Diario y Radio U Chile

Año X, 25 de septiembre de 2018

Escritorio

El vergonzoso “hoyo” de la natación chilena

El pasado fin de semana se desarrolló un campeonato nacional de nado sincronizado, pese a que la tarima de ingreso a la piscina presentaba un peligroso forado. La decisión se suma a una serie de desaciertos provenientes de la Federación que encabeza Marcos Jara.

Claudio Medrano

  Martes 9 de enero 2018 12:18 hrs. 
Nado-sincronizado

Una lamentable situación ocurrió este fin de semana durante la realización del Campeonato Nacional de Nado Sincronizado que se desarrolló en el Centro Acuático del Estadio Nacional. Esto luego que la tarima donde las deportistas realizaban el ingreso al agua presentara un forado de proporciones que dificultó el normal desarrollo del evento y pusiera en riesgo a las nadadoras de sufrir un accidente de gravedad.

La situación no solo fue problema en cuanto a la seguridad de las participantes, sino que también mermó su rendimiento deportivo “Las niñas tuvieron que cambiar su ingreso a la piscina y hacerlo de una manera que jamás ensayaron” indicó a los medios, la entrenadora de Acua Sinergia, Carla Youlton. “Las más chicas, de ocho años, se sentían inseguras. Tuvieron que hacer su ingreso por el costado de la piscina”, agregó.

Pero el socavón en la tarima de lanzamiento no fue el único problema que se vislumbró durante los días de competencias. Las escaleras de acceso a la tarima estaban detrás de esta y no al costado, como ocurre normalmente, lo que cambia el ingreso y la distribución de las competidoras. Además, el material de la tarima no era completamente impermeabilizante, lo que llevó a que dos participantes resbalaran en la jornada del día sábado.

Si bien todas estas irregularidades fueron detectadas por los asistentes, competidoras, entrenadores y hasta la propia organización, se decidió seguir adelante con el evento. Carmen Gloria Orellana, jueza jefe del evento, indicó que:

“Había dos opciones: se seguía o se suspendía. Por respeto a las niñas seguí con el campeonato”.

Para gente relacionada con la natación, el gran responsable de estas irregularidades es el actual presidente de la Fechida, Marcos Jara, quien lleva varios periodos al mando de la Federación y ha ejercido un particular estilo de liderazgo que algunos califican de “déspota”.

Él mismo se hace llamar “el señor de las aguas” y, consultado por el diario La Tercera respecto de la ocurrido en el campeonato de nado sincronizado, solo se limitó a responder con virulencia, “Te voy a decir una sola h… ¡¡¡por qué tanto color por una tarima que se rompe y no pescan los resultados obtenidos en este deporte!!!”.

Lo cierto es que, pese a lo vergonzoso de la situación, ninguna autoridad del deporte ha tenido un pronunciamiento claro al respecto. Mientras el IND y el ministerio del Deporte señalan que es la Federación la responsable de fiscalizar el correcto funcionamiento de los campeonatos, el Comité Olímpico se lava las manos y señalan que ellos no son responsables de lo que ocurre al interior de una federación específica.

Un nuevo hecho que deja de manifiesto el amateurismo en el cual trabajan muchas de nuestras federaciones deportivas, calificativo que más allá de la connotación positiva que le ha tratado de dar Jorge Sampaoli, significa que el alto rendimiento es una ilusión que solo un puñado de deportistas entrega gracias al mérito institucional que al soporte institucional que reciben durante sus carreras.