Diario y Radio Uchile

Año IX, 14 de diciembre de 2017

Escritorio
JusticiaPolítica

Luis Felipe Moncada, el operador de las pesqueras cuestionado por sus relaciones políticas

Maximiliano Alarcón |Domingo 26 de noviembre 2017 9:12 hrs.

moncada

Creció en la Provincia de Bío Bío, en donde incluso fue compañero de curso del escritor Roberto Bolaño. Pero sus convicciones estaban en la derecha más dura. Fue funcionario de la dictadura por largos años, manteniendo su relación hasta hoy con la UDI y el Opus Dei.

Claves: , , , ,

Él es Luis Felipe. No es ‘Lucho’, como se acostumbra a apodar a quienes tienen ese nombre en clases populares. Él es un hombre de peso en la Región del Bío Bío, con fuerte influencia  económica y política. Por lo mismo, en la zona todos asumen que deben llamarlo por sus dos nombres, para realzar el título al referirse sobre él.

Luis Felipe Moncada hoy es un personaje de relevancia nacional en términos noticiosos, a raíz de los reportajes publicados en donde se revelan las indicaciones que entregaba a parlamentarios de la Región del Bío Bío, referentes a la tramitación de la ley de pesca. En los trabajos periodísticos de Ciper Chile además se muestran los pagos que varios congresistas recibieron de parte de la Asociación de Industriales Pesqueros (Asipes), gremio que Moncada presidió hasta que dejó el cargo en 2016 a raíz de las denuncias.

Las comunicaciones publicadas del hombre en cuestión dan cuenta de que es una especie de empresario pesquero padrino económico de la política, con línea directa a varios representantes en el Congreso. Pero su perfil habla más de un hombre hábil en términos políticos que de un referente de los negocios, puesto que pese a la posición importante que ocupó el en rubro pesquero industrial, no es propietario de ninguna empresa de estas características.

Luis Moncada es abogado titulado de la Universidad de Concepción y es un hombre político partidista. Es militante de la UDI y hasta ahora mantiene una relación muy cercana con dicho partido. Fuentes de la colectividad en el Bío Bío relatan que incluso ha sido apoderado de mesa en alguna elección.

Su principal conexión con la cúpula del gremialismo es Jacqueline Van Rysselberghe. <<Nos conocemos desde hace años. Nos conocimos en la universidad, cuando yo estaba saliendo. Tenemos una relación de amistad>>, dijo Moncada sobre la senadora en una entrevista en 2017. Ambos son parte de la élite penquista que reside en los sectores acomodados de Chiguayante, cercanos al Colegio Pinares y apegadísimos al catolicismo. Al igual que JVR, Moncada pertenece al movimiento Opus Dei. Es habitual en él dejar de lado la cotidianidad para irse en retiros espirituales.

Aunque la congresista y actual presidenta de la UDI no es la figura más simbólica con la cual el ex dirigente de Asipes se identifica. Fue amigo también del fallecido Jaime Guzmán, fundador del gremialismo, quien fue asesinado a manos del Frente Patriótico Manuel Rodríguez en 1991. La cercanía entre ambos se refleja en que durante la conmemoración del natalicio número 70 de Guzmán, la fundación que lleva su nombre invitó a Moncada para que expusiera sobre el extinto senador, desde “una cara profesional, rutinaria, donde Jaime se desempeñaba día a día”.

Es derechista y de una derecha dura. Personas que trabajaron con él comentaron a nuestro medio que conversar con Moncada es similar a escuchar al diputado UDI Jorge Ulloa (quien es uno de sus cercanos desde los años ’80), es decir, alguien convencido de que la dictadura militar estuvo completamente bien y justificada. Y es que el cuestionado ex presidente de Asipes, además de tener una posición favorable, fue funcionario de la dictadura desde 1981 hasta que terminó en 1990, ocupando distintos puestos en el Ministerio del Trabajo desde la Región del Bío Bío, llegando a ser el seremi de dicha cartera en la zona cuando el mandato de los militares ya expiraba.

Un hombre de campo

“Creo que quien siente cerca el campo tiene un mayor sentido de patria, la patria en el sentido grande. Con atributos relevantes como ese paisaje tan nuestro, formas de ser y de vincularse propias del campo chileno”. Esta frase la dijo Moncada a un periódico del Arzobispado de Concepción, en donde se relataba también que el ex seremi del Trabajo en dictadura es un hombre que siente fascinación por el canto de las aves, el avistamiento de animales esquivos como el zorro culpeo y las noches de veranos durante su infancia cuando “el cielo estaba tan cerca”.

Nació en Mulchén, Provincia de Bío Bío, en una cuna diversa, en donde habían desde militares, artistas hasta campesinos. Hasta el día de hoy tiene su campo allá, en donde invierte gran parte de sus recursos.

En esta zona se marca uno de los hechos más anecdóticos de su vida. Durante su educación básica en el Liceo de Hombres de Los Ángeles, fue compañero de curso del fallecido escritor Roberto Bolaño antes de su partida a México, además de los dos detectives que ayudaron al destacado hombre de la literatura cuando este cayó preso tras el golpe de Estado en Concepción.

Pero al parecer esto nunca fue importante para Moncada. Un profesor de ambos estudiantes en dicho curso relató alguna vez que se encontró con el hombre de Asipes y le comentó sobre Bolaño: “¿Te acuerdas de Roberto? Está súper famoso”, dijo el maestro, pero sin parecer tomarle importancia Moncada tan sólo le respondió “no sé, no lo conocí”.

Su rol en Asipes

En su perfil de LinkedIn se entregan bastantes detalles sobre su experiencia laboral. Ingresa al gremio de la pesca industrial inmediatamente después de finalizar sus labores para la dictadura, siendo en un principio el gerente de la Asipes.

Este título lo ocupó hasta 2013, momento en que la organización determinó fusionar el cargo que tenía Moncada con el de presidente, siendo él mismo en aquel momento designado para el puesto.

Su posición se explica directamente con su perfil como dirigente de los empresarios. Distintas fuentes consultadas por Radio Universidad de Chile, entre ellas personas de medios de comunicación y trabajadores que desarrollaron funciones para Moncada, indican que es un trabajólico y acostumbrado a desenvolverse bajo estrés, llegando incluso a estresar a sus empleados.

El ex presidente de Asipes tiene una especie de “ética propia”, dicen las fuentes, en la que superpone el bien empresarial con un “alto sentido patriótico”, puesto que para él es la forma de generar trabajo para las personas. Por lo mismo, los testimonios entregados a nuestro medio señalan que la forma de trabajar de Moncada es propia de una lógica que se arrastraba desde los años noventa, en donde la relación estrecha entre la industria y la política era la forma tácita de hacer las cosas.

Esto marca la buena posición de Moncada dentro de Asipes. Independiente de que no tenga una empresa pesquera, era la voz y la cabeza del conjunto de industriales.

Con su estilo logró posicionar una relación estrecha con la política en el Bío Bío, más allá de que la pesca de por sí sea una materia fundamental para las autoridades de la zona. A muchos políticos les gustaba figurar cerca de Moncada. Son abundantes las fotografías en páginas sociales donde el ex presidente de Asipes posa junto a parlamentarios, entre ellos Cristián Campos, Jacqueline Van Rysselberghe o Jorge Ulloa. Personas que trabajaron en publicaciones de Asipes relataban que en ciertos momentos algunos congresistas no contestaban los teléfono, pero luego de ser contactados directamente por Asipes, la respuesta era inmediata.