Diario y Radio U Chile

Año X, 25 de septiembre de 2018

Escritorio

Expertos en nutrición advierten los peligros de modificar políticas de alimentación

La coordinadora del área alimentación de la Fundación Educación Popular en Salud, Susana Jiles indicó que según información recibida, Sebastián Piñera podría eliminar el rol del Ministerio de Desarrollo Social en el ámbito de los determinantes sociales de alimentación. Expertos señalan su temor ante una nueva formulación de las políticas de nutrición.

Rodrigo Fuentes

  Domingo 7 de enero 2018 7:33 hrs. 
oblea

Según la última Encuesta Nacional de Salud, el 74 por ciento de la población tiene exceso de peso, por eso para los profesionales es vital seguir aplicando medidas que vayan en la dirección de disminuir los indicadores.

Informes del Minsal precisan que un primer cambio se va a poder percibir cuando, a mediados de año, se conozcan la campaña para desincentivar el consumo de alimentos con sellos “Altos en”. “Por otro lado, también estará el hecho de que la difusión de la publicidad de estos productos no sea en horario en los cuales exista posibilidad que tiente a los menores de 14 años”.

Para el Premio Nacional de Ciencias Aplicadas y uno de los especialistas que apoyó el desarrollo de la ley de etiquetados, Ricardo Uauy, sin duda la industria de alimentos seguirá presionando, pero el Estado debe seguir implementando políticas para paliar los efectos nocivos que la mala nutrición tiene para la mayoría de los chilenos.

“Piñera firmó la ley en su momento así que tiene que cumplir con los compromisos, pero obviamente es más rentable hacerlo sin ver las consecuencias para niños y adultos, y que eso venga de la cuenta del Estado, que la pagamos todos, pero lo que no pagamos es que esto no es simplemente un tema de salud, son años de vida saludable, enfermedades propias como la diabetes, sus inyecciones diarias, la obesidad, los infartos al corazón, todos esos derivados”, afirmó.

Al respecto, el presidente del Colegio de Nutricionistas, Samuel Durán, aseveró que sería un error que la próxima administración modificara las actuales directrices en materia de alimentación. Precisó que ahora la política debe ir destinada a cambiar la conducta de la gente, otorgar herramientas para que la ciudadanía comprenda el porqué se debe preferir un producto y no otro; “que no le dé lo mismo”, al momento de la elección.

“Yo creo que sería un grave error y un retroceso del nuevo ministerio de salud reformular las políticas y repensar el tema de los sellos, creo que lo que hay que trabajar en una segunda etapa con la gente, la industria se ha ido amoldando, pero si hay que trabajar fuertemente ahora es en el cambio de conducta de las personas, la importancia de que entiendan que estos alimentos procesados hay que disminuirlos y darle las herramientas, la confianza para que la gente pueda acceder a cambios de conducta, la motivación para modificar hábitos”, argumentó.

La coordinadora del área alimentación de la Fundación Educación Popular en Salud, Susana Jiles, manifestó su temor de que en el próximo gobierno de Sebastián Piñera se elimine la iniciativa manejada actualmente por el Ministerio de Desarrollo Social que va dirigida a los determinantes sociales de la salud.

Señaló que se trata de aquellos riesgos asociados a las condiciones de vida y del trabajo, por ejemplo, la distribución de ingresos, bienestar, poder, “más que factores individuales, como sería el estilo de vida individual o la herencia genética, que aumentan la vulnerabilidad hacia las enfermedades propias de la alimentación”.

“Nosotros estamos preocupados por eventuales modificaciones, como la vuelta del Elige vivir sano a la presidencia y no al ministerio de Desarrollo Social, que es la actual línea de trabajo impulsada por el actual gobierno. Entender que, en el fondo, la manera de alimentarse de la población no tiene que ver con decisiones individuales, sino también tiene que ver con el contexto donde las personas viven y trabajan, es decir,  los llamados determinantes sociales de la salud. No es posible hacer una promoción de alimentación saludable, si no se mejoran las condiciones de vida de la población, disminuyendo las brechas de desigualdad”, recalcó.

El Ministerio de Salud definió algunas componentes para esta política nacional entre las que se cuenta: humanizar la nutrición, promover el derecho a la alimentación adecuada, mejorar la configuración de los entornos, promover la alimentación saludable, impulsar la participación ciudadana y el control social, entre otras directrices.