Diario y Radio U Chile

Escritorio

Lleva cuatro de 16 años en prisión:

Mundo del teatro se une para liberar a Jorge Mateluna

Con una apuesta audiovisual llamada “Mateluna Inocente”, Jorge Mateluna fue detenido en 2013 y condenado a dieciséis años en la Cárcel de Alta Seguridad por supuestamente estar implicado en un asalto a un banco en el parque empresarial de ENEA, Pudahuel.

Sebastián Velásquez N.

  Domingo 26 de noviembre 2017 9:25 hrs. 
jorge mateluna

En la comunda de Pudahuel, el año 2013, Jorge se dirigía a la municipalidad para presentar el proyecto de rescate patrimonial. De camino al lugar, se percató que Carabineros realizaba controles de indentidad –al menos eso le dijeron. La verdad es que los uniformados buscaban a cuatro sujetos que minutos antes, asaltaron un Banco Santander y robaron 60 millones de pesos-. Jorge Mateluna fue trasladado a la comisaría donde fue informado que estaba detenido por participar del atraco. Cuatros años después, Jorge cumple condena de 16 años en la Cárcel de Alta Seguridad de Santiago.

A principios de octubre se estrenó en el Teatro Sidarte, la campaña audiovisual llamada “Mateluna Inocente”, cuyo objetivo es informar a la ciudadanía sobre la arbitraria condena de Jorge y liberarlo de prisión. El lanzamiento contó con la participación de los reconocidos actores Daniel Alcaíno, Malucha Pinto, Héctor Noguera, Paulina García y Catalina Saavedra, entro otros.

Jorge no participó en el asalto. Al momento de su detención, no portaba armas ni dinero. Ninguna prueba biológica lo sitúa en el lugar de los hechos, ni en el auto con que los antisociales se dieron a la fuga. Si esto fuera poco, el resto de los detenidos afirmaron en su delaración que Mateluna no era parte de la banda, es más, no lo conocían.

La visibilización de las determinaciones arbitrarias de la justicia chilena son parte fundamental de esta campaña audiovisual. El integrante del colectivo “Mateluna Inocente”, Sebastián Pereira señaló que el documental culminará con la liberación de Jorge.

El mismo año que fue detenido, Mateluna colaboró con la creación de la obra teatral “Escuela”, la que cuenta la historia los colegios de la guerrilla urbana en la década de los 80´.

Dentro de las pruebas que se presentaron para incriminar a Mateluna, está la declaración de un testigo, sin embargo este contundente argumento se descartó a la hora del juicio.

Carabineros organizó una rueda de presos para que un testigo reconociera a los asaltantes del banco. Esta persona identificó a uno de los otros asaltantes condenados, pero el carabinero escribió el nombre de Jorge Mateluna. Cuando este informe se presentó en la audiencia de formalización, el juez estuvo tan molesto por la negligencia que descartó la prueba y amenazó al carabinero con un oficio disciplinario.

Sumado a esto, en el mismo juicio se demostró que los carabineros que detuvieron a Mateluna se llevaron toda la evidencia al cuartel. Pero más tarde se dieron cuenta de que no habían tomado fotos en terreno, por lo tanto, decidieron volver al lugar de la detención para distribuir las pruebas por la calle y tomar las fotos pendientes.

El abogado del caso, Jaime Madariaga se refirió a las pruebas presentadas ante el poder judicial y a uno de los requisitos para que el caso sea reabierto en la Corte Suprema. Además, valoró la campaña informativa a favor de la liberación de su defendido.

“Es importante que la gente conozca, que sepa que carabineros han mentido abiertamente ante el tribunal o que han plantado pruebas en el lugar de detención. Han engañado a la Fiscalía, han engañado a la Justicia, mantienen a un hombre preso hace más de cuatro años y está condenado a 16. Entonces sí creo que es importante que la sociedad y todo el mundo conozca este tipo de cuestiones que son escandalosas”, afirmó el litigante.

Jorge y el Frente

Mateluna vivió en Renca, allí entró al Frente Patriótico Manuel Rodríguez a los trece años. Le tocó participar en organizaciones de base de su misma población y de otras de la zona norte de Santiago, tales como juntas de vecinos, comités de allegados y campamentos.

Manuel Saavedra tenía 18 años cuando conoció a Jorge, de 16. La Dictadura había terminado y empezaba la transición a la democracia. Ante ese nuevo escenario, se venía pensando en una reconfiguración del Frente que respondiera a la nueva época. “Había quienes estaban por la lucha armada, y nosotros tampoco abandonábamos esa opción, pero sí queríamos tener una postura política más clara que le diera conducción. En eso estábamos cuando cayó Jorge y una serie de personas”, dijo Saavedra.

Eso pasó en noviembre de 1992. Mateluna junto a otros frentistas asaltaron el supermercado “Agas” de Conchalí, y en medio de ese suceso murió un guardia de seguridad del recinto. Los frentistas fueron detenidos, y luego arrestados en la ex penitenciaría de Santiago. Tras dos años de cárcel, Mateluna intentó escapar sin éxito. Fue trasladado a la Cárcel de Alta Seguridad, lugar donde pasó doce años, mientras que Manuel Saavedra estuvo ocho.

