió de la propiedad de LAN lo hizo de forma indirecta. Las más de 40 millones de acciones que vendió a comienzos de mayo de 2010 en una operación que en total le reportó ingresos por US$ 1.500 millones no eran de la aerolínea, sino que de la empresa a través de la cual él la controlaba: Axxion S.A. Todas esas acciones fueron adquiridas por el Grupo Bethia. La transacción, explican en Bethia, no sólo incluía activos, sino que además caja e inversiones financieras para pagar compromisos y pasivos de su antiguo controlador. Entre ellos, donaciones contenidas en la Ley sobre Transparencia, Límite y Control del Gasto Electoral. En otras palabras, por instrucción de Sebastián Piñera, Axxion debía transferir una cifra millonaria a Renovación Nacional (RN). Es decir, donar más de $ 2 mil millones. No obstante, en RN afirman que más de $1.500 millones fueron destinados a pagar dos préstamos que el propio Piñera había hecho al partido, el último de ellos el mismo año de la campaña presidencial que lo llevó a La Moneda. Un exadministrador electoral de RN confirmó que los créditos se hicieron desde la Fundación Futuro.

LAN y Coimas

“La actividad que hicimos no está reñida ni con la moral ni con la ley (…) no tengo nada que ocultar (…) todas las inversiones que se hicieron fuera de Chile son absolutamente legítimas y legales”(Sebastián Piñera respecto de las inversiones de Bancard International).

La venezolana Gledys Stailer Cadenas Vega interpuso el 5 de agosto de 2013 una denuncia contra Julio de Vido, Ricardo Jaime y Manuel Vázquez, en la que incluyó a Sebastián Piñera e Ignacio Cueto. La mujer había demandado en 2013 a la aerolínea “debido a que le habrían cobrado en reiteradas oportunidades un mismo pasaje y le habrían perdido su equipaje”. Ahora acusa que Piñera “habría sido quien autorizó el pago de coimas a Ricardo Jaime y a su socio Manuel Vázquez”.

El expresidente debió salir a desmentir públicamente la acusación, la que tildó de “irresponsable” o “malintencionada”. Si bien Piñera era accionista y director de Lan cuando ocurrieron los pagos a Vázquez, no es mencionado en los documentos del Departamento de Justicia de los Estados Unidos ni de que sólo responsabilizó a Ignacio Cueto por los hechos.

Pese a que no se conocen las motivaciones de la venezolana ni los antecedentes que maneja, su denuncia tuvo efecto inmediato. En Argentina, la acusación es investigada por el fiscal Ramiro González, y en Chile se reactivó nuevamente la indagatoria del fiscal Andrés Montes.

La investigación chilena se inició en 2010, luego de una denuncia del entonces diputado Jorge Burgos por los hechos que hacían noticia en Argentina. La causa cayó en manos del fiscal José Morales, quien incluso fue a Buenos Aires a hacer diligencias. Sin embargo, luego archivó el caso por estimar que estaba fuera de jurisdicción.

En 2014 la causa se reabrió en Chile luego de que un informe de la OCDE cuestionara que en “el caso aerolínea” no se haya entrevistado a testigos ni se haya hecho un esfuerzo por indagar si la orden de pagar los US$1,15 millón a Vázquez provino de nuestro país.

Bancard y Las Pesqueras

“Es muy importante que los paraísos fiscales desaparezcan, porque muchas veces se utilizan para actividades reñidas con la ley o la moral (…) lavado de dineros que provienen del narcotráfico o del crimen organizado, o muchas veces se utilizan para evadir impuestos” (Sebastián Piñera en Ecuador; año 2016).

En medio del juicio de Perú contra Chile por los límites marítimos ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya, Piñera realizó una inversión en la Empresa Pesquera Exalmar S.A., una de las más grandes del Perú. Esta resultó favorecida en sus derechos de pesca por la sentencia emitida el 27 de enero de 2014.

Piñera continúa siendo accionista de la empresa Exalmar, a través de su sociedad de inversiones Bancard. A Exalmar entró siendo Presidente de Chile, entre noviembre de 2010 y febrero de 2011. Actualmente posee un 9,10% del capital total.

Exalmar no es la única pesquera peruana en la que Bancard International Investment Inc. ha materializado apuestas de inversión. Según un reporte de la clasificadora de riesgo Pacific Credit Rating (PCR) de julio de 2016, la sociedad de Piñera con domicilio en Islas Vírgenes es la segunda mayor accionista de Austral Group S.A.A., sociedad de capitales noruegos dedicada a la pesca y comercialización de conservas, harina y aceite de pescado. Bancard International posee el 3,58% de la propiedad de esta empresa que en 2014 tuvo ventas por US$195,2 millones, casi US$28 millones por sobre las de Exalmar ese mismo año (Biobíochile; 14/11/16).

