Diario y Radio Uchile

Escritorio

Kuczynski evita destitución del Congreso y sigue como presidente de Perú

Noventa y tres congresistas peruanos, de un total de 130, aprobaron el viernes pasado que se vote la vacancia de PPK por “permanente incapacidad moral”. Sin embargo, la oposición no contó con los votos suficientes para concretar la “vacancia”.

Gonzalo Castillo

  Jueves 21 de diciembre 2017 18:08 hrs.
ppk

Pedro Pablo Kuczynski seguirá siendo el Presidente de Perú, esto luego que el fujimorismo no lograra los votos suficientes para destituirlo por “incapacidad moral”.

Fuerza Popular solo alcanzó 78 de los 87 votos necesarios para dar trámite a la “vacancia”, figura constitucional con la que se pretendía instalar una una gobernanza en Perú.

El mandatario, de 79 años, presentó sus descargos en el pleno del Congreso, ante el pedido de destitución, promovido por la oposición fujimorista y parte de la izquierda, a raíz de los pagos recibidos por una de sus empresas, de parte de la empresa Odebrecht ,mientras ejerció como ministro del gobierno de Alejandro Toledo (2001-2006).

El presidente peruano exhibió una serie de documentos que, a su juicio, probarían que no tuvo ninguna injerencia en los contratos que su empresa Westfield firmó con la constructora brasileña Odebrecht por supuestas consultorías entre 2004 y 2007, en momentos en que él fungía como ministro de Economía de Alejandro Toledo entre 2004 y 2005 y luego presidente del Consejo de Ministros entre 2005 y 2006.

El aún mandatario peruano, ha señalado que lo que realmente quiere hacer la oposición en el Congreso es hacer un golpe de estado subrepticio, planteamiento que ha venido realizando desde anoche cuando en cadena nacional, en compañía del primer vicepresidente Martín Vizcarra y la segunda vicepresidenta Mercedes Aráoz, aseguró que “la Constitución y la democracia están bajo ataque”.

En el comienzo de su alocución frente a los 108 congresistas que están presentes de los 130 en total que conforman este Parlamento unicameral, Kuczynski señaló estar ahí “frente a ustedes, para decirles mirándole a los ojos que no soy corrupto y no he mentido”, además de sostener que la acusación que se le hace “es falsa y ominosa que sólo puede ser entendida en el deseo inconstitucional de apartarme del poder por el consenso de sus votos”

“Lo que aquí está en juego, no es la vacancia de un presidente, sino la democracia que tanto le costó al Perú recuperar. La estabilidad de un país próspero. Todo en mi vida lo he logrado en base a mi esfuerzo y trabajo honesto”.

Por su parte, el abogado de PPK, Alberto Borea, junto con señalar que el Parlamento busca “destruir” al resto de los poderes del Estado, se plegó a la tesis del golpe de Estado, recordando el realizado en 1992 por el entonces presidente Alberto Fujimori cuando cerró el Congreso.

Borea sostuvo que ahora es al revés el intento de golpe, pero que en cualquier caso es igualmente grave la situación.

“Y yo no quisiera que así como en 1992 hubo un golpe en el cual, el Ejecutivo le asestó al resto de la sociedad, hoy día en el año 2017 el Legislativo le dé un golpe al resto de la sociedad. Porque ni un golpe ni el otro son buenos, ni el del Ejecutivo al Legislativo, ni el Legislativo al Ejecutivo”

Recordemos que la cantidad de votos necesaria para destituir al presidente de Perú son 87 votos. El fujimorista Fuerza Popular cuenta con 71 votos, mientras que el Frente Amplio, del cual no se tiene certeza sobre si votarán en bloque, puede comenzar a sepultar el destino de PPK, ya cuenta con 10 votos, lo mismo que Nuevo Perú.

Pedro Pablo Kuczynski seguirá siendo el Presidente de Perú, esto luego que el fujimorismo no lograra los votos suficientes para destituirlo por “incapacidad moral”.

Fuerza Popular solo alcanzó 78 de los 87 votos necesarios para dar trámite a la “vacancia”, figura constitucional con la que se pretendía instalar una una gobernanza en Perú.

El mandatario, de 79 años, presentó sus descargos en el pleno del Congreso, ante el pedido de destitución, promovido por la oposición fujimorista y parte de la izquierda, a raíz de los pagos recibidos por una de sus empresas, de parte de la empresa Odebrecht ,mientras ejerció como ministro del gobierno de Alejandro Toledo (2001-2006).

El presidente peruano exhibió una serie de documentos que, a su juicio, probarían que no tuvo ninguna injerencia en los contratos que su empresa Westfield firmó con la constructora brasileña Odebrecht por supuestas consultorías entre 2004 y 2007, en momentos en que él fungía como ministro de Economía de Alejandro Toledo entre 2004 y 2005 y luego presidente del Consejo de Ministros entre 2005 y 2006.

El aún mandatario peruano, ha señalado que lo que realmente quiere hacer la oposición en el Congreso es hacer un golpe de estado subrepticio, planteamiento que ha venido realizando desde anoche cuando en cadena nacional, en compañía del primer vicepresidente Martín Vizcarra y la segunda vicepresidenta Mercedes Aráoz, aseguró que “la Constitución y la democracia están bajo ataque”.

En el comienzo de su alocución frente a los 108 congresistas que están presentes de los 130 en total que conforman este Parlamento unicameral, Kuczynski señaló estar ahí “frente a ustedes, para decirles mirándole a los ojos que no soy corrupto y no he mentido”, además de sostener que la acusación que se le hace “es falsa y ominosa que sólo puede ser entendida en el deseo inconstitucional de apartarme del poder por el consenso de sus votos”

“Lo que aquí está en juego, no es la vacancia de un presidente, sino la democracia que tanto le costó al Perú recuperar. La estabilidad de un país próspero. Todo en mi vida lo he logrado en base a mi esfuerzo y trabajo honesto”.

Por su parte, el abogado de PPK, Alberto Borea, junto con señalar que el Parlamento busca “destruir” al resto de los poderes del Estado, se plegó a la tesis del golpe de Estado, recordando el realizado en 1992 por el entonces presidente Alberto Fujimori cuando cerró el Congreso.

Borea sostuvo que ahora es al revés el intento de golpe, pero que en cualquier caso es igualmente grave la situación.

“Y yo no quisiera que así como en 1992 hubo un golpe en el cual, el Ejecutivo le asestó al resto de la sociedad, hoy día en el año 2017 el Legislativo le dé un golpe al resto de la sociedad. Porque ni un golpe ni el otro son buenos, ni el del Ejecutivo al Legislativo, ni el Legislativo al Ejecutivo”

Recordemos que la cantidad de votos necesaria para destituir al presidente de Perú son 87 votos. El fujimorista Fuerza Popular cuenta con 71 votos, mientras que el Frente Amplio, del cual no se tiene certeza sobre si votarán en bloque, puede comenzar a sepultar el destino de PPK, ya cuenta con 10 votos, lo mismo que Nuevo Perú.