Diario y Radio U Chile

Año X, 23 de abril de 2018

Escritorio

Universidad de Magallanes logra récord de proyectos Fondecyt

En total, fueron cinco las investigaciones beneficiadas. Una de ellas fue reconocida en la línea de Desarrollo Humano; otra, en la categoría de Poblamiento Humano e Identidades Regionales en Altas Latitudes. Las restantes fueron destacadas en la división sobre Ciencias Antárticas y Subantárticas.

Diario Uchile

  Martes 2 de enero 2018 10:54 hrs. 
PB220291

Cinco científicos de la Universidad de Magallanes pasaron, exitosamente, el proceso de selección del último Fondecyt Regular. Según el director de Investigación, Dr. Manuel Manríquez, este gran logro se debe a que los científicos “están pensando cómo hacer el salto sustantivo para ser una universidad de excelencia”.

Manríquez también aduce el apoyo prestado por la vicerrectoría de Investigación para facilitarles el proceso a través de la entrega periódica de resúmenes de concursos que están abiertos, y de un formulador de proyectos que los ayuda a escribir en el formato requerido. También cree que se debe a la contratación de Doctores, “que yo creo que ninguna universidad ha tenido. Sólo en GAIA (Antártica, proyecto de mejoramiento institucional financiado por el Ministerio de Educación) se contrataron alrededor de 15 Doctores”.

Proyectos ganadores

En la línea de Desarrollo Humano, el Dr. Marcelo Navarrete, director de la Escuela de Medicina de la UMAG, ganó financiamiento para su proyecto Evaluación de Huellas Genómicas de Deaminasas en Neoplasias Hematológicas. En palabras del científico, “las neoplasias de células B representan más del 79 por ciento de todos los cánceres hematológicos, siendo las neoplasias indolentes de este tipo más comunes la leucemia linfocítica crónica y el linfoma folicular”. Se trata de enfermedades que siguen siendo incurables, por lo que la comprensión de su patogénesis es esencial para el desarrollo de nuevas estrategias terapéuticas.

Además, en la categoría de Poblamiento Humano e Identidades Regionales en Altas Latitudes ganó el proyecto de la Dra. Fabiana Martin Comparación del registro arqueológico y paleoecológico de Última Esperanza y Pali-Aike, a fines del Pleistoceno: su significado para entender los procesos de inserción humana en Patagonia meridional. Según Martin, “la importancia de Pali Aike como marco de referencia para discutir el poblamiento humano temprano, se ha basado casi exclusivamente en el estudio de las principales colecciones generadas en 1930 en cueva Fell y cueva Pali-Aike, que, prácticamente, no consideran las colecciones óseas, por lo que aquí planteamos estudiarlas detalladamente”.

Los otros tres proyectos se ubican en la línea de Ciencias Antárticas y Subantárticas. Uno es Historia glacial y postglacial de la vegetación y el clima de  ecosistemas templados de Patagonia chilena centro-oeste (44º-49ºS)  del Coordinador del Magíster Manejo y Conservación de Recursos Naturales en ambientes Subantárticos y del Doctorado en Ciencias Antárticas y Subantárticas, Dr. Rodrigo Villa-Martínez. El estudio se enfocará en el proceso de forestación de las zonas deglaciadas de dicha latitud en los últimos 22 mil años y, según explica Villa, se ocuparán “registros de polen del sector oriental de los Andes y de la zona de los canales, para analizar las fuentes de dispersión que contribuyeron a la forestación del paisaje deglaciado”.

El Dr. Juan Carlos Aravena, director del Centro de Investigación GAIA Antártica (CIGA), se adjudicó financiamiento para la propuesta Cronologías glaciales Holocénicas de alta resolución a través de la Patagonia (47°-51°S): poniendo a prueba mecanismos de iniciación y modulación de eventos glaciales en los Andes del Sur, cuyo objetivo es establecer una cronología de los eventos glaciares de valles australes de los Andes, mezclando varios métodos de fechado para estimar la variabilidad climática para los últimos miles de años. “El uso combinado de diferentes métodos de fechado, explica Aravena, ha ayudado a detectar algunas estimaciones erróneas, por lo que un registro bien establecido de variaciones glaciares, puede servir como un buen estándar con el cual comparar otras fuentes de información paleoambiental”.

Completa la trilogía de esta línea científica en la UMAG el Dr. Andrés Mansilla, con el proyecto Estudios genómicos, fisiológicos y ecológicos para conocer las respuestas de macroalgas antárticas y subantárticas al cambio climático y Retroceso Glaciar, que proviene de dos FONDECYT anteriores, otorgando continuidad a un programa de 18 años investigando las comunidades bentónicas y de algas marinas. Su objetivo es examinar los impactos de la desglaciación sobre su fisiología, biología y genómica, en la ecorregión subantártica de Magallanes y el continente Antártico, en un contexto donde “la disminución de los glaciares y de la cubierta de hielo marino, puede expandir el rango de distribución de las macroalgas hacia el polo, adaptándose a nuevos nichos ecológicos, como lo han hecho algunos pingüinos, por ejemplo”, sentenció el Dr. Mansilla.