Jorge y las tablas

Cuando salió de la cárcel en 2004 gracias a un indulto, empezó cultivar un camino profesional ligado a la cultura y a los movimientos sociales. Tomó cursos de Sociología y de Bellas Artes en la Universidad Arcis.

En 2006 creó junto a un compañero la productora de documentales NovoSur. Una de sus creaciones fue “Deseducados”, documental que retrata la revolución pingüina y los inicios del movimiento estudiantil. Dos años después trabajó en el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes, Región Metropolitana, como encargado territorial del Programa “Creando Chile en mi Barrio” y a mediados del 2011 constituyó Cultúrarte Producciones.

Daniel Alcaíno conoció a Mateluna casi por el azar. En 2003, a través de una entrevista, mandó saludos a los prisioneros que estaban en huelga de hambre para lograr el indulto. Jorge Mateluna era uno de ellos. Empezó a visitarlos a la cárcel de manera recurrente y hacer gestiones para su salida. “Es muy lindo eso de cuando tú trabajas por la libertad de una persona y logras que salga libre. Es lo más cercano a un milagro que me ha sucedido”, recordó el actor.

Alcaíno señaló que Mateluna concibe a la cultura inserta en la lucha social.  “Siempre comprometido con visitar poblaciones, con ir a lugares extremos, obviamente tiene un compromiso social que tiene que ver más con la orgánica popular que con la orgánica burguesa de los partidos políticos”. En ese sentido, Alcaíno destacó en Jorge una personalidad tranquila, “normal”, con quien salía a tomarse un par de cervezas de vez en cuando, dado que vivían a tres cuadras de diferencia.

A través de Alcaíno, Jorge conoce al dramaturgo Guillermo Calderón y ambos comenzaron a trabajar en la obra “Escuela”. Posteriormente, Calderón escribió “Mateluna”, la obra que ralata el actual caso del ex frentista.

El caso hoy

Han pasado cuatro años desde que el Primer Tribunal Oral en lo Penal de Santiago dictó la condena a Jorge Mateluna. Su abogado defensor presentó un recurso de nulidad que fue rechazado. Ahora la defensa planea apelar a la Corte Suprema para que revise el fallo y se revierta la condena.

Al interior de la cárcel, Mateluna se inscribió en un taller de artesanía, donde trabaja el cuero. Le hizo bolsos a cada uno de los actores de la obra que relata su caso.

La iniciativa audiovisual que ha reunido a varias personas del mundo de la cultura y el teatro, espera finalizar cuando Jorge Mateluna sea liberado de la Cárcel de Alta Seguridad, lugar desde donde sostiene que “en el largo recorrido de denuncia, de romper el silencio, he hallado fuerza, resistencia y confianza”.

En la comunda de Pudahuel, el año 2013, Jorge se dirigía a la municipalidad para presentar el proyecto de rescate patrimonial. De camino al lugar, se percató que Carabineros realizaba controles de indentidad –al menos eso le dijeron. La verdad es que los uniformados buscaban a cuatro sujetos que minutos antes, asaltaron un Banco Santander y robaron 60 millones de pesos-. Jorge Mateluna fue trasladado a la comisaría donde fue informado que estaba detenido por participar del atraco. Cuatros años después, Jorge cumple condena de 16 años en la Cárcel de Alta Seguridad de Santiago.

A principios de octubre se estrenó en el Teatro Sidarte, la campaña audiovisual llamada “Mateluna Inocente”, cuyo objetivo es informar a la ciudadanía sobre la arbitraria condena de Jorge y liberarlo de prisión. El lanzamiento contó con la participación de los reconocidos actores Daniel Alcaíno, Malucha Pinto, Héctor Noguera, Paulina García y Catalina Saavedra, entro otros.

Jorge no participó en el asalto. Al momento de su detención, no portaba armas ni dinero. Ninguna prueba biológica lo sitúa en el lugar de los hechos, ni en el auto con que los antisociales se dieron a la fuga. Si esto fuera poco, el resto de los detenidos afirmaron en su delaración que Mateluna no era parte de la banda, es más, no lo conocían.

La visibilización de las determinaciones arbitrarias de la justicia chilena son parte fundamental de esta campaña audiovisual. El integrante del colectivo “Mateluna Inocente”, Sebastián Pereira señaló que el documental culminará con la liberación de Jorge.

El mismo año que fue detenido, Mateluna colaboró con la creación de la obra teatral “Escuela”, la que cuenta la historia los colegios de la guerrilla urbana en la década de los 80´.

Dentro de las pruebas que se presentaron para incriminar a Mateluna, está la declaración de un testigo, sin embargo este contundente argumento se descartó a la hora del juicio.

Carabineros organizó una rueda de presos para que un testigo reconociera a los asaltantes del banco. Esta persona identificó a uno de los otros asaltantes condenados, pero el carabinero escribió el nombre de Jorge Mateluna. Cuando este informe se presentó en la audiencia de formalización, el juez estuvo tan molesto por la negligencia que descartó la prueba y amenazó al carabinero con un oficio disciplinario.

