Diario y Radio Uchile

Año IX, 12 de diciembre de 2017

Escritorio
Política

Tomás Hirsch: “Esta estrategia de ir entregando apoyos individuales no es la mejor opción”

Maximiliano Alarcón |Miércoles 6 de diciembre 2017 19:33 hrs.

19598999_10155040187193025_6210960966204291690_n

El diputado electo del Partido Humanista conversó con nuestro medio acerca del momento actual del Frente Amplio. Aseguró que si bien es válida la decisión de Beatriz Sánchez de apoyar a Alejandro Guillier, estima que la forma pudo ser mejor, que pudo responder a una representación de toda la coalición.

Claves: , , , ,

En el Frente Amplio conviven catorce partidos o movimientos que como bloque se consolidaron el pasado 19 de noviembre como una real alternativa política en nuestro país, la que hoy es decisiva sobre quién será el próximo presidente de Chile, aunque no estén en la segunda vuelta.

 

Si bien algunos relacionan al conglomerado con figuras jóvenes como Gabriel Boric y Giorgio Jackson, el Frente Amplio lo componen también con personas con más experiencia. Tal es el caso de Tomás Hirsch del Partido Humanista, uno de los 20 diputados que integrará la bancada de la coalición a partir del próximo año.

 

Durante años haciendo frente a la Concertación, incluso con dos candidaturas presidenciales en su historial, hoy está decidido a ser una oposición decidida contra la Nueva Mayoría en caso de que ganen el balotaje.

 

– ¿Qué le pareció la decisión de Beatriz Sánchez de apoyar a Alejandro Guillier?

– Está dentro de la libertad de acción que acordamos en el Frente Amplio y que está expresada en la declaración de la semana pasada. Sin embargo, pienso que podría haber sido mejor planificada la forma en que se expresaba ese voto, en una acción más coordinada entre las distintas orgánicas del Frente Amplio. La decisión es válida y merece nuestro respeto, porque es personal, pero siempre podemos seguir mejorando para hacer prevalecer lo conjunto por sobre las acciones individuales.

 

– Mediáticamente pareciera que el protagonismo del proceso se lo llevó Revolución Democrática.

– No es la impresión que yo tengo. La decisión del Frente Amplio recogió la opinión de todas las orgánicas, no sé cuál era la posición precisa de RD. La declaración del Frente Amplio es muy similar a la que pocos días antes se generó desde el consejo general del Partido Humanista, son casi iguales en su redacción. No creo que haya sido un partido el que haya ganado, tampoco lo planteamos así, no fue un gallito entre partidos, fue un debate muy lindo e interesante entre las catorce orgánicas, la candidatura presidencial y los territorios.

 

– El hecho de que Beatriz Sánchez y otros dirigentes del Frente Amplio expliciten que van a votar por Guillier, ya demuestra en parte la posición del conglomerado de votar por Guillier ¿Es muy riesgoso para la proyección del bloque?

– Tu pregunta infiere algo que no es real. En el Frente Amplio hay libertad de acción y esa va a ser efectiva por cada uno de los militantes de forma libre, secreta y a partir de su propia reflexión. Lo que se refuerza es que no queremos a Sebastián Piñera en La Moneda, creemos que es un retroceso. Tampoco vamos a participar de ningún gobierno que no sea un futuro gobierno del Frente Amplio, vamos a ser oposición, constructiva, dialogante y programática. Lo fundamental es que vamos a trabajar desde la bancada parlamentaria y en conjunto con los territorios en impulsar los aspectos de nuestro programa que creemos son más demandados por la ciudadanía.

 

– Se lo pregunto de otra forma ¿Cree que se juegan algo cuando los dirigentes explicitan que votarán por Guillier?

– Creo que cada uno de los dirigentes está en su legítimo derecho, sin embargo los dirigentes nos debemos a un colectivo. Desde ese punto de vista creo que lo importante es que la Nueva Mayoría y Alejandro Guillier debe dar respuesta a las demandas ciudadanas, esto no se trata de un guiño a los dirigentes ni de hacer una negociación de cúpulas, se trata de que escuche, algo que no han hecho aún. Sin embargo esta estrategia de ir entregando apoyos individuales creemos que no es la mejor opción, en el sentido colectivo, como lo que planteó hace unos días Gabriel Boric. Son mejores las decisiones colectivas. De algún modo quien ejerce un liderazgo en el Frente Amplio se debe también al conjunto y son importantes las formas de relación entre las orgánicas y con el mundo territorial.

 

– Los partidos del Frente Amplio dicen que serán oposición ¿Cómo la proyecta usted?

– Nunca he creído en las oposiciones que niegan la sal y el agua, no tiene ningún sentido, nosotros queremos lo mejor para el país. Desde ese punto de vista, si estamos en el parlamento, es para parlamentar, para dialogar, para buscar que las leyes sean lo mejor posible para las demandas ciudadanas. Vamos a estudiar con responsabilidad y detención los proyectos que sean estudiados por el próximo gobierno o el otro conglomerado del duopolio. No hay que estar mirando quién firma el proyecto sino que la calidad del proyecto, luego ver si es posible mejorarlo o rechazarlo porque no va en la dirección más adecuada. Seremos una oposición reflexiva, dialogante, que busca converger en los proyectos adecuados para el país.

 

– ¿Cómo ve el escenario políticos si es que gana Guillier? Hasta ahora el candidato se mantiene distanciado de los partidos, trabajando más con un equipo de confianza, incluso generando críticas de los presidentes de partidos de su coalición.

– La relación que tenga Guillier con los partidos lo tiene que resolver él. Nosotros no vamos a ser parte de ese gobierno ni del conglomerado, no nos corresponde ahora ver cómo lo resuelve. Lo que puedo decir con preocupación es que no he visto en Alejandro Guillier, ni en su entorno, una voluntad de efectivamente responder a las demandas ciudadanas más importantes de hoy. El próximo gobierno tiene la responsabilidad de terminas con las AFP, también con el CAE y condonar la deuda, también recuperar el agua y terminar con la ley de pesca. En todo eso no le he escuchado algo claro a Guillier, si lo hiciera contaría con el respaldo que espera para ganar la elección.

 

– ¿Cómo ve el proceso interno del Frente Amplio? Aún no tienen orgánica, ni máximas ideológicas, algo importante tomando en cuenta que conviven, por ejemplo, Igualdad y el Partido Liberal.

– Lo veo muy diferente a como está planteado en tu pregunta. Creo que el Frente Amplio ha tenido la altura, la capacidad y la visión para converger en torno a un proyecto para Chile, que fueron capaces de construir un programa de gobierno con el cual las 14 orgánicas nos sentimos identificadas. Hemos construido territorios activos en más de cien comunas, construimos una lista parlamentaria y de cores, que han estado involucradas en una candidatura presidencial. Por favor, creo que estamos en presencia de un estilo de hacer política totalmente diferente. Que hayan debates o disputas al interior ¿Cuál es el problema? Los hay en cualquier organización o familia, no creemos que debamos ser inmaculados, es bueno el debate. En algún minuto habrá que reflexionar sobre cuál es la orgánica más adecuada, con un proyecto a largo plazo que pueda ser gobierno en cuatro años más.

 

– Usted plantea que hay una nueva forma de hacer política, al parecer muchas personas que votaron así lo entendieron. Pero también hubo una alta abstención ¿Sienten que son responsables de motivar a esos sectores? Tales como los jóvenes, sectores populares, por ejemplo.

– Siento que acá hay una tremenda responsabilidad del duopolio en la situación que han generado de distanciamiento y desconfianza con la política. Tantos años diciéndole a la gente que se queden en la casa porque las cosas la arreglan unos pocos, tantos años de estar preocupados de los propios negocios y reelecciones, vinculándose profundamente con los grandes grupos económicos. Eso generó una desazón muy grandes y de eso no nos sentimos responsables. Sí tenemos una profunda vocación de buscar que la gente vuelva a sentirse convocada por la política. Desde ese punto de vista intentaremos de la mejor manera generar una política de cara a la gente, de espalda a los poderosos, con consulta permanente a la ciudadanía. La elección recién pasada ya envió para la casa a todos los que estaban involucrados en situaciones irregulares, eso fue una señal contundente.