Diario y Radio Uchile

Escritorio

Kim Jong-Un vuelve a amenazar a Trump: “El botón nuclear está siempre en mi mesa”

El líder de Corea del Norte, Kim Jong-Un, aseguró este lunes que tiene el botón nuclear al alcance de la mano en un desafiante mensaje de Año Nuevo. El dirigente su país a aumentar la producción de cabezas nucleares y misiles para defenderse de un posible ataque de Estados Unidos.

Diario Uchile

  Lunes 1 de enero 2018 10:38 hrs.
KJU

Vía RFI

“El botón nuclear siempre está en mi mesa. No es chantaje, sino la realidad”, declaró el dictador norcoreano Kim Jong-Un, reiterando que Corea del Norte es un Estado nuclear.

En su mensaje de año nuevo Kim instó a su país a aumentar la producción de cabezas nucleares y misiles. El dirigente, que también supervisó en 2017 varios ensayos de misiles intercontinentales (ICBM), afirmó que su país era capaz de golpear el territorio continental de Estados Unidos y se había convertido en un Estado nuclear.

“Debemos producir masivamente cabezas nucleares y misiles balísticos y acelerar su despliegue”, declaró Kim en su discurso anual a la nación.

El presidente estadounidense, Donald Trump, respondió a las operaciones militares norcoreanas alternando las amenazas -se comprometió ante la ONU a “destruir totalmente” Corea del Norte en caso de ataque- con los insultos hacia Kim, al que calificó de “pequeño hombre cohete”.

Para algunos expertos, la actitud de Trump podría haber tenido un efecto contrario al deseado, animando al régimen norcoreano a seguir adelante con sus programas armamentísticos.

Corea del Norte “puede afrontar cualquier amenaza nuclear de Estados Unidos, dispone de una [fuerza de] disuasión fuerte y capaz de impedir que Estados Unidos juegue con fuego”, declaró Kim.

“Acto de guerra”

Estas nuevas declaraciones del líder norcoreano se producen después de que un ex alto responsable militar estadounidense avisara de que su país nunca había estado “más cerca” de una guerra nuclear con Corea del Norte.

La presidencia de Trump “es increíblemente desestabilizante y claramente imprevisible”, declaró el exjefe del Estado Mayor Conjunto, Mike Mullen, a la cadena ABC.

“Actualmente se está más cerca de lo que nunca hemos estado de una guerra nuclear con Corea del Norte y en esa región”, dijo Cullen. “Y no veo las oportunidades para resolver esto de manera diplomática”, añadió.

Mullen fue el jefe de Estado Mayor de los presidentes George W. Bush y Barack Obama.

Corea del Norte asegura que sus ambiciones nucleares responden a su necesidad de defenderse ante Estados Unidos. El régimen de Pyongyang considera las operaciones militares estadounidenses en la región, como las maniobras que lleva a cabo con las fuerzas surcoreanas, como ensayos para una futura invasión de su territorio.

Vía RFI

“El botón nuclear siempre está en mi mesa. No es chantaje, sino la realidad”, declaró el dictador norcoreano Kim Jong-Un, reiterando que Corea del Norte es un Estado nuclear.

En su mensaje de año nuevo Kim instó a su país a aumentar la producción de cabezas nucleares y misiles. El dirigente, que también supervisó en 2017 varios ensayos de misiles intercontinentales (ICBM), afirmó que su país era capaz de golpear el territorio continental de Estados Unidos y se había convertido en un Estado nuclear.

“Debemos producir masivamente cabezas nucleares y misiles balísticos y acelerar su despliegue”, declaró Kim en su discurso anual a la nación.

El presidente estadounidense, Donald Trump, respondió a las operaciones militares norcoreanas alternando las amenazas -se comprometió ante la ONU a “destruir totalmente” Corea del Norte en caso de ataque- con los insultos hacia Kim, al que calificó de “pequeño hombre cohete”.

Para algunos expertos, la actitud de Trump podría haber tenido un efecto contrario al deseado, animando al régimen norcoreano a seguir adelante con sus programas armamentísticos.

Corea del Norte “puede afrontar cualquier amenaza nuclear de Estados Unidos, dispone de una [fuerza de] disuasión fuerte y capaz de impedir que Estados Unidos juegue con fuego”, declaró Kim.

“Acto de guerra”

Estas nuevas declaraciones del líder norcoreano se producen después de que un ex alto responsable militar estadounidense avisara de que su país nunca había estado “más cerca” de una guerra nuclear con Corea del Norte.

La presidencia de Trump “es increíblemente desestabilizante y claramente imprevisible”, declaró el exjefe del Estado Mayor Conjunto, Mike Mullen, a la cadena ABC.

“Actualmente se está más cerca de lo que nunca hemos estado de una guerra nuclear con Corea del Norte y en esa región”, dijo Cullen. “Y no veo las oportunidades para resolver esto de manera diplomática”, añadió.

Mullen fue el jefe de Estado Mayor de los presidentes George W. Bush y Barack Obama.

Corea del Norte asegura que sus ambiciones nucleares responden a su necesidad de defenderse ante Estados Unidos. El régimen de Pyongyang considera las operaciones militares estadounidenses en la región, como las maniobras que lleva a cabo con las fuerzas surcoreanas, como ensayos para una futura invasión de su territorio.