Diario y Radio Uchile

Año IX, 19 de noviembre de 2017

Escritorio

Los comuneros mapuche liberados y la ley anti terrorista

Dauno Tótoro |Cartas al Director |Martes 24 de octubre 2017 7:47 hrs.

Señor Director:

El jueves 19 de octubre la Corte Suprema liberó a los ocho comuneros mapuche que se encontraban en prisión preventiva desde el 24 de septiembre, en el marco de la “Operación Huracán”. Sin embargo, la Fiscalía mantiene una investigación acerca de la participación de estos en presuntos actos incendiarios en contra de camiones en la Araucanía.  Esto implica que pueden volver a ser apresados, es decir, su libertad no está asegurada, ni la de las comunidades mapuches de la región. En este caso, su libertad solo estará garantizada cuando se derogue la Ley Antiterrorista.

La normativa mencionada data de 1984. Fue aprobada y promulgada por Pinochet para reprimir la resistencia de la población contra su régimen dictatorial. Luego de la dictadura, fue utilizada por el primer gobierno de Michelle Bachelet en contra de las comunidades mapuche que resisten a las empresas forestales de la zona de la Araucanía. Los principales defensores de la aplicación de la Ley Antiterrorista han sido los partidos de la derecha; la UDI y RN. Estos han buscado aplicarla en cualquier hecho de violencia que implique a un mapuche, lo que denota también la inclinación racista y criminalizadora hacia un pueblo. Por el solo hecho de ser mapuche debe caer sobre este el Estado. Hoy estos partidos se nuclean en la campaña presidencial de Sebastián Piñera, que de salir electo recrudecerá la represión contra las comunidades. No resulta extraño. Es el candidato de las grandes empresas del país, entre las que se encuentran las corporaciones forestales que devastan el territorio mapuche con la plantación desmedida de pinos, vulnerando la integridad de las comunidades, como es el caso de forestal Arauco, del grupo Angelini, y CMPC Celulosa, propiedad de la familia Matte.

Ni siquiera la ley se corresponde a un debido proceso —si seguimos las recomendaciones de Amnistía Internacional—, vulnerando la integridad física de los acusados. Testigos anónimos encubiertos son utilizados para condenar a presuntos “terroristas” mapuche, prestándose para cualquier acusación falsa y sin pruebas.

Lo que resulta inconcebible es que en la actualidad, después de 27 años de la salida de Pinochet del gobierno, se siga utilizando una ley de dictadura militar. Queda en evidencia cómo el régimen construido por la Concertación, hoy Nueva Mayoría, mantuvo intactas instituciones autoritarias del régimen militar. Hoy día, los herederos de esta fracasada coalición política buscan llegar a la Presidencia de la República de Chile con Alejandro Guillier.

Mientras las comunidades mapuche no obtengan las tierras de sus ancestros expropiadas por las grandes empresas forestales y latifundistas, no cesará la violencia en la Araucanía. Por el contrario, esta va a ir en aumento si el Estado y los partidos tradicionales insisten en reprimir cotidianamente a las comunidades. Es fundamental luchar por la derogación de la Ley Antiterrorista y redactar un proyecto de ley que busque entregar todas las tierras a las comunidades mapuche de la Araucanía que han sido expropiadas; exigir la desmilitarización del Wallmapu y el cese de la represión policial; al igual que velar por la autodeterminación de todos los pueblos originarios.

Y es necesario también pelear por el pleno derecho a  la autodeterminación nacional. El Estado chileno ha coaccionado históricamente al pueblo Mapuche. Un gobierno de los trabajadores, de ruptura con el capitalismo, implica romper con esa práctica histórica

 

Envíanos tu carta al director a: cardenas@u.uchile.cl