Sumado a esto, en el mismo juicio se demostró que los carabineros que detuvieron a Mateluna se llevaron toda la evidencia al cuartel. Pero más tarde se dieron cuenta de que no habían tomado fotos en terreno, por lo tanto, decidieron volver al lugar de la detención para distribuir las pruebas por la calle y tomar las fotos pendientes.

El abogado del caso, Jaime Madariaga se refirió a las pruebas presentadas ante el poder judicial y a uno de los requisitos para que el caso sea reabierto en la Corte Suprema. Además, valoró la campaña informativa a favor de la liberación de su defendido.

“Es importante que la gente conozca, que sepa que carabineros han mentido abiertamente ante el tribunal o que han plantado pruebas en el lugar de detención. Han engañado a la Fiscalía, han engañado a la Justicia, mantienen a un hombre preso hace más de cuatro años y está condenado a 16. Entonces sí creo que es importante que la sociedad y todo el mundo conozca este tipo de cuestiones que son escandalosas”, afirmó el litigante.

Jorge y el Frente

Mateluna vivió en Renca, allí entró al Frente Patriótico Manuel Rodríguez a los trece años. Le tocó participar en organizaciones de base de su misma población y de otras de la zona norte de Santiago, tales como juntas de vecinos, comités de allegados y campamentos.

Manuel Saavedra tenía 18 años cuando conoció a Jorge, de 16. La Dictadura había terminado y empezaba la transición a la democracia. Ante ese nuevo escenario, se venía pensando en una reconfiguración del Frente que respondiera a la nueva época. “Había quienes estaban por la lucha armada, y nosotros tampoco abandonábamos esa opción, pero sí queríamos tener una postura política más clara que le diera conducción. En eso estábamos cuando cayó Jorge y una serie de personas”, dijo Saavedra.

Eso pasó en noviembre de 1992. Mateluna junto a otros frentistas asaltaron el supermercado “Agas” de Conchalí, y en medio de ese suceso murió un guardia de seguridad del recinto. Los frentistas fueron detenidos, y luego arrestados en la ex penitenciaría de Santiago. Tras dos años de cárcel, Mateluna intentó escapar sin éxito. Fue trasladado a la Cárcel de Alta Seguridad, lugar donde pasó doce años, mientras que Manuel Saavedra estuvo ocho.

Jorge y las tablas

Cuando salió de la cárcel en 2004 gracias a un indulto, empezó cultivar un camino profesional ligado a la cultura y a los movimientos sociales. Tomó cursos de Sociología y de Bellas Artes en la Universidad Arcis.

En 2006 creó junto a un compañero la productora de documentales NovoSur. Una de sus creaciones fue “Deseducados”, documental que retrata la revolución pingüina y los inicios del movimiento estudiantil. Dos años después trabajó en el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes, Región Metropolitana, como encargado territorial del Programa “Creando Chile en mi Barrio” y a mediados del 2011 constituyó Cultúrarte Producciones.

Daniel Alcaíno conoció a Mateluna casi por el azar. En 2003, a través de una entrevista, mandó saludos a los prisioneros que estaban en huelga de hambre para lograr el indulto. Jorge Mateluna era uno de ellos. Empezó a visitarlos a la cárcel de manera recurrente y hacer gestiones para su salida. “Es muy lindo eso de cuando tú trabajas por la libertad de una persona y logras que salga libre. Es lo más cercano a un milagro que me ha sucedido”, recordó el actor.

Alcaíno señaló que Mateluna concibe a la cultura inserta en la lucha social.  “Siempre comprometido con visitar poblaciones, con ir a lugares extremos, obviamente tiene un compromiso social que tiene que ver más con la orgánica popular que con la orgánica burguesa de los partidos políticos”. En ese sentido, Alcaíno destacó en Jorge una personalidad tranquila, “normal”, con quien salía a tomarse un par de cervezas de vez en cuando, dado que vivían a tres cuadras de diferencia.

A través de Alcaíno, Jorge conoce al dramaturgo Guillermo Calderón y ambos comenzaron a trabajar en la obra “Escuela”. Posteriormente, Calderón escribió “Mateluna”, la obra que ralata el actual caso del ex frentista.

El caso hoy

Han pasado cuatro años desde que el Primer Tribunal Oral en lo Penal de Santiago dictó la condena a Jorge Mateluna. Su abogado defensor presentó un recurso de nulidad que fue rechazado. Ahora la defensa planea apelar a la Corte Suprema para que revise el fallo y se revierta la condena.

Al interior de la cárcel, Mateluna se inscribió en un taller de artesanía, donde trabaja el cuero. Le hizo bolsos a cada uno de los actores de la obra que relata su caso.

La iniciativa audiovisual que ha reunido a varias personas del mundo de la cultura y el teatro, espera finalizar cuando Jorge Mateluna sea liberado de la Cárcel de Alta Seguridad, lugar desde donde sostiene que “en el largo recorrido de denuncia, de romper el silencio, he hallado fuerza, resistencia y confianza”.