Diario y Radio Uchile

Año IX, 19 de noviembre de 2017

Escritorio
EconomíaNacional

Mario Aguilar por reajuste del sector público: “Nunca se debe negociar desmovilizado”

Nicolás Massai D. |Lunes 13 de noviembre 2017 19:20 hrs.

Captura20de20pantalla202016-11-2420a20las204-8-1200x600

“Eso lo debería saber un dirigente con trayectoria”, afirmó el representante del magisterio, luego de constantes señales de debilidad por parte de la Mesa del Sector Público hacia el Ejecutivo; las mismas que determinaron, de cierta forma, la oferta de reajuste que les propusieron el viernes pasado, y que gatilló la protesta nacional de este martes.

Claves: , ,

¿Por qué le pareció una ‘propuesta indecente’ lo que puso sobre la mesa el Gobierno?

Porque no es posible que se pretenda un reajuste que virtualmente es cero. En términos prácticos, En el caso de un profesor significan 800 pesos más al mes, es decir, solamente la recuperación del IPC. El propio Gobierno ha dicho que el presupuesto va a crecer en un 3,9% en general. Que de ese crecimiento apenas se esté traspasando un 0,1% a los trabajadores es realmente insultante; una expresión del trato que el Gobierno está dando a sus propios funcionarios.

El viernes en la negociación con Hacienda y Trabajo la Mesa bajó su pretensión nominal de 6% a 5%. ¿Esta fue una exigencia del Ejecutivo?

Lo planteó el ministro Nicolás Eyzaguirre. Dijo que había que ajustar para poder dar cifras, y su argumento fue supuestamente técnico, que el IPC se proyectaba a 2,6% cuando nosotros hicimos la petición del 6% Pidió hacer la nueva proyección que es en torno al 1,8%. Técnicamente es un argumento válido.

¿Bajo qué mecanismo interno de la Mesa se decidió hacer la rebaja de pretensión?

Votamos ahí mismo. Pedimos un tiempo, salieron las autoridades y nos quedamos los gremios en la misma sala.

¿Cuál fue la opinión del Colegio de Profesores ante esta premisa del Ejecutivo?

Que si bien es cierto que tenía fundamento técnico a una nueva proyección de IPC, un punto era excesivo. Porque cuando trabajamos en el petitorio de 6%, lo hicimos sobre la base de proyectar un IPC de 2,5%, no 2,8%. Yo estaba por una rebaja menor, en torno al 5,5%, pero se votó y ganó la opción de aceptar la propuesta del ministro. A contraparte, Eyzaguirre ofreció como primera cifra un 0,1% de reajuste real.

¿Quiénes fueron los que presionaron más para bajar las pretensiones de 6% a 5%?

No me haga pelear con los otros gremios: digamos que el que presionó más fue el ministro. Las votaciones yo las publiqué en mi Facebook, y en las anteriores también salió un acta con cuáles son los gremios que han votado en una determinada línea. Son conocidos los que están un poco más cercanos al Gobierno. Pero lo que sí fue común para todos fue la indignación con el 0,1%. Los que hasta ese momento habían defendido, o eran un poco más proclives a estar de acuerdo con el Ejecutivo, recibieron este charchazo. Para los que estábamos en una postura más crítica fue menos sorpresivo que para los que eran más obsecuentes. Después de que el ministro ofrece el 0,1%, no hubo ningún gremio que mostrara conformidad con eso. Incluso algunos que hasta ese momento eran más amables con Eyzaguirre, endurecieron bastante su respuesta.

¿Cómo califica las señales que se han entregado al Gobierno? Bajar un paro nacional (a mediados de octubre) y bajar la pretensión de reajuste.

La bajada del paro fue absolutamente errónea, y nosotros votamos en contra de eso en la Mesa. Fue un error. Usted nunca debe negociar desmovilizado, eso lo debe saber un dirigente con trayectoria. Bajar un paro frente al anuncio de una reunión fue una señal absolutamente equívoca, y las consecuencias están a la vista. Es evidente que si el Gobierno se permite ofrecer un reajuste ridículo es porque ha visto que los gremios están desmovilizados.

Desde la Mesa se convocó a una jornada de protesta para este martes pero Confederación Nacional de la Salud Municipal (Confusam) convocó a un paro por 48 horas. ¿Qué posición es más cercana al Colegio de Profesores?

Nosotros en la Mesa hemos estado más cercanos a las posturas de la Confusam. Sin embargo, yo creo que es apresurado llamar a un paro solo un gremio. Por dos razones. La primera es que le quita fuerza; y la segunda, porque en la semana de elecciones es un error táctico quemar todos los cartuchos, en circunstancias inevitables que la atención mediática y social va a estar puesta en los últimos días de este hecho y no tanto en la movilización del sector público. Yo creo que hay que guardar esa herramienta para los siguientes pasos. Es una estrategia táctica, pero en el fondo estamos mucho más cercanos a las posturas de la Confusam que las de otros gremios.