Cinco científicos de la Universidad de Magallanes pasaron, exitosamente, el proceso de selección del último Fondecyt Regular. Según el director de Investigación, Dr. Manuel Manríquez, este gran logro se debe a que los científicos “están pensando cómo hacer el salto sustantivo para ser una universidad de excelencia”.

Manríquez también aduce el apoyo prestado por la vicerrectoría de Investigación para facilitarles el proceso a través de la entrega periódica de resúmenes de concursos que están abiertos, y de un formulador de proyectos que los ayuda a escribir en el formato requerido. También cree que se debe a la contratación de Doctores, “que yo creo que ninguna universidad ha tenido. Sólo en GAIA (Antártica, proyecto de mejoramiento institucional financiado por el Ministerio de Educación) se contrataron alrededor de 15 Doctores”.

Proyectos ganadores

En la línea de Desarrollo Humano, el Dr. Marcelo Navarrete, director de la Escuela de Medicina de la UMAG, ganó financiamiento para su proyecto Evaluación de Huellas Genómicas de Deaminasas en Neoplasias Hematológicas. En palabras del científico, “las neoplasias de células B representan más del 79 por ciento de todos los cánceres hematológicos, siendo las neoplasias indolentes de este tipo más comunes la leucemia linfocítica crónica y el linfoma folicular”. Se trata de enfermedades que siguen siendo incurables, por lo que la comprensión de su patogénesis es esencial para el desarrollo de nuevas estrategias terapéuticas.

Además, en la categoría de Poblamiento Humano e Identidades Regionales en Altas Latitudes ganó el proyecto de la Dra. Fabiana Martin Comparación del registro arqueológico y paleoecológico de Última Esperanza y Pali-Aike, a fines del Pleistoceno: su significado para entender los procesos de inserción humana en Patagonia meridional. Según Martin, “la importancia de Pali Aike como marco de referencia para discutir el poblamiento humano temprano, se ha basado casi exclusivamente en el estudio de las principales colecciones generadas en 1930 en cueva Fell y cueva Pali-Aike, que, prácticamente, no consideran las colecciones óseas, por lo que aquí planteamos estudiarlas detalladamente”.

Los otros tres proyectos se ubican en la línea de Ciencias Antárticas y Subantárticas. Uno es Historia glacial y postglacial de la vegetación y el clima de  ecosistemas templados de Patagonia chilena centro-oeste (44º-49ºS)  del Coordinador del Magíster Manejo y Conservación de Recursos Naturales en ambientes Subantárticos y del Doctorado en Ciencias Antárticas y Subantárticas, Dr. Rodrigo Villa-Martínez. El estudio se enfocará en el proceso de forestación de las zonas deglaciadas de dicha latitud en los últimos 22 mil años y, según explica Villa, se ocuparán “registros de polen del sector oriental de los Andes y de la zona de los canales, para analizar las fuentes de dispersión que contribuyeron a la forestación del paisaje deglaciado”.

El Dr. Juan Carlos Aravena, director del Centro de Investigación GAIA Antártica (CIGA), se adjudicó financiamiento para la propuesta Cronologías glaciales Holocénicas de alta resolución a través de la Patagonia (47°-51°S): poniendo a prueba mecanismos de iniciación y modulación de eventos glaciales en los Andes del Sur, cuyo objetivo es establecer una cronología de los eventos glaciares de valles australes de los Andes, mezclando varios métodos de fechado para estimar la variabilidad climática para los últimos miles de años. “El uso combinado de diferentes métodos de fechado, explica Aravena, ha ayudado a detectar algunas estimaciones erróneas, por lo que un registro bien establecido de variaciones glaciares, puede servir como un buen estándar con el cual comparar otras fuentes de información paleoambiental”.

Completa la trilogía de esta línea científica en la UMAG el Dr. Andrés Mansilla, con el proyecto Estudios genómicos, fisiológicos y ecológicos para conocer las respuestas de macroalgas antárticas y subantárticas al cambio climático y Retroceso Glaciar, que proviene de dos FONDECYT anteriores, otorgando continuidad a un programa de 18 años investigando las comunidades bentónicas y de algas marinas. Su objetivo es examinar los impactos de la desglaciación sobre su fisiología, biología y genómica, en la ecorregión subantártica de Magallanes y el continente Antártico, en un contexto donde “la disminución de los glaciares y de la cubierta de hielo marino, puede expandir el rango de distribución de las macroalgas hacia el polo, adaptándose a nuevos nichos ecológicos, como lo han hecho algunos pingüinos, por ejemplo”, sentenció el Dr. Mansilla.