Diario y Radio Uchile

Año IX, 12 de diciembre de 2017

Escritorio

A Piñera Chile no le debe nada

Pablo Varas |Cartas al Director |Martes 5 de diciembre 2017 7:59 hrs.

Señor Director:

Posiblemente sea lo sucedido políticamente en 2010 lo que tenga en estos tiempos una mirada diferente, los pies en la tierra y el convencimiento que la derecha, los herederos de la dictadura, los que celebraron el día que en Chile dio comienzo al periodo más oscuro de la historia, posiblemente comparable al periodo de persecución y muerte con Marcó del Pont, allá en los albores de la patria.

Nada le debe Chile a la derecha…

El gobierno neoliberal de Sebastián Piñera, no pasó a la historia con una carga que lo haga pasar a la historia por haber aportado y profundizado en el fortalecimiento de derechos fundamentales, o por haber distribuido de mejor forma los recursos para hacer de Chile un país más justo y solidario. Todo lo contrario. Fue un periodo clasista y marcado fuertemente por la entrega de recursos naturales a los grupos económicos. Piñera UDI/RN trabajaron para ellos, para su clase, para los privilegios de que gozan y aprovechan los que sostienen ser los dueños de Chile.

La patria no le debe nada a Piñera, fundamentalmente por haber instalado una forma de hacer política pública nunca antes vista en el país, autoridades sostenidas por dos sueldos, uno pagado por todos los chilenos y el otro que endosaban banqueros y grupos empresariales. Cercado por dirigentes políticos UDI/RN acusados, investigados, encarcelados y condenados por los tribunales de justicia y también por la inmensa mayoría de los chilenos ante los evidentes signos de profunda corrupción.

La derecha que acompañó a Piñera en su gobierno y que lo intenta por segunda vez, tiene no sólo un pasado criminal y delictual, está en sus orígenes ese perfil de corrupción, ladrón, uso y aprovechamiento sin fondo cuando las condiciones les son favorables.

En 1975 en un acto en el cerro Chacarillas y liderado por Jaime Guzmán junto a Luís Cordero, nació el Frente Juvenil de Unidad Nacional cuyo aporte sería ayudar a fortalecer desde la sociedad civil a la dictadura de las Fuerzas Armadas. Todos provenían de la Universidad Católica, Hernán Larraín, actual senador UDI, Cristian Larroulet, Andrés Chadwick, ex ministros de Piñera, y otros en un largo listado que nunca nada vieron y nada escucharon.  Ellos posteriormente se integrarían a las primeras orgánicas que vieron nacer a la UDI.

Se llamó Cooperativa de Ahorro La Familia. Fue creada por ex alumnos de la Pontificia Universidad Católica, todos ligados fuertemente por los lazos del pensamiento gremialista y que tenían como principal e incuestionable líder a Jaime Guzmán. El negocio consistía en ofrecer altas tasas de interés para captar dinero de personas y la Cooperativa prestaba ese dinero a otras empresas, así, un negocio como tantos, todos unos emprendedores. Ellos tenían todas las condiciones para que aquello fuera un éxito absoluto, había una dictadura militar y el gremialismo transitaba sin que nadie les trancara el paso.

Al año de esta entelequia/negocio/financiera/política todo se viene abajo, miles de chilenos que habían invertido en La Familia perdieron sus dineros. Los amigos empresarios de los dueños de la financiera cívico/militar, no les devolvieron el dinero prestado a la empresa Socofé, dando origen a una gran estafa creada en las sotanas/botas/uniformes/gremialismo, esos orígenes de la actual UDI/RN/PIÑERA.

En esos años de oscurantismo y terror los medios de comunicación muy poca información entregaban. Fue el ministro en visita Sergio Dunlop que llevó la investigación en la cual aparecieron JAIME GUZMAN, HERNAN LARRAIN, CARLOS BOMBAL, ALBERTO HARDENSSEN, se pudo comprobar que parte de esos recursos fueron entregados/regalados al Frente Juvenil de Unidad Nacional para fines políticos. Se debe recordar que Jaime Guzmán el pulcro/santón/perfecto  rostro dictatorial, quedó con orden de arraigo al existir abundantes antecedentes que lo vinculaban directamente con esta estafa.

Los de entonces son los mismos de ahora…

La derecha que sostiene y empuja a Sebastián Piñera para que llegue por segunda vez a La Moneda, tiene extremadamente claro que se gobernará para ellos, que todos los esfuerzos apuntan para seguir sosteniendo un modelo que concentra de manera brutal la riqueza en pocas manos, mientras un país entero es privado en sus derechos fundamentales, cuando la salud, la educación se les considera bien de consumo y el futuro de millones está encarcelado en el modelo de las AFP como el mayor y más gran negocio que les dejó la dictadura a banqueros y empresarios.

Piñera es el símbolo del retroceso.

Toda la derecha está unida y en coro sostienen que Chile está desacelerado, que el rumbo actual es la desaparición del país, y que de continuar en el mismo sentido habrá que venderlo por kilos en algún remate. Nadie niega que la economía está más lenta, pero aun así los que NUNCA perdido son los grandes empresarios. Si Chile crece un 2% ellos se llevan el 1%, es decir la mitad. No hay números rojos ni en los balances de los bancos, isapres, aseguardoras, AFP, clínicas privadas, no hay letreros de se vende o se arrienda en los colegios al que para estudiar en ellos se pagan cuotas mensuales que llegan hasta el millón de pesos mensuales…el modelo funciona.

Que no llegue Sebastián Piñera a La Moneda es una tarea histórica. Es volver a la ética tan indispensable para que el servicio público y la república entregue las respuestas a las justas demandas de millones de chilenos.

 

 

 

Envíanos tu carta al director a: cardenas@u.uchile.cl