Diario y Radio U Chile

Escritorio MENÚ

Récord de denuncias contra programas abre debate sobre calidad de televisión nacional

Este año el Consejo Nacional de Televisión (CNTV) recibió un récord de denuncias por el contenido de los programas de televisión abierta. Según los especialistas, estas cifras son un reflejo del malestar que existe hoy en la sociedad respecto de cómo la televisión está funcionando, es decir, con contenidos de baja calidad y bajo una lógica empresarial.

Abril Becerra

  Lunes 11 de diciembre 2017 18:56 hrs. 





El Consejo Nacional de Televisión (CNTV) reveló el número de denuncias recibidas durante 2017 por el contenido transmitido a través de la señal abierta de televisión.

Las cifras representan un récord histórico para el organismo que sólo entre enero y noviembre de este año acogió 4 mil 867 quejas. Estos números dan cuenta de un incremento considerable de los reclamos recibidos por el ente fiscalizador durante los últimos años. Esto, ya que en 2016 sólo se registraron mil 694 denuncias, mientras que en 2015 la cifra apenas llegó a las mil 558 denuncias.

El CNTV también indicó que los medios de comunicación que recibieron mayores críticas fueron Canal 13 por el programa Bienvenidos y Mega por el reality Doble tentación. La lista fue seguida por La Red, Chilevisión y TVN.

Según Lorena Antezana, académica del Instituto de la Comunicación e Imagen de la Universidad de Chile, el incremento de los reclamos no es algo novedoso. Para la investigadora esto tiene que ver con que actualmente existe un mayor número de televidentes críticos con el contenido emitido por los medios de comunicación. A su vez, este público es usuario constante de las plataformas digitales.

“De alguna manera es una especie de élite intelectual la que denuncia. Son quienes tienen acceso y el tiempo para hacer el seguimiento e ingresar la denuncia. Va más de la mano con la gente joven que es mucho más crítica con el sistema”, comenta la investigadora.

¿Una televisión con mirada de género?     

Durante 2017, según los datos del CNTV, uno de los casos que mayores críticas provocó fue cuando Bienvenidos difundió el historial ginecológico de Nabila Riffo. Este hecho provocó que el canal fuera sancionado con una multa de $23 millones. Entonces, pese a que nunca antes se había aplicado una pena tan alta, el canal decidió pagar el monto.

En este sentido, Lorena Antezana advierte que los canales, en general, van a preferir pagar la multa antes que cambiar sus contenidos.  “Mientras tengamos canales de televisión que funcionen bajo la lógica de la competencia esto va a seguir ocurriendo, porque si el canal es una empresa, tiene poco tiempo para innovar. Entonces, lo que va a buscar es el rating fácil y va a copiar, por tanto, los programas que ya están funcionando”, señala la especialista.

Por su parte, Bárbara Brito, vocera de la coordinadora Ni una menos, sostiene que el caso de Nabila Rifo reveló que los medios de comunicación no han podido adaptarse a las exigencias de igualdad de género en el tratamiento de la información.

En esta línea, afirma que actualmente la sociedad ha tomado una actitud más crítica respecto de los temas de género. “Lo que me parece interesante es que la denuncia a Bienvenidos, son denuncias de carácter político. O sea, no se trata de una vivencia particular sino que para qué intereses sirve el periodismo finalmente”, dice.

Una mirada a largo plazo

Las denuncias recibidas por el CNTV se enmarcan dentro de una crisis general de los medios de comunicación. En este sentido, Lorena Antezana advierte que es predecible que estas cifras continúen en ascenso.

Además, la especialista plantea que más allá de una ley que endurezca las sanciones para los canales, lo importante es generar una reflexión sobre cómo hoy las lógicas de la televisión son similares a las lógicas empresariales.

“La preocupación por la calidad es parte de una política de Estado y si el Estado deja que los canales funcionen así como funciona cualquier empresa, es muy difícil que logremos cambios sustantivos en relación a lo que hace la televisión”, concluye la académica.