Diario y Radio Uchile

Año IX, 19 de noviembre de 2017

Escritorio

Empleados fiscales no llegan a acuerdo por reajuste y Confusam mantiene paralización

Rodrigo Fuentes |Martes 14 de noviembre 2017 21:32 hrs.

207626_2_59e12f10af525

Luego de más de tres horas de reunión entre el Gobierno y los representantes de la Mesa del Sector Público no hubo acuerdo en la negociación por reajuste salarial. Desde el Ejecutivo aumentaron de 1,9 a 2 por ciento de reajuste, mientras que los trabajadores bajaron sus expectativas de un 5 a un 4,5 por ciento.

Fueron más de tres horas de reunión entre el Ejecutivo y los integrantes de la Mesa del Sector Público. Sin embargo, al término del encuentro no había acuerdo entre ambas partes, por lo que se reunirán nuevamente durante este jueves.

Desde los funcionarios rebajaron sus expectativas de reajuste salarial de un 5% a un 4,5%, mientras que el Gobierno sólo aumentó de 1,9% a 2%.

En ese contexto, el presidente de la Confederación de Funcionarios de la Salud Municipalizada (Confusam) Esteban Maturana responsabilizó al Gobierno por el paro de 48 horas que mantienen los trabajadores en todo el país.

“Desgraciadamente no tenemos más alternativas que hacer uso del instrumento de la movilización social, lamentando por supuesto todas las consecuencias que ello genera, pero queremos que la gente entienda con mucha claridad que este es un paro contra el Gobierno, no es contra la gente y por eso los servicios de urgencia están operando a toda capacidad”.

Cabe señalar que este martes, los demás gremios agrupados en la Mesa del Sector Público iniciaron una serie de movilizaciones paralelas, sin llegar al extremo de paralizar actividades.

En este sentido, Maturana, acusó diferencias al interior de la instancia laboral. Indicó que algunos dirigentes están más preocupados de obedecer a su militancia en partidos políticos oficialistas que a las demandas de los trabajadores.

“No estamos pasando por el momento más sólido de la mesa del Sector Público, hay que reconocerlo. Es complejo encontrarse con un proceso de negociación en curso con organizaciones que están negociando materias de índole sectorial. Y a sus dirigentes se les exige que más allá del cariño político que puedan sentir por sus partidos, entiendan que hay que separar las lealtades político-partidistas, su cercanía mayor o menor con el gobierno de turno, respecto de sus obligaciones como dirigente sindical. Eso no todos lo han entendido”

El dirigente alertó que la estrategia del Gobierno es apresurar artificialmente la negociación en medio de un ambiente electoral que invisibilizan las demandas que se basan principalmente en un reajuste salarial en torno al 5 por ciento.

Por su parte, la dirigenta de la Confusam Carolina Espinoza criticó al Gobierno por no haber recibido a los trabajadores públicos antes de que empezara el proceso electoral, pese a que la disposición de los funcionarios era zanjar lo antes posible estas negociaciones para no verse involucrados en la vorágine de las votaciones.

“Nosotros el 4 de agosto presentamos nuestro pliego reivindicativo y la solicitud de sentarnos a negociar, justamente porque no queríamos vernos inmiscuidos o acercándonos a la fecha de las elecciones que ya tenemos el domingo próximo, queríamos terminar este proceso mucho antes, incluso antes de la definición del Presupuesto del país, porque tienen  mucha relación con nuestra solicitud. Y el gobierno no nos escuchó, no nos recibió”.

Carolina Espinoza, reiteró que el paro de la Confusam se terminará cuando se cumplan las 48 horas, y planteó que la movilización no se ha llevado contra la gente, sino que contra el Gobierno y sus incumplimientos con los funcionarios de la salud municipalizada.