Por otro lado, Bancard International Investment es propietaria del 6,94% del holding Andino Investment, que agrupa a 16 empresas que operan en áreas estratégicas de Perú, como la marítima y de infraestructura. En 2013 adquirió también -pero esta vez a través de Mediterráneo Fondo de Inversión Privado (FIP Mediterráneo)- el 11,8% de Corporación Lindley, embotellador de Coca-Cola y una de las gigantes en la industria de las bebidas no alcohólicas de ese país, productora de la popular Inca Kola.

Colombia es otro de los destinos de las especulaciones de Piñera. En ese país, Bancard International Investment es la accionista mayoritaria de la Bolsa de Valores y sus inversiones muestran un patrón diversificado en áreas como la energética (Isagen), maderera (Tablemac), construcción (Cemex Latam), combustibles (Terpel) y transporte aéreo (Avianca).

El abogado y asesor de Piñera, Fernando Barros, aportó un dato clave para la estrategia de defensa del ex Presidente. De acuerdo a un artículo de La Tercera, el abogado informó a Piñera que desde hace un año las Islas Vírgenes Británicas ya no era considerado un paraíso fiscal por la OCDE. El dato que dejó en el tintero fue que Bancard International Invesment Inc. había sido registrada 18 años antes –en septiembre de 1997– en las Islas Vírgenes Británicas.

Bancard International Investment Inc. fue registrada en Islas Vírgenes Británicas en 1997 por la firma Overseas Management Company Trust, una de las líderes mundiales en la constitución de sociedades en paraísos fiscales. Solo semanas después Piñera se vería salpicado por los coletazos del “Caso Chispas”

Piñera recién daría pasos para desligarse del manejo y control de su fortuna en 2009. Pero a diferencia de sus inversiones en nuestro país que, un año antes de asumir como Presidente en 2010, quedaron a resguardo de un fideicomiso ciego, las extranjeras quedaron en manos de su círculo histórico de colaboradores y de su núcleo familiar.

Fue a través de Bancard International Invesment Inc. que el 23 de marzo de 2004, Sebastián Piñera entró a la propiedad de Southern Cone Power Argentina S.A., controladora de Central Costanera, la mayor planta termoeléctrica de Argentina. Lo hizo comprando el 70% de las acciones que Latin America Holding I y II poseían hasta entonces en esa compañía. En esa misma operación Bancard se hizo propietaria también de un paquete de acciones clase B de Central Costanera, equivalentes al 1,33% de su capital social. En virtud de esa compra, Sebastián Piñera quedó como director suplente de Central Costanera y su hermano, Pablo, como titular.

Para marzo de 2004, los directores de Bancard International –cuya identidad se desconoce gracias a que la legislación de Islas Vírgenes lo permite- habían aprobado el aumento del capital autorizado de la sociedad en tres oportunidades. Un nuevo aumento –junto a un cambio en el número de acciones– tendría lugar el 28 de septiembre de 2009.

No hay registro de operaciones similares realizadas por esta sociedad después de esa fecha. Su capital autorizado asciende actualmente a US$102,9 millones.

Telón de Oro

A) El terminal Bloomberg

Bloomberg LP Limited Partnership es una compañía estadounidense que ofrece software financiero, datos y noticias al instante. ¿Es posible y ético que un presidente de la república tenga en su escritorio del palacio de gobierno este tipo de terminal para enterarse del comportamiento de sus acciones transadas en distintas bolsas de comercio? Es posible, mas no ético. Y lo peor de todo es que cuando el periódico británico F¡nancial Times lo entrevistó personalmente Piñera se ufanó de posser este terminal. Lo curioso es que a los medios de comunicación chilenos se los negaba…

“La periodista Francisca Skoknic, de CIPER Chile, se comunicó directamente con el reportero Webber, del Financial Times, quien reafirmó el dato. Me confirmó que fue el propio Presidente quien en el mismo despacho le dio la información publicada: cuando le preguntó si una de las pantallas era de Reuters, Piñera le respondió que no, que era Bloomberg” (The Clinic; 28/07/2010).

B) Forbes

En noviembre de 2013, la revista Forbes publicó su lista anual con las personas más adineradas del planeta. Por séptimo año consecutivo, Piñera figuró como uno de los principales millonarios a nivel mundial. Esta vez, en la posición 589 con un patrimonio avaluado en US$ 2.500 millones. La estimación de la revista norteamericana indica que en el último año, su fortuna aumentó en US$ 100 millones. Y si se compara con lo que registró en noviembre de 2009, sólo meses antes de asumir la Presidencia, cuando tenía 59 años y la suya era la tercera fortuna del país –sólo superada por las de las familias Luksic y Matte–, desde que ostenta el cargo habría incrementado su capital, según los cálculos de la revista, en un 150%.

Como bien nos enseñó Schopenhauer “La riqueza es como el agua salada; cuanto más se bebe, más sed da”.

Envíanos tu carta al director a: cardenas@u.uchile.cl