Diario y Radio Uchile

Año IX, 18 de noviembre de 2017

Escritorio
Medio Ambiente

Rechazan plan de contingencia aprobado por las autoridades por barco hundido en Chiloé

Diario Uchile |Jueves 2 de noviembre 2017 12:51 hrs.

hundimiento-barco-peces-840x473

Juan Carlos Viveros del movimiento Defendamos Chiloé indica que esta medida no vela por la seguridad de las personas y del ecosistema. Exigen que la embarcación se reflote y que se traslade para otro lugar.

El wellboat que se hundió el miércoles 18 de octubre en la comuna de Chonchi –sector de Pilpilehue, Chiloé–, propiedad de CPT Empresas Marítimas S.A. pero que se encontraba esa jornada cosechando para Salmones Camanchaca, dispuso este jueves el plan de extracción tanto de riles y petróleo que se encuentran al interior de la embarcación, apostada a una corta distancia de la costa. Esto se basa en aspirar los desechos que todavía almacena, cuestión que demoraría más de tres semanas.

Este hecho no solo generó conmoción y preocupación en la comunidad chilota, dentro de las que se cuentan pueblos indígenas y vecinos; también las llevó a exigir que los desechos se retiraran en otro lugar.

Así lo manifiesta Juan Carlos Viveros, del movimiento Defendamos Chiloé, quien además afirma que el plan de contingencia presentado por CPT, y aprobado por las autoridades, no cuenta con el apoyo de la ciudadanía.

“No estamos de acuerdo. Lo que nosotros queremos es que se retire el barco del lugar, y que se lleve a operar a un lugar donde garanticen en un 100% la seguridad de las personas y del ecosistema de Chiloé”, dice.

Este retiro de la embarcación se conoce como “reflote”. El vocero de Defendamos Chiloé también indica que en este caso se le está echando la culpa a la empresa propietaria del wellboat, cuando en realidad es Salmones Camanchaca la que no contaría con los protocolos necesarios para una eventualidad de estas características.

Además, agrega que luego de algunas averiguaciones pudieron determinar que el material tóxico, que podría causar un desastre socio-ecológico en Chiloé, es muy superior a las 214 toneladas de riles que se conocieron en un comienzo, aparte de los 67 mil litros de petróleo que también se encuentran en el interior.

“Ahí lo que había es un wellboat con una capacidad de más de 1.500 toneladas de carga en bodega. Eso se llena con agua y en esa agua se colocaron las toneladas de peces. Ahora, cuando esto se convirtió en riles y desecho altamente peligroso para la vida, se mezclaron con las 1.500 toneladas de agua. Lo que hay hoy día no son 214 toneladas; son probablemente 1.500; 1.600 y hasta 1.800”, añade.

En ese sentido, las comunidades están exigiendo que se retire el barco ante esta “nueva irresponsabilidad de la industria salmonera”.