Diario y Radio U Chile

Año X, 19 de junio de 2018

Escritorio

Heraldo Muñoz: la carta laguista que impulsaría Girardi para mantener hegemonía en el PPD

El canciller es el que ha mostrado más ganas de liderar el partido. Si bien no ha confirmado su postulación a la presidencia, sus actos demuestran su interés. Por otro lado, el senador Felipe Harboe prepara la contra a una “lista de consenso”.

Maximiliano Alarcón

  Sábado 13 de enero 2018 8:17 hrs. 
26855045_10215556748931348_921222420_o

 

El discurso oficial y público del PPD, emanado de la Directiva Nacional Ampliada realizada el sábado 6 de enero, habla de un “período de reflexión”. El lunes 8 recién pasado, tras un punto de prensa del Congreso del Futuro, el senador Girardi insistía en el punto a nuestro medio. “No es momento de críticas o autocríticas, es tiempo de reflexionar”, dijo. Nada más que decir.

¿Es creíble que el Partido por la Democracia, principalmente sus líderes cupulares, se quedarán pensando en silencio de aquí a la Junta Nacional del 20 de enero? ¿O hasta las posibles elecciones internas de abril? Difícil de creer.

Mucho más verosímil es que tras la “reflexión” actualmente se esté dando un movimiento de piezas interno que busque sacar a flote a la colectividad tras el fracaso electoral que vivieron a finales de 2017 en toda línea de competencia. Negociaciones, como es habitual.

Hasta ahora es el ministro de Relaciones Exteriores, Heraldo Muñoz, quien ha demostrado más hambre por tomar las riendas del partido, por más que aún no haya confirmado su postulación a la presidencia interna. Pero sus actos lo exponen. Un ejemplo fue su desplante durante la Directiva Nacional Ampliada, donde fue el único de “renombre” que se quedó hasta el final de la actividad junto con unos quince militantes. Ya no estaba ni Girardi, ni Gonzalo Navarrete, ni Carolina Tohá, etcétera.

De hecho Muñoz tuvo cierto privilegio aquel día. Durante la mañana la jornada consistió en debatir acerca de la crisis del partido, para después de almuerzo escuchar las palabras de quienes se inscribieron para exponer. Mediante un sorteo se definiría el orden, pero el único que se saltó esto fue el canciller, quien pudo hablar primero y antes del receso, puesto que debía cumplir con deberes de Estado por su calidad de ministro. Pero después de sus actividades regresó.

Aunque si bien Heraldo Muñoz es un reconocido “laguista”, su opción no respondería a este sector específicamente. Según distintas fuentes  de diferentes lotes de la colectividad, el canciller sería la carta de Guido Girardi para mantener la hegemonía en el PPD. Algo que demuestra la cohesión entre ambos es la postura respecto de las alianzas que sostendrá el partido, donde los dos coinciden en trabajar junto con el Partido Socialista y el Radical.

Actualmente el girardismo tiene la presencia más fuerte en la mesa directiva. Gonzalo Navarrete en la presidencia y Ximena Rivillo en la tesorería nacional, mientras que en las vicepresidencias tiene cuatro de siete cupos, además de tener la presidencia de la Juventud PPD que también integra la mesa. En este orden fue fundamental para el sector generar consenso con otros sectores, específicamente el tercerismo, quien fue representado por Germán Pino, actual secretario general.

Para mantener el poder el girardismo necesita nuevamente de una “lista de consenso”, pero también de una figura que exprese un buen liderazgo. Lo que le atrae a Girardi de Heraldo Muñoz, según cuentan militantes, es su buena evaluación como canciller (como siempre pasa con los cancilleres), además que no tiene “manchas” por corrupción, pero por sobre todo que no es una imagen fuertemente relacionada con la insignia del partido, menos con el girardismo.

En este panorama se estaría generando comodidad entre varios lotes puesto que la mayoría podría mantener sus fuerzas internas, cuentan las fuentes. En el ticket presidencial de este acuerdo iría a la cabeza Muñoz, representando al laguismo, mientras que la secretaría general sería para el girardismo y la tesorería para el tercerismo. Para estos dos últimos cargos las fuentes especulan con los nombres de Alejandro Bahamondes y Verónica Pinilla.

Pero no todo es armonía. Hay un lote que no está dentro de este esquema, por ahora, y que actualmente se articula como la “contra”. Es el grupo del senador del Bío Bío, Felipe Harboe.

Dentro de este sector sus integrantes no están de acuerdo con una lista de consenso y llaman a una competencia abierta. Sustentan sus esperanzas de un buen resultado en la estrecha disputa por la juventud del partido en 2017, en la que perdieron por poco frente a la lista del girardismo.

Sumado a esto, en el orden actual Harboe no tiene gran poder, puesto que cuenta  tan sólo con Alejandro Vega, quien ocupa la sexta vicepresidencia. Pero también hay una gran molestia en este lote con el “giro a la izquierda” del partido y creen que el girardismo debe pagar sus culpas por el desastre actual del PPD.

Si bien en conversación con nuestro medio Felipe Harboe desmintió la posibilidad de que haya una lista de consenso entre los otros lotes, él mantiene una intensa actividad durante estos días de “reflexión”. El jueves se reunió con cerca de cien militantes en la sede del partido en Santiago, actividad que repitió en la Región de Ñuble este viernes y que hoy tendrá su símil en Concepción.

El congresista dijo a Radio Universidad de Chile que estos encuentros tan sólo son para aportar debate en torno a la reestructuración del partido en medio de la crisis, pero no para conformar una lista. Aunque varios de los militantes que participaron del encuentro del jueves afirman que la idea es proyectar la posibilidad de una directiva con Harboe a la cabeza. Incluso, los consultados indicaron que el senador dijo que podría estar disponible, pero que tiene que existir antes un repensamiento de la identidad del PPD, establecer el domicilio político, por ejemplo.

El PPD tendrá esta semana entrante para definir con mayor claridad un camino, puesto que el sábado 20 realizarán una nueva junta nacional, en la que se podría definir la apuesta girardista de realizar las elecciones internas en abril, o la opción harboista de que dichos comicios sean durante la primera semana de